Fiberfib.com
Sleigh Bells

Sleigh Bells

Mom+Pop Records, 2012
2.5
Publicado el 21.02.12

Huele a garrafón

Dejémonos de paños calientes, que no estamos aquí para hacerles perder el tiempo. El nuevo disco de Derek Miller y Alexis Krauss es una verdadera horterada que pone en tela de juicio los escasos méritos artísticos (que no económicos) de 'Treats', su debut discográfico apadrinado por M.I.A. Si hace un par de años se revelaban como un remiendo guitarrero de Crystal Castles, en este 'Reign of Terror' la originalidad no es lo único que se resiente. Porque escuchando lo último del dúo de Brooklyn, uno se pregunta si se trata de un chiste contado con poca gracia o más bien de una broma pesada. Y de muy mal gusto, además.

En un entrevista promocional, el propio Miller renegaba del exceso de testosterona de su pasado hardcore-metalero y reivindicaba a Harriet Wheeler (The Sundays), Madonna, Cindy Lauder y Belinda Carlisle como referentes de su ideal de pop femenino. Tal vez por eso la producción hayan cometido el error de pulir las asperezas de su sonido más allá de lo deseable. Al embarullar menos sus canciones, las carencias se hacen más evidentes y eso les pasa factura. Se les reconoce, eso sí, un afán (relativo) por no repetirse e intentar ampliar un poco su registro. Ya sólo por eso, se han llevado medio punto. 

El disco arranca de la manera más arrogante e impostada posible, con la Krauss arengando a las masas y un Miller abrumadoramente ochentero. ‘True Shred Guitar’ suena rancia y previsible: mucho “push it”, varios “fuck off” y demás licencias tomadas del manual de golpe de efecto barriobajero. Y aunque habrá quien aplauda el pueril juego de palabras de ‘Born to Lose’, por aquello de cargar las tintas en su registro más pop, llega ‘Crush’ o ‘Comeback Kid’ y la cosa empeora. El que fuera guitarrista de Poison The Well pierde definitivamente el rumbo y se marca un punteo que aspira a Guns N’Roses pero se queda en Def Leppard, perpetrando un electro-rock casposo (con llamada a las palmas incluida) con el que consiguen lo imposible: que añoremos a Le Tigre y Chicks On Speed.

Las limitaciones de Krauss como vocalista se perciben con más claridad en los medios tiempos. Y eso juega en su contra a medida que el disco avanza y las canciones inciden en un pop de aires más cincuenteros. Bueno, eso es mucho decir decir, claro; porque de ‘End of the Line’ o ‘Road to Hell’ suenan a descartes de una versión digital de The Raveonettes o Best Coast y poco más. Porque por mucho que se tiren el pisto de citar a The Shangri-Las en el título (y poco más) de su ‘Leader of the Pack’, aquí no hay nada que rascar.  Perdido el factor sorpresa, los Sleigh Bells se caen, se levantan y se vuelven a equivocar. Y lo peor es que, lejos de aprender de sus fallos, meten la pata hasta lo más hondo. ¿Qué no me creen? Pues ahí tienen ‘You Lost Me’ y ‘Never Say Die’ que son de juzgado de guardia.

 

Otros tags:
Best Coast, Guns 'n Roses, Chicks on Speed, Crystal Castles, M.I.A.

Otros contenidos relacionados:

02.04.12

Tu opinión, aquí

Sólo tienes que loguearte con una de las siguientes plataformas:

Dacebook
Twitter
Google
Yahoo
Tu nota: ( opcional )  
   
 
Numerocero ©. 2011-2014
Fiberfib.com