¿Qué ventajas ofrece tener un servidor virtual privado (VPS)?

VPS

El VPS, o Servidor Virtual Privado, es una de las alternativas más convenientes para las páginas web con tráfico moderado. Se trata de un entorno exclusivo, creado en un servidor físico y permite aprovechar los beneficios de un servidor dedicado, pero con una inversión menor y una facilidad enorme para escalar el servicio conforme el tráfico de la web crece.

Siendo un sistema tan flexible y escalable, son muchas las empresas que optan por contratar un Servidor VPS, dado que resultan más económicos en comparación con los servidores dedicados, pero mantienen una excelente relación entre la calidad del servicio ofrecido y su precio. Antes de contratar este servicio te conviene conocer un poco más en detalle las ventajas que ofrece.

¿Qué es un VPS?

VPS o ‘Virtual Private Server’, es un servidor dedicado y dividido en varios servidores independientes a partir de un software de virtualización que permite su uso del mismo modo que se haría con un servidor dedicado, sin compartir recursos con otros servidores que se encuentren alojados en el mismo servidor físico.

Hay varias empresas que ofrecen este tipo de servicio. Por ejemplo, el servidor VPS ofrecido por IKOULA, ofrece una amplia gama de opciones de personalización, incluyendo la posibilidad de realizar copias de seguridad de VHD desde extranet, una interfaz de administración intuitiva y equipos de última generación para garantizar la calidad del servicio en todo momento.

5 ventajas de tener un servidor privado (VPS)

Con los VPS es posible tener una experiencia de uso más fluida, debido a que los recursos no están siendo compartidos. Esto garantiza una velocidad de carga superior y, en general, una serie de beneficios entre los que destacamos los 5 más importantes:

  1. Derecho de uso exclusivo. El servidor ofrece derechos exclusivos de uso, por lo que no tendrás que preocuparte por compartir recursos y en algún momento ver tu web con problemas de carga a causa de saturación del servidor.
  2. Máximo potencial de escalabilidad. Trabajar con un VPS es una de las formas más sencillas de garantizar la escalabilidad de cualquier proyecto web, debido a que los recursos del servidor contratado pueden incrementarse en función al crecimiento del tráfico y las necesidades del sitio web.
  3. Flexibilidad. Tanto la RAM como la CPU pueden contratarse y aumentar o disminuir según las necesidades del proyecto, algo que no es posible cuando se contrata un hosting normal.
  4. Privacidad. Los usuarios de un VPS pueden tener la seguridad de que el resto de usuarios que comparten el mismo servidor dedicado no tendrán acceso a información o datos del resto de usuarios, minimizando las brechas de seguridad.
  5. Altas prestaciones. Se trata de servidores con tecnología avanzada, que ofrecen un excelente rendimiento, todo con una excelente relación entre calidad y precio, ya sea que necesites alojar una web o una aplicación.

Todo lo anterior garantiza la libre disponibilidad de recursos para sacar adelante cualquier proyecto web gozando de total autonomía y la seguridad de que el sitio podrá mantenerse en correcto funcionamiento todos los días del año.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: