FIB 2016
Luis López Carrasco

Luis López Carrasco: Las canciones de ‘El Futuro’

Publicado el 07.11.13
por Numerocero / Foto: Aída Páez

A punto de ser estrenada en Sevilla Festival de Cine Europeo, el primer largometraje en solitario de Luis López Carrasco ya es una de las películas más relevantes del año. Avalada por su paso en prestigiosos festivales como Locarno o Valdivia, 'El Futurose presenta como una llamada a la reflexión. Ambientada en una fiesta en los años ochenta, el cineasta observa y condena al murmullo a sus personajes: sus despreocupadas o forzadas conversaciones son muteadas por las canciones de la década. López Carrasco echa así la vista atrás para entender el presente buscando, quizá, el germen de nuestro desencanto.



Dice Héctor Fouce en su libro ‘El futuro ya está aquí. Música pop y cambio cultural  en España’ que “frente a la canción comprometida de los cantautores la movida predica el hedonismo y la música se convierte en un fin en si mismo. La música de la movida no es vista como una llamada a la acción, sino como constatación del disfrute, de la vivencia intensa del presente”.

En la gestación de ‘El Futuro’ hay una idea matriz: asistir a los encuentros y desencuentros de un grupo de jóvenes metidos en una fiesta en una noche interminable. Una fiesta, nutrida en alcohol y drogas, en la que la música está tan alta que todo diálogo queda achicharrado por el ruido. Una colección de rostros felices y extasiados, alegres y tristes a un tiempo, locuaces y ensimismados, en una noche aparentemente cercana en el tiempo a la victoria socialista de 1982. Sin embargo, unido a esa idea de celebración y jolgorio, decidimos hacer una selección musical que problematizara o contradijera algunas de las tesis o mitos de la Movida. En este repertorio paralelo –que apunta una sociedad más compleja– la “constatación del disfrute” es muchas veces un canto deliberadamente estrafalario, descerebrado y absurdo de resonancias dadá destinado a la provocación subversiva. En otras ocasiones ni hay disfrute, ni hedonismo, ni desenfado ni celebración. Tan sólo desprotección, temor, confusión, duelo y constatación del vacío, como si esas jóvenes bandas estuvieran mejor conectadas que otras instancias mediáticas o intelectuales con las corrientes subterráneas e inconscientes del tiempo histórico que les había tocado vivir. Demos un repaso a parte del repertorio de esa otraMovida”.

 

CIUDAD JARDÍN – HOMÚNCULO

Esta canción pertenece a la primera maqueta de este grupo fundado por Rodrigo D. Lorenzo y Eugenio Haro Ibars, inscrito en la vertiente más surrealista, canallesca y enloquecida de los primeros años ochenta en Madrid: el movimiento conocido como Hornadas Irritantes, del que formarían parte Derribos Arias y Glutamato Ye-Yé. La maqueta estuvo desaparecida dos décadas hasta su publicación en 1999 por Subterfuge y es una perla oculta, para mí sin duda su mejor disco. Una artefacto de guitarras escacharradas, armonías postpunk y letras arrastradas de contenido lúcido, ácido, incómodo y crítico. Y en ocasiones, como en esta Homúnculo, enrarecido y triste.

(Cuando estoy muy triste siempre suelo resbalar. Ni palabra llego a poder articular. Veo en tu mirada un ataque nuclear. Me conservo en forma, en formol, tras un cristal. Qué vacío, cada vez que esas luces tratan de estimular amor en mí.)

 

 



ÚLTIMA EMOCIÓN – LAS REGLAS DEL JUEGO

Valencia. Siempre Valencia a la vanguardia de tantas cosas. Encontré esta canción (como tantas otros temas, documentación e informaciones varias) gracias a Manuel Guinarte, melómano, divulgador y coleccionista de los sonidos pop ibéricos. Última Emoción, fundamentales pioneros del tecnopop, proceden de las bandas Glamour y Tomates Eléctricos. Este Las reglas del juego, entre sonidos galácticos y percusiones sintéticas, se puede leer retrospectivamente como un resumen de la “consensocracia” y desencanto que produjo el final de la Transición. En clave electro.

(Oh, oh, no se encontró al fin la solución. Oh, oh, no es fácil ser, ¿no crees?, un perdedor. Oh, oh, marcó el reloj lo que es tiempo de adiós. Oh, oh, el fin llegó, así, sin ganador. Oh tú, debes aprender, oh tú, las reglas del juego.)

