Lidia Damunt

Lidia Damunt

Austrohúngaro, 2012
8.7
Publicado el 13.03.12

Fascinante reinvención

Y a quien en tu camino/ se pueda cruzar/ Recuérdale, recuérdale:/ El ruido y las cenizas/ no tienen explicación/ Esta isla me pertenece/ y lo que me plazca yo haré”. Estos versos, extraídos de ‘Lengua de lava’, tema de apertura del tercer largo de Lidia Damunt, podrían servir para definir perfectamente su filosofía artística, aunque en realidad estén atribuidas en la canción a un volcán que, en su libre capricho, va a entrar en erupción y arrasar todo a su paso. Así se muestra quien, tiempo atrás, se encarnaba en Tormina del Mar Menor para construir su propia visión de un blues cuyos fantasmas, en lugar de vender su alma al diablo, eran seres amigables como de cómic o, casi mejor, de libro ilustrado para niños. Volcánica, mágica, alegórica, con un cierto punto de inocencia infantil a la hora de tratar la vida como un juego y de hacer que objetos y elementos de la naturaleza aparezcan personificados, piensan, sienten y actúen. En ‘La vida en un hilo” –inspirada en la película homónima de Edgar Neville- es un tren quien transmite a sus pasajeros aforismos vitales, mientras que en ‘Edificios con vistas al mar’, reflexiona sobre los atropellos urbanísticos costeros planteando un desafío de las olas a los mamotretos de hormigón.

Pero, aunque hayamos comenzado así, no debemos dejar que lo más relevante en esta reseña sea el personalísimo carácter como letrista de la también componente de Hello Cuca, algo que, al fin y al cabo, ya se conocía de sobra tras escuchar sus dos primeros largos, ‘En la isla de las bufandas’ (2008) y ‘En el cementerio peligroso’ (2009). Lo realmente importante es la evolución que muestra en todos los aspectos. Temas como ‘La escritora’ –donde establece una relación fantástica entre autora y lector colapsando el tiempo y apelando a la imaginación- o ‘La carta’ –en cuya letra introduce una misteriosa elipsis que musicalmente cubre con un solo de guitarra de provocador rockismo- la descubren en busca de otros mundos y estilos. Paralelamente, atempera la furia con que interpretaba vocalmente las canciones para apostar por la sutileza y por una mayor variedad de registros, al tiempo que deja de incurrir con tanta frecuencia en su peculiar forma de acentuar las sílabas de forma libérrima.

Hay, en general, un mayor poder de concisión compositiva que contrasta con los exuberantes recursos sonoros, donde entran en juego los dos componentes de Hidrogenesse, responsables de una producción absolutamente fascinante. La murciana –ahora afincada en Suecia- rompe con el folk-blues acústico de ‘banda de una sola persona’ de sus inicios y pasa a alternar su instrumento principal con la mandola y la guitarra eléctrica, mientras que Genís Segarra interviene en todos los temas tocando un piano amplificado y el pianet, todo ello acompañado de una caja de ritmos de los años 60 (la Seeburg Select-A-Rhythm) que ayudan a crear un sonido de fantasía absolutamente único que pega completamente con los temas de Lidia: un nuevo folk-pop plagado de ensoñaciones lúcidas, con un punto escapista y una pegada emocional que nunca antes había conseguido transmitir de la misma manera. La forma en que la distancia y la nostalgia se muestran en ‘Somos islas mágicas’, ‘Ay pena’ o ‘Vigila el fuego’ son para sonreír y soltar la lágrima al mismo tiempo, culminando con el dardo agridulce de ‘Sueño contigo’, apropiación de un clásico de los 50 que popularizó Patsy Cline y que ella mejora con un final absolutamente demoledor: ‘Debería odiarte/ y en lugar de eso yo te imagino aquí/ Sueño que sigues estando junto a mí/ Sueño contigo/ cosas que ya no sucederán/ Esa vida que a tu lado imaginé/ Es un futuro que nunca será”. El porvenir que se le presagia, en cambio, a Lidia Damunt, no puede ser otra cosa que deslumbrante. Su presente, desde luego, la confirma como una de las figuras más excepcionales que ha deparado el pop en castellano.


Otros tags:
Hello Cuca, Hidrogenesse, Austrohúngaro, Edgar Neville

Otros contenidos relacionados:

02.11.11

Tu opinión, aquí

Sólo tienes que loguearte con una de las siguientes plataformas:

Dacebook
Twitter
Google
Yahoo
Tu nota: ( opcional )  
   
 
Numerocero ©. 2011-2014