2012 en cómics  (2)

2012 en cómics (2)

Romances posmodernos, (auto)biografías y grotesquerías

Publicado el 31.12.12

(Continúa de la primera parte)

Los pesos pesados de la novela gráfica norteamericana también han publicado en 2012, ya con nuevos trabajos en su país de origen ya en traducciones españolas de obras previas. Si uno de los acontecimientos del año en el cómic norteamericano ha sido el lanzamiento mundial de la monumental ‘Building Stories’, de Chris Ware (Pantheon), inédita en castellano por el momento, aquí hemos visto la edición española de ‘Mister Wonderful’, de Daniel Clowes (Mondadori), un trabajo menor de un maestro que, sin embargo, ha ganado enteros en su traspaso al libro –la obra fue seriada originalmente en el magazine de ‘The New York Times’– gracias al reformateo y añadido de páginas nuevas. ‘Mister Wonderful’ es la personal versión de Clowes, por supuesto posmoderna y autoconsciente, de un cómic romántico. El estadounidense Charles Burns también ha ofrecido su propia versión del género en la suprema ‘The Hive’ (Pantheon), donde la búsqueda de los episodios que faltan para completar una vieja colección de tebeos románticos deviene en metáfora de la inocencia perdida en el primer amor juvenil, o cómo los sucios secretos de la vida acechaban bajo la superficie inocua de aquellas viñetas en las que creíamos estar aprendiendo a vivirla. ‘The Hive’, que aún no ha sido traducida en España, es la segunda entrega de la historia en tres partes que Burns comenzó en 2010 con ‘X’ed Out(‘Tóxico’, en la edición española de Mondadori) y tiene todos los visos de ser una obra maestra. Por su lado, el canadiense Seth ha visto publicada en España ‘Wimbledon Green’ (Sins Entido), un falso documental sobre “el mayor coleccionista de cómics del mundo” que le sirve para poner en viñetas sus obsesiones autorreferenciales sobre el medio y, bajo la máscara de ficción del personaje protagonista, sus propias cuitas autobiográficas. 

Pero la “siguiente generación” de autores pisa fuerte, como demuestra la neoyorquina Leela Corman en ‘Intimidades’ (La Cúpula), una odisea costumbrista sobre dos gemelas judías del Lower East Side de principios del XX narrada con una sequedad y falta de sentimentalismo notables. Por su lado, al argentino Ignacio Minaverry la cazadora de nazis ‘Dora’ (Sins Entido) le sirve para armar páginas de cuidada belleza formal alrededor de una trama abierta situada en los sesenta, que recorre varios países y tiende a recrearse en gestos y ambientes. Mientras, desde la industria del comic book norteamericano, nos han llegado títulos como ‘Criminal. El último de los inocentes’ (Panini), donde Ed Brubaker y Sean Phillips revisitan las viñetas de clásicos del tebeo estadounidense como ‘Archie Comics’ para evocar el pasado de una juventud idealizada, en brutal contraste gráfico con el presente de una historia canónica de género negro. Precisamente Norma ha recuperado este año un trabajo del maestro del polar francés en viñetas, Jacques Tardi: ‘Juegos para morir’ es su adaptación de la novela homónima de Géo-Charles Véran ambientada en un extrarradio de los cincuenta. Otra odisea que continúa, esta de corte fantástico-filosófico, es la de ‘Las aventuras del Capitán Torrezno’, saga del donostiarra Santiago Valenzuela cuya nueva entrega, ‘La estrella de la mañana’ (Panini), acaba de aparecer. Por su parte, el italiano Francesco Cattani evoca en ‘Barcazza’ (Sins Entido) la aventura interior y cotidiana, la de una familia durante sus vacaciones de verano. Días sin huella en los que no parece pasar nada, cuando en realidad está pasando todo. La vida.


