Fallece Juan Marsé a los 87 años de edad

Juan Marse

Juan Marsé.

Juan Marsé murió el sábado por la noche a los 87 años en el Hospital de Sant Pau consecuencia de los problemas renales que padecía desde hacía tiempo. Marsé, nacido en Barcelona el 8 de enero de 1933, fue uno de los grandes autores de la generación de los 50, autor de novelas de referencia como Últimas tardes con Teresa , ganador del premio Planeta por La muchacha de la bragas de oro y reconocido con el premio Cervantes en 2009. Y, por encima de todo, un gigante de Barcelona, la ciudad que convirtió en personaje dialéctico de su obra literaria.

Compañero de generación de Manuel Vázquez Montalbán, Jaime Gil de Biedma, Juan Goytisolo, Terenci Moix y Eduardo Mendoza, Marsé creó personajes tan memorables como el Pijoaparte, el antihéroe arribista de Últimas tardes con Teresa . “Carlos Barral y José María Castellet esperaban de mí la gran novela obrera, y con Últimas tardes con Teresa los sorprendí con un charnego que no quiere hacer la revolución sino ascender socialmente”, decía Marsé. Esta es una de las claves de su literatura: explicar los conflictos de clase a pie de calle y no desde una tribuna académica.

Marsé era hijo de Rosa Roca y Mingo Faneca, un militante de Estado Catalán. La madre murió unos días después del parto y el bebé fue adoptado por Berta Carbón y Pep Marsé, que conocía Faneca de Estado Catalán. Era una familia de clase trabajadora de Gracia, un barrio que junto con los de la Salud, el Guinardó y el Carmel constituye el paisaje fundacional de la literatura de Juan Marsé. A partir de esa realidad vivida y sobre todo observada retrató tanto la burguesía como la clase trabajadora y las relaciones entre unos y otros en una Barcelona dibujada como presencia dura, hostil, como la de la Mercè Rodoreda de La calle de las camelias , con quien Marsé compartía territorio de memoria y una visión nada romantitzada de la ciudad picada de la posguerra.

Los tebeos, la literatura de quiosco y las sesiones dobles en el cine son otro de los marcos culturales del Marsé adolescente, que trabajaba en un taller de joyería. Todo ello irá apareciendo en su literatura, junto con la influencia de los grandes narradores, como Dickens y Balzac. El mismo Pijoaparte es una síntesis perfecta. “El Pijoaparte está muy vinculado a mi admiración por un personaje clave de la novela francesa del XIX: el joven de provincias que sin medios para hacer fortuna intenta prosperar entre las clases acomodadas, el Rastignac de Balzac, el Moreau de Flaubert, el Sorel de Stendhal “, aseguraba Marsé.

Ha dejado una gran herencia literaria

Su literatura, ya sea por estilo, por temática o por mirada ha influido en otros autores que han escrito sobre Barcelona y sobre las tensiones de clase en la ciudad: del Watusi de Francisco Casavella a la desubicación de clase de Kiko Amat y las correderas arriba y abajo de la Marina Espada de El día del ciervo . Javier Pérez Andújar es otro de los que recogen ese legado, porque como Marsé él también ha insertado la cultura popular de calle, quiosco y cine en la literatura. Y Gonzalo Torné, que a El corazón de la fiesta trabaja la dialéctica de clase y retrata ambiciones con el eco de aquel primer Marsé. El Turó de la Peira que Núria Cadenas describe a Secundarios es como el Carmelo de Últimas tardes con Teresatreinta años después. La picaresca y la desafección de Sergi Pons Codina a Mares del Caribe retiñe como la de los personajes de Marsé, y la Barcelona de Carlos Zanón es heredera suya y de Vázquez Montalbán. Así de diversa es la herencia literaria de Marsé sólo en Barcelona.

Después de vivir unos años en París, la biografía literaria de Marsé comenzó con Encerrados con un solo juguete (Seix Barral, 1960), finalista del premio Biblioteca Breve. “Fue entonces que conocí Carlos Barral, Jaime Gil de Biedma y los hermanos Ferrater -recordaba Marsé-. Los llamaba mucho la atención mi origen obrero, un atributo que yo no tenía ninguna intención de exprimir “. El mismo año que publicó la primera novela, Marsé recibió una visita a la joyería: era Carmen Balcells, que tras unos años de trabajar en la agencia literaria ACER empezaba a reclutar escritores para su propio proyecto empresarial, que con los años se convertiría en uno de los más importantes del mercado en lengua castellana, representante García Márquez, Vargas Llosa y Cortázar. “Le dije que no estaba seguro de que escribiera nada más -decía Marsé-. La vocación de escritor no me llegaría hasta Últimas tardes con Teresa, Publicada en 1966 “.

La vocación dio títulos como La oscura historia de la prima Montse (1970), Si te dicen que caí (1973), El amante bilingüe (1990), El embrujo de Shanghai (1993), Rabos de lagartija (2000) y Canciones de amor en Lolita s Club (2007). Su última novela publicada fue Esa puta tan distinguida (2016), que Club Editor publicará próximamente en catalán, traducida por Martí Sales. Y Lumen editará Viaje al sur , una obra inédita escrita en 1962.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: