The Yellow Sea

The Yellow Sea

Con Ha Jung-woo y Yun-seok Kim
7.8
Publicado el 05.01.12

Una huida hacia el absurdo

El thriller se ha ido convirtiendo, desde la aparición en los 90 de la Nueva Ola, en el verdadero género de análisis social en la cinematografía coreana. Entre tramas de venganza e hiperviolencia, el género traza la radiografía de un país con una identidad inestable, en el que las diferencias entre clases y sexos (‘The Housemaid) o la desconfianza en las instituciones (‘The Chaser’, ‘Memories of Murder), con una policía entre inútil y corrupta a la cabeza, resaltan por encima de hileras de cadáveres mutilados.

The Yellow Sea   hace un poco más explícita esta tendencia social con un protagonista de etnia chino-coreana, desposeído de casi todo, adicto al juego del Mahjong y explotado por aquellos que pagaron el viaje de su mujer a Corea, de la que no sabe nada. En su intento de encontrarla aceptará un viaje de encargo que incluye asesinar a un desconocido. Los protagonistas de Na Hong-Jin hasta el momento son ‘anti-héroes’ por accidente, sumidos en una acción para la que no estaban especialmente dispuestos, pero que llevarán hasta las últimas consecuencias.

Na Hong- Ji combina los formatos digital y cine con la misma facilidad con la que hibrida géneros en un guión que apuntala una sólida base social y emocional para terminar construyendo una huida sin fondo. Casi dos películas en una, separadas por un momento clave, un punto de giro en el que planificación y montaje se alían para potenciar una gran idea argumental y crear un momento destacable. A pesar de flaquear en alguna secuencia de persecuciones, la puesta en escena de Na Hong-Ji es, ante todo, una herramienta eficaz, dotada de menor cantidad de marcas de estilo que las que pueden poseer otros compañeros de generación, pero siempre al servicio de una violencia en primer grado que, como es habitual en el cine coreano, hace de las armas de corto alcance (incluida una pierna de animal)  sus principales aliadas.

La trama de ‘The Yellow Sea’ termina siendo una sangrienta carrera sin sentido, una huida hacia un absurdo en el que  a su protagonista ya no le queda ni el habitual refugio de la venganza directa. Y es justo ahí, en esa deriva nihilista, donde más brilla su narrativa.


Otros tags:
Thriller, Na Hong-Ji

Otros contenidos relacionados:

22.12.12
10.03.12

Tu opinión, aquí

Sólo tienes que loguearte con una de las siguientes plataformas:

Dacebook
Twitter
Google
Yahoo
Tu nota: ( opcional )  
   
 
Numerocero ©. 2011-2014