 

TESTIMONIOS Y (AUTO)BIOGRAFÍAS

De acontecimiento bien puede calificarse igualmente la edición española de ‘MetaMaus’ (Mondadori), del estadounidense Art Spiegelman, un libro articulado a través de una extensa entrevista realizada durante varios años por la profesora universitaria Hillary Chute, quien también se ha encargado de bucear en los archivos de Spiegelman para ayudarle a ordenar y seleccionar el material incluido en este libro. ‘Metamaus’ puede definirse en pocas palabras como un making-of  sobre el célebre ‘Maus’ (1978-1991) de Spiegelman, su memoria familiar sobre el Holocausto y la madre del cordero si hablamos de novela gráfica contemporánea, pero en realidad es mucho más que eso: además de desbrozar minuciosamente el proceso creativo de ‘Maus’ y reproducir todos los bocetos y páginas originales en un DVD que trae el libro, ‘Metamaus’ incluye otros materiales valiosos que dan cuenta del proceso de construcción de la memoria, personal y colectiva, de los supervivientes de los campos de concentración nazis: transcripción de entrevistas con el padre de Spiegelman y otros testigos del Holocausto, folletos autopublicados por judíos en la posguerra como testimonio de sus vivencias, y mucho más.

Pero si hablamos de cómic testimonial de sucesos reales, no podemos olvidarnos de ‘Reportajes’, del estadounidense Joe Sacco (Mondadori). Titulado significativamente en el original americano ‘Journalism’ (periodismo), se trata de un libro recopilatorio de reportajes –recordemos que Sacco es periodista de formación– publicados durante la pasada década en The Guardian y otras cabeceras importantes de la prensa anglosajona. Entre ellos, uno impresionante dedicado a los refugiados de la guerra chechena, otros tres sobre la guerra de Irak y otro más sobre la inmigración africana en Malta, por destacar algunos. Todos ellos con su habitual atención al testimonio humano y el detalle preciso, demasiado en algunos casos, podríamos pensar si atendemos a la dureza de lo que se muestra. Un reportaje de tono más amable hasta cierto punto es el que ofrece ‘Un viaje entre gitanos’ (Sins Eentido), donde el dibujante parisino Emmanuel Guibert ha puesto en página las experiencias del reportero gráfico Alain Keler, quien durante años investigó las duras condiciones de vida de los romaníes por varios lugares de Europa. Como ya hiciera Guibert en su obra maestra ‘El fotógrafo’ (2003-2006, realizada junto al fotógrafo Didier Lefèvre), aquí recurre nuevamente a combinar sus viñetas dibujadas con fotografías, en este caso las de Keler.

La memoria y lo autobiográfico han dado otros cómics destacables en este año que termina. Los recuerdos de una infancia transcurrida en los ochenta en el seno de una familia obrera de charnegos constituyen el material narrativo de ‘Entretelas’ (La Cúpula), de Rubén del Rincón, un dibujante de Olesa de Montserrat que ha aprovechado un hueco entre sus últimos trabajos en la industria francesa para poner en orden estos recuerdos junto a su hermano Carlos del Rincón, que firma el color. Frente a ciertas novelas gráficas melifluas y un tanto desnortadas, la memoria familiar de ‘Entretelas’ destaca por su franqueza y precisión a la hora de seleccionar anécdotas significativas y narrarlas con eficacia. Centrada en la lucha de unos obreros por constituir una cooperativa tras el cierre de la fábrica textil en que trabajaban, los ecos de su crónica social e íntima llegan en un momento en que nos parece inevitable buscar paralelismos entre aquella crisis y la actual, tanto como para pensar que se trata de la misma.

Para comprender tal vez tengamos que remontarnos, una vez más, a nuestra guerra civil. Es lo que hizo el leridano Miguel Gallardo en ‘Un largo silencio’ (Astiberri), nueva edición de las memorias de su padre sobre la guerra civil. Publicada originalmente hace tres lustros, su combinación sin jerarquías del texto literario de Francisco Gallardo –escrito con la inocencia de un escritor no profesional– con las historietas y dibujos del hijo pasó casi desapercibida en el mundillo del cómic de entonces como un artefacto no identificable para los códigos de la época. Hoy, rotas muchas barreras con el triunfo de la novela gráfica, ‘Un largo silencio’ se percibe como una obra estrictamente adelantada a su tiempo que vislumbró un horizonte más amplio para el cómic contemporáneo mucho antes de que este llegara.

