FIB 2016
El estado de las cosas de Kortatu: lucha, fiesta y guerra sucia

El estado de las cosas de Kortatu: lucha, fiesta y guerra sucia

Ed. Lengua de Trapo, Col. Cara B, 228 páginas.
9.0
Publicado el 05.02.14

La Kultura de la Transición

Que no os despiste el hecho de que este libro forme parte de una colección de ensayos de crítica musical sobre un disco en concreto, el clásico de un grupo o bien un trabajo clave en la evolución de una banda. Pongámonos en el segundo de los casos, porque en Kortatu, más que en cualquier otra banda estatal, no se puede separar la estética de la ética, lo estrictamente musical y su armazón social y político circundante. Infraesctructura y superestructura cultural en la Euskal Herria de mediados y finales de los ochenta (por ponerlo en términos marxistas), en las páginas de ‘El estado de las cosas de Kortatu: lucha, fiesta y guerra sucia’ se condensa casi una biografía total, relatada a diferentes voces (muchas de ellas protagonistas, otras, invitadas de honor), a la vez que un análisis para nada desdeñable de esos convulsos años.

'El estado de las cosas’ (1986) es mucho menos divertido que ‘Kortatu’ (1985) y carece de la apertura de miras de ‘Kolpez kolpe’ (1988), pero es un compendio de las principales virtudes del RRV [Rock Radical Vasco] sin ninguno de sus defectos”. Así resumen los autores uno de los valores primordiales del segundo disco de los guipuzcoanos. El grupo, formado por Fermin e Iñigo Muguruza y Treku Armendáriz, cuajó en él una mixtura de punk británico, hardcore, ska, reggae y guiños a la música tradicional vasca (presente el acordeón del hermano mayor, Jabier Muguruza), con el que se consolidaron como el referente esencial de esa escena contestataria, y conformarían, a su vez, uno de los grandes “relatos alternativos de la Transición”.

El disco también será el eslabón entre unos Kortatu primerizos, más fiesteros y autónomos [como se definían libertarios y comunistas no adscritos a doctrinas de partido], y el paso a una mayor concienciación abertzale, a un activismo político directo (aunque siempre crítico) a través de su música y de sus letras. ' Hotel Monbar' es la canción paradigmática de esa época. Lúgubre relato del asesinato de cuatro militantes de ETA refugiados en Baiona a manos de sicarios franceses contratados por unos entonces aún desconocidos GAL. Fermin Muguruza había estado con ellos, junto a otros amigos, tan solo unos instantes antes, teniendo tiempo de retroceder, ver a los mercenarios corriendo y encontrarse con los cuerpos recién asesinados. La gente de Irun cruzaba con asiduidad la frontera para ver a compañeros y familiares, fuesen estos exiliados políticos o no. 

A su vez, este también será el último trabajo donde Fermin cante la mayoría de sus canciones en castellano. A partir de ese momento, ya sea con Kortatu, con Negu Gorriak o con sus proyectos posteriores siempre utilizará el euskera (lengua aprendida, perfeccionada, cuando Kortatu ya estaban en funcionamiento). Otro elemento más a sumar a su apuesta por la vía política y también para entender el porqué de la elección de El estado de las cosas como el disco clave para analizar la evolución del grupo y su enorme repercusión generacional.

Otros tags:
Kortatu, Roberto Herreros, Isidro López

Otros contenidos relacionados:

COMENTARIOS
Tu nota: ( opcional )  
   
 
Numerocero ©. 2011-2017