FIB 2016
Lo que el Centro Dramático Nacional se está perdiendo

Lo que el Centro Dramático Nacional se está perdiendo

Publicado el 06.02.12
por Carlos Rod
www.larota.es

La lista de los mejores libros del año, la lista Forbes, la lista de la Lotería, la lista Robinson, la lista de los premios Oscar, la lista de los fugitivos más buscados, mi lista de favoritos… La Web, y no digamos la vida, está llena de listas, la mayoría de ellas, incluida la de la compra, sujeta a arbitrariedades y a gustos nada fáciles de justificar. Lo que viene a continuación, más que una lista pretende ser un escaparate, un breve muestrario de creadores de la actual escena española. Colectivos que, aun operando al margen de la ley que dicta el mercado, acaso como el equipo de fútbol del Mirandés, o precisamente gracias a ello, deberían obtener, por arrojo, calidad y honestidad, la visibilidad que les sobra a más de un grupo de la primera división del teatro español. En definitiva, creadores que tratan por distintos medios de responder a aquella pregunta que lanzaba Óscar Cornago en su libro ‘Políticas de la palabra’: “¿Cómo seguir haciendo espectáculos y representaciones en una sociedad saturada de espectáculos y representaciones?”.

Gichi-Gichi Do destaca como uno de los colectivos más insólitos de la escena actual. Es un equipo de trabajo formado en 2003 por Luciana Pereyra Agoff (Niña Jonás) y Óscar G. Villegas (Sr. Curí). Son asiduos a festivales y a representar sus obras en todo tipo de espacios inverosímiles (incluidos La Casa Encendida y la FNAC). Tienden a combinar y disolver en uno todos los géneros artísticos posibles: poesía, instalaciones, conciertos, lenguaje audiovisual y performances, tal como se puede apreciar en su blog. Su última pieza, recién estrenada en enero de 2012 y actualmente en cartel, lleva por título ‘Gichi-Velada’. Un evento semanal para tan solo ocho espectadores y dos performers (es decir, ellos) que tiene lugar en “un teatrillo sin licencia de la sierra Noroeste de Madrid”, justo allí donde viven y trabajan. El espacio es sencillo: un mini-patio de butacas a ras del suelo, con los espectadores a metro y medio de distancia, y conectados a los intérpretes por medio de unos simples auriculares. Desde luego, un cita íntima y obligada para unos pocos privilegiados.



Patricia Caballero.
Su espectáculo ‘Aquí gloria y después pazfue sin duda uno de los más aplaudidos y valorados en la pasada edición de SISMO, festival puntero de la escena contemporánea. “Una especie de autorretrato o documental escénico”, como lo define la propia Patricia, que contiene los cimientos a partir de los cuales indaga en los próximos proyectos. Formada como bailarina, vive a caballo entre Barcelona y Lisboa. Ensaya habitualmente en La Porta, un centro de investigación y creación de la ciudad condal. Allí desarrolla el proyecto ‘Ocupaciones’ junto a un grupo reducido de artistas, Sergi Fäustino, Paz Rojo y María Vera, con quienes busca remover “la fenomenología de los patrones económicos, laborales y de convivencia habituales”.

La Tristura se convirtió en grupo revelación de la escena independiente apenas comenzó su andadura en 2005. Tras estrenar los espectáculos ‘La velocidad del padre, la velocidad de la madre’ (2006),  ‘Años 90. Nacimos para ser estrellas’(premio Injuve 2008),y ‘Actos de juventud(2010), la revista ‘Ubu European Stages’ no dudó en calificarla como una de las compañías jóvenes más relevantes de Europa. Ahí es nada. Ahora, en su espectáculo más reciente, ‘Materia prima, actualmente de gira, han embarcado en la nave a cuatro actores nacidos después de 2001. Una vuelta de tuerca para ahondar en sus temas más recurrentes: la herencia, la educación, la violencia, el futuro… Y culminar un ciclo atravesados por la mirada y la voz de cuatro niños de apenas diez años que se preguntan: “¿Cómo éramos al principio? ¿Quién se acuerda? Al principio vivíamos a golpes…”


Y ¿qué se puede decir de Regina Fiz Santos? Una de las artistas más inquietantes, iconoclastas exquisitas y transgresoras (y, a su vez, no podía ser de otra manera, desconocidas) del panorama ibérico, como lo prueban creaciones como ‘Regina contra el arte contemporáneo’y ‘Regina’,estrenadas en Lisboa en 2008 y 2011. Regina, revela ella de sí misma, es un resultado y también un proceso, un tránsito, un camino sin retorno en busca de otros géneros, otros cuerpos, otros deseos. Si hubiera que definirla en una nube de palabras (o tag cloud) destacarían los términos “cuerpo”, “identidad”, “género”, “Abramovic”, “transformación”, “tecno-trans”, “arte queer”, “rebelión”, “Miguel Moreira”. Lo más avispados habrán tenido ocasión de verla en plena acción el pasado 27 de enero en La Pieza galería de Madrid.


Cambiando de tercio, y girando 180º, el pasado año irrumpía con fuerza el trabajo que la española Rosa Casado y el inglés Mike Brookes llevaron a cabo en el festival BAD de Bilbao bajo el título ‘Just a little bit of history repeating’, proyecto que estrenaron previamente en el B-Side Multimedia Arts Festival (Inglaterra, 2010). Para esta acción “site-specific”, en su afán de intervenir en espacios públicos, contaron con los testimonios de antiguos trabajadores de los astilleros de Euskalduna con los que visitaron la arquitectura, ahora ausente, de este complejo industrial. Su última creación, ‘What if everything we know is wrong?’, ya estrenada en septiembre de 2011 en la Brown University (Providence), tendremos ocasión de verla, sin falta, en junio de este mismo año en el Centro-Museo ARTIUM, en Vitoria-Gasteiz, y también en el PACT Zollverein (Essen, Alemania).



Y por último, no podríamos olvidarnos de una editorial: los Pliegos de Teatro y Danza, cuyo catálogo recoge, gracias a la incansable labor de su editor y hombre de teatro, Antonio Fernández Lera, lo más granado de la dramaturgia contemporánea española. No en balde, acaso convenga tener en cuenta, como sostiene Patricio Pron a propósito de‘La casa de la fuerza’de Angélica Liddell (La uÑa RoTa, 2011) que “la escritura dramática es lo más interesante que se escribe en España en este momento”. El debate está abierto.




Otros tags:
Gichi-Gichi Do, Regina Fiz Santos, La Tristura, Patricia Caballero

Otros contenidos relacionados:

COMENTARIOS
 
Numerocero ©. 2011-2017