Ya en plena senectud, una leyenda del cómic japonés como Shigeru Mizuki (cumplió 90 años el pasado marzo) decidió embarcarse en una ingente autobiografía que recorrería toda su vida. Astiberri ha publicado en 2012 los tres primeros volúmenes (de seis en total), que abarcan desde su infancia hasta su participación en el frente del Pacífico durante la II Guerra Mundial, donde perdió un brazo. La de Mizuki es una vida que desde luego merece ser contada, sobre todo si es con su habitual nervio y tono tragicómico. Mucho más pequeño en formato y ambiciones pero logrado por gracia y frescura es ‘Escenas de un matrimonio inminente’ (Sins Entido), el librito que el estadounidense Adrian Tomine ha dedicado a los preparativos de su boda y en el que muchas parejas se reconocerán. También abiertamente autobiográfica, al menos en su primera mitad, es lo último del escocés Eddie Campbell, ‘Mi libro sobre el dinero’ (Astiberri), otro de los grandes cómics que nos ha dejado este año: un ensayo que combina la autoficción basada en anécdotas familiares con el apunte antropológico sobre el dinero de piedra que usaron las tribus de unas islas del Pacífico, el centro narrativo de la segunda historia del libro. El conjunto incita al lector a atar cabos entre ambas historias para reflexionar sobre el uso, significado y problemas asociados al vil metal,“esa cosa maravillosa y horrible”, como reza el subtítulo del libro. 




Más autobiografía procesada con mucha sofisticación es lo que encontramos en ‘¿Eres mi madre?’ (Mondadori), la última novela gráfica de la estadounidense Alison Bechdel, autora de la multipremiada ‘Fun Home’ (2006). Sin la inspiración de esta última pero con la misma capacidad como escritora para entrelazar sus memorias con la vida y obra de sus literatos de referencia, entre ellos Virginia Woolf, Bechdel dedica el libro a psicoanalizar la relación con su madre en una obra de múltiples capas de significado, tantas como las que le permite superponer el diseño de página en el cómic. Un planteamiento parecido hasta cierto punto, salvando las diferencias de estilo, es el de la británica Mary M. Talbot en ‘La niña de sus ojos’ (La Cúpula), que pone en paralelo sus recuerdos sobre la relación con su padre y la biografía de la hija de James Joyce, Lucia. ‘La niña de sus ojos’ es una obra que ha dibujado el marido de Mary, el inglés Bryan Talbot, un autor con una ya dilatada carrera en el cómic (‘El corazón del imperio’, ‘Alice in Sunderland’).

Hablando de biografías y de Joyce. Si ‘Dublinés’, la biografía en viñetas del célebre escritor irlandés que publicó en 2011 el asturiano Alfonso Zapico, ha recibido este año el Premio Nacional de Cómic, hay otros cómics biográficos publicados en 2012 dignos de mención. Es el caso de la biografía del poeta gallego Lois Pereiro que ha realizado el vigués Jacobo Fernández Serrano en ‘Breve encuentro’ (Sins Entido), rica en matices y juegos narrativos, o de la que firma el veterano Shotaro Ishinomori en ‘Hokusai’ (EDT) sobre la vida del famoso pintor y grabador japonés, ejecutada con la intensidad formal y la pasión emocional típica del manga de la escuela de Osamu Tezuka. O la biografía del zoólogo Jordi Magraner, asesinado en Pakistán en 2002, cuya vida es reconstruida a través de múltiples testimonios en ‘Solo para gigantes’ (Astiberri), de Gabi Martínez y Tyto Alba, una adaptación al cómic de la novela homónima del primero.

 

HUMOR AMARILLO

El erótico grotesco de Shintaro Kago ha sido otro de los acontecimientos en el cómic publicado este año en España, gracias a tres sensacionales tomos que ha publicado EDT, uno tras otro en rápida sucesión: ‘Reproducción por mitosis y otras historias’, ‘Novia ante la estación y otras historias’ y ‘Fractions’, todos ellos recopilando historietas cortas de este dibujante de Tokio especializado en un erotismo morboso donde abundan la coprofagia y otras parafilias aún más extrañas. En ellas Kago demuestra su gran sentido del humor y su afición a lo cómico grotesco, pero también un amor por la experimentación que a menudo convierte sus historietas en espectaculares vehículos autorreflexivos sobre las propias convenciones formales del cómic.

2012 también ha sido una buena cosecha para el gaditano Paco Alcázar, que ha visto publicados dos libros, ambos con su inimitable humor despiadado: ‘La industria de los sueños’ (¡Caramba!), una recopilación de sus chistes para la revista ‘Cinemanía’, y ‘Silvio José, Faraón’ (Astiberri), que recoge tiras de la serie que realiza semanalmente para ‘El Jueves’. ‘Silvio José’, acaso el reverso oscuro de los viejos tebeos de humor de Bruguera, es un esperpento magistral que gana actualidad en estos días: iniciada la serie en 2005, esto es, antes de la crisis, su espejo satírico y deformante sobre hijos parásitos mantenidos por padres jubilados nos devuelve ecos cada vez más veraces de nuestra decadencia como sociedad. Por su lado, dos maestros de la viñeta humorística de prensa como el manresano Manel Fontdevila y el vitoriano Mauro Entrialgo han publicado libros recopilatorios de sus chistes para el desaparecido diario ‘Público’: el primero, con ‘¡Esto es importantísimo!’ y ‘Profundamente anticlerical’ (Astiberri); el segundo con ‘Plétora de Piñatas 2’ (Astiberri).

El humor del escocés Tom Gauld es soterrado y oblicuo, pero está igualmente presente en ‘Goliat’ (Sins Eentido / Apa-Apa), una revisión desmitificadora de la historia bíblica de David y Goliat, donde el gigante aparece retratado como una suerte de funcionario atolondrado que despierta la compasión del lector. Entretanto, la parodia amable de la alta política francesa que es ‘Quai d’Orsay’ (Norma), de Abel Lanzac y Christophe Blain, ha continuado con un segundo álbum que supera al primero. Esta segunda parte, donde el trasunto del ministro de exteriores Villepin personaliza la oposición francesa a la invasión estadounidense de Irak, ha terminado de convertir a la serie en un fenómeno popular en su país de origen. Próxima parada: una adaptación al cine bajo la dirección de Bertrand Tavernier.

Hasta aquí este repertorio con algunos de los cómics destacables de este año. Hay otros que podrían estar aquí, por supuesto, pero en algún momento hay que poner punto final a un resumen anual. Terminamos con una muestra del humor marciano del neoyorquino Nicholas Gurewitch en ‘La hermandad de la Biblia Perry’ (Astiberri), una tira de prensa de estilo mutante siempre dispuesta a evitar los lugares comunes del chiste, que se inició en un periódico universitario y terminó publicándose en cabeceras como ‘The Guardian’. Una muestra acaso apropiada para cerrar este 2012 presuntamente apocalíptico.



Otros tags:
Charles Burns, Christophe Blain, Daniel Clowes, Chris Ware, Mauro Entrialgo, Shintaro Kago, Miguel Gallardo, Alison Bechdel, Art Spiegelman, Emmanuel Guibert, Leela Corman, Santiago Valenzuela, Joe Sacco, Rubén del Rincón, Shigeru Mizuki, Eddie Campbell, Paco Alcázar, Manel Fontdevila, Abel Lanzac, Nicholas Gurewitch

Otros contenidos relacionados:

Tu opinión, aquí

Sólo tienes que loguearte con una de las siguientes plataformas:

Dacebook
Twitter
Google
Yahoo
Comentarios
01
Enviado el 31/12/12 a las 10:07:47
Aportes, que nunca sobran
Repaso meticuloso, acertado, redondo: ¡aplausos! (al que yo añadiría "El Héroe, libro 2" de Rubín (Astiberri), para servidor una de las obras ya referenciales de la historieta nacional reciente. Y, ya que en esta panorámica ha entrado obra no publicada en España como la caja-Ware, añadiría un oasis de calidad en medio de la industria del tebeo superheróico, "Hawkman" (Ojo de Halcón) donde le guionista Fraction y el dibujante David Aja están insuflando vida al género. Y ya puestos, recordar que el "Daredevil" de Waid (Panini) merece la pena, sobre todo por sus ilustradores Marcos Martín y Paolo Rivera)
02
Enviado el 31/12/12 a las 10:14:15
Rubín sí
vale, a El héroe-2 ya lo comentaste en la primera parte, lo había olvidado ;)
 
Numerocero ©. 2011-2014