 

ATAQUE DE CASPA – NIGERIA

Los Ataque de Caspa, desaparecidos tras dos conciertos y un single fueron recuperados recientemente gracias a la labor de Manu Sánchez (Anntona, Los Punsetes). Nigeria, una joya pop, es una canción destinada a perdurar a la altura de otros himnos de la época. Además, su ironía de baja intensidad, combinada con armónicos menores, sintetizador desinflado y un punteo disonante la convierte en una canción plenamente contemporánea, que podría haber firmado cualquier grupo actual.

 

 

FLÁCIDOS LUNES – FRANCOTIRADOR

El grupo formado por Pablo Calonge, los hermanos Alberto y Antonio Cedrón y Tania Copado ofrecen en esta grabación un sonido fronterizo, entre la actitud punk y el arreglo tecnológico. La combinación es única, a pesar del malestar del grupo con la producción. En el texto confluye una historia fanzinera, bizarra y nihilista con la aparición de otros fantasmas y sombras históricas.

(Luego en la cárcel me pongo a pensar cuánta gente debí matar. Riendo, riendo, me pongo a gritar. Francotirador, francotirador. Franco tirador. Franco tirador.)

 

 

FANZINE – SIN COMPLICARME

Letras ingrávidas y bases soñadoras que recuerdan a peripecias de 8 bits caracterizan a este grupo valenciano procedente también del seminal Tomates Eléctricos. Sin complicarmees emblemática como manifiesto del consumo de drogas recreativas, celebración del sexo efímero y anónimo, reivindicación de la nocturnidad y transparente llamamiento a la salida del armario. Como es habitual en la gran tradición del tecno levantino tras la despreocupación y el romance subyace la melancolía. Reconocimiento aparte merece el canal de Youtube de Pablo Siniestro, otro inefable arqueólogo musical al que yo dedicaría una estatua.

 

AVIADOR DRO – NUCLEAR SÍ

Aviador Dro no necesita presentación, es un grupo imbatible, inmenso, mayúsculo. Su primera época es certera, impecable. Y esta canción una obra maestra estremecedora, juguete provocador antiecologista con influencias de literatura pulp que deviene a día de hoy en una lúdica y visionaria condena a muerte de España como sociedad de consumo, proyecto político y modelo de crecimiento.

(Yo quiero bañarme en mares de radio, con nubes de estroncio, cobalto y plutonio. Yo quiero tener envolturas de plomo y niños deformes montando en sus motos. Desiertas ruinas con bellas piscinas, mujeres resecas con voz de vampiras, mutantes hambrientos buscando en las calles, cadaveres frescos que calmen su hambre.)

 

OVIFORMIA SCI – HABLAMOS DE NOSOTROS

“Mi vida es información, mi vida es información” canta el trío compuesto por Lucho Prósper, Clara Morán y Germán Espada entre persecuciones galantes, acento dandy, decadentismo chic y vocación futurista. Sorprendentemente, esta formación no disfrutaría del seguimiento que merece un buen puñado de temas infalibles. Influidos por Depeche Mode y Kraftwerk presagian con humor los delirios y excesos egotistas, frívolos y superficiales de la década que comienza.

 

LOS INICIADOS – SOY EL VACÍO

Grupo paralelo a Aviador Dro, capitaneado también por Servando Carballar, junto a Marta Cervera y Juan Antonio Nieto, entre otras misteriosas y ocultas incorporaciones. De estética esotérico-egipcia y estructuras que enlazan sinuosos ritmos arábigos con órdenes industriales, Los Iniciados es un desprejuiciado cóctel de experimentos sonoros, un laboratorio secreto que esconde una canción formidable, Soy el vacío, un himno oculto de violencia instrumental desatada. Canción de canciones.

 

MONAGUILLOSH – VOCES EN LA JUNGLA  

Con sólo dos singles, Monaguillosh puede ser considerado uno de los mejores (y menos conocidos) grupos de música de España de todos los tiempos. Combinación de contundente post-punk, psicodelia guitarrera y temperatura siniestra, el grupo formado por Susana Millaruelo, Amador Luque, Jaime Munárriz, Beatriz Alonso y Ricardo Moreno brillaría brevemente pero con una insólita intensidad. En las letras de Munárriz nos sumergimos en un clima sombrío y denso. Otros mundos se abrían para la juventud española de inicios de los ochenta y, como reza Voces en la jungla, el diagnóstico es desolador.

(Voces en la jungla, pupilas dilatadas, lanzas silenciosas, aves simuladas, voces en la jungla, con ecos que no acaban, voces sin garganta, siniestramente aisladas.)

 

Otros contenidos relacionados:

El futuro
16.01.14
COMENTARIOS
 
Numerocero ©. 2011-2016