Qué Literatura Leen los Estudiantes: Análisis de Franz Kafka

Libro

Con la increíble cantidad de avances tecnológicos que han llegado a nuestras vidas, los cientos de estímulos diferentes a los que estamos expuestos y los ajetreados días que tenemos, la gente cada vez lee menos. Esto no es una opinión, sino que es un hecho, aun así, hay gente que todavía sigue leyendo, no solo por obligación sino como entretenimiento, en sus ratos libres. Es cierto que la lectura como pasatiempo es más frecuente en personas que están en fase estudiantil que en la gente que ya no lo está y es por eso que a lo largo de este artículo vamos a centrarnos en que es lo que suelen leer los estudiantes en la actualidad y porque cada vez es menos frecuente la lectura como pasatiempo entre los jóvenes.

¿Qué leen los estudiantes?

Los temas de lectura son algo tan subjetivo que es muy difícil hablar sobre una tendencia, sin embargo, es cierto que los estudiantes, fuera de lo que están obligados a leer en la escuela o la universidad, tienden a leer libros similares. Por un lado están los jóvenes que se sienten más atraídos por lo fantástico, la ciencia ficción y el amor, es decir, por las novelas actuales, mientras que por otro lado están los más intelectuales, los que buscan sacar un aprendizaje de la lectura. Si eres parte de este último grupo, puedes leer los ensayos de la metamorfosis de Franz Kafka, una obra revolucionaria en su época y de la que sacarás muchas conclusiones y datos que te pueden resultar de interés. Son muchos los casos de las personas que prefieren leer en papel este tipo de obras, pero si no te importa leer en digital, internet es el sitio perfecto para ti.

Los autores clásicos han ido perdiendo fuerza con los años y cada vez es menos frecuente que los jóvenes muestran interés en estos. El cambio de época, el vocabulario utilizado y los temas tratados en este tipo de libros, no generan ganas de leer en los jóvenes. Obras de Miguel de Cervantes, de Espronceda o del mismísimo Gustavo Adolfo Becquer, ya solo quedan en el recuerdo de los más mayores y es que la única forma de que los jóvenes lean este tipo de obras es si son obligados en el colegio. La lectura no debería de ser obligatoria, ya que para aprender leyendo hay que disfrutar. Si alguien te obliga a leer algo, no lo estás disfrutando y, por tanto, no estás extrayendo todo lo posible de dicha lectura. Hay que adaptarse a los tiempos que corren y reconocer que los autores clásicos ya no son atractivos a nivel literario en la actualidad.

Las obras que más triunfan entre los jóvenes actualmente son las que están escritas por personas del presente, gente que cuenta historias o vivencias adaptadas a la sociedad actual. Temas relacionados con las redes sociales, la tecnología u otros temas modernos, tienen más cabida en la actualidad que la poesía romántica de hace varios siglos. 

Todos los puntos que se han tratado en este artículo no significan que la literatura actual sea peor, ni mucho menos, simplemente es diferente. La sociedad cambia, el mundo progresa y con ello su cultura. Hace siglos, los libros eran la única forma de plasmar pensamientos y sentimientos, mientras que en la actualidad ya no es necesario, ya no hay esa censura que había en el pasado. Tendremos que esperar para ver cual es el siguiente paso que da la literatura, hacia donde avanza, que es lo que los estudiantes leerán en unos años y como esta se preservará en la historia. La progresión que llevamos parece indicar que los libros tal y como los conocemos terminarán por desaparecer, todo será digital, pero aún queda tiempo para que esto ocurra.

Conclusión

No podemos comparar a los estudiantes de hace tres décadas con los actuales, porque el contexto en el que han crecido y estudiado es completamente diferente. Actualmente hay muchos estímulos y la llegada de internet ha cambiado todo completamente. Leer empieza a ser cada vez menos frecuente y a pesar de que siga habiendo estudiantes que leen en su tiempo libre, la cifra cada vez es menor. El futuro en torno a la literatura es incierto, pero no hay duda de que esta tiene que evolucionar y adaptarse a los tiempos que corren, porque los temas y autores clásicos han quedado, por desgracia, obsoletos para la mayoría.

BIO

Robert Griffith es un apasionado de la lectura, tanto de autores actuales como de autores clásicos, pero es capaz de entender porque los jóvenes ya no se sienten tan atraídos por la literatura. Los tiempos cambian, la gente cambia y la literatura debe de hacer lo mismo si quiere mantenerse viva en nuestras vidas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: