Descubren por primera vez vapor de agua en la atmósfera de un exoplaneta potencialmente habitable

Exoplaneta con vapor de agua en la atmosfera

ESA/Hubble, M. Kornmesser

Los astrónomos han detectado por primera vez vapor de agua en la atmósfera de un planeta ubicado en la “zona habitable” de su estrella, una nueva etapa en la búsqueda de signos de vida más allá más allá del sistema solar. De esta rara perla, “súper interesante”, los astrónomos aún saben poco. Este exoplaneta, denominado K2-18b orbita alrededor de una estrella enana roja a unos 110 años luz de distancia de la Tierra. “Encontrar agua en un mundo potencialmente habitable, que no sea la Tierra, es increíblemente emocionante (…) y nos acerca a la respuesta a la pregunta fundamental: ¿La Tierra es única?”, dijo Angelos Tsiaras de la University College London y coautor del estudio publicado el miércoles en Nature Astronomy . “Las observaciones del telescopio espacial Hubble nos han permitido descubrir que el planeta tiene una atmósfera y que este contiene vapor de agua: dos buenas noticias si estamos interesados ​​en la habitabilidad del planeta”, explica Giovanna. Tinetti, coautora del estudio.

Utilizando datos capturados por Hubble en 2016 y 2017, los investigadores han desarrollado algoritmos para analizar la luz filtrada por la atmósfera del planeta. Los resultados revelaron la firma molecular del vapor de agua, dice un comunicado del University College London. “No podemos deducir que hay agua líquida en la superficie del exoplaneta, pero creo que es muy posible”, dice el astrofísico, también del University College London. Además, el planeta está ubicado en la “zona habitable” de su estrella, es decir, ni muy cerca ni muy lejos de su fuente de calor, sino justo donde la temperatura permite que exista agua en estado líquido y donde la vida, tal como la conocemos, podría desarrollarse.

Descubierto en 2015 por el telescopio espacial estadounidense Kepler, el exoplaneta K2-18b, orbita alrededor de la estrella K2-18, una enana roja ubicada en la constelación de León, a 110 años luz del sistema solar (un año luz es igual a 9,460 billones de km). Nueve veces más masivo que nuestro planeta (es una “super-tierra” como todos los exoplanetas que tienen una masa entre 1 y 10 veces mayor que la Tierra) y 2 veces más grande, K2-18b probablemente está compuesto de silicatos (como la Tierra, Marte y Venus) y de hielo.

Hace unas décadas, la idea de encontrar planetas potencialmente habitables o incluso mejor, agua en su atmósfera, todavía era una fantasía. Pero esto es solo el principio para saber si estamos solos o no en el universo. Los astrónomos tienen grandes expectativas para los telescopios de nueva generación, como el satélite TESS de la NASA, la misión ARIEL de la ESA o el telescopio espacial James Webb. “Con todas las super-Tierras que esperamos descubrir en las próximas dos décadas, este es probablemente el primero de una larga serie de planetas potencialmente habitables”, argumenta Ingo Waldmann. coautor del estudio.

Los avances con K2-18b están lejos de terminar: ahora queda por descubrir cuánto vapor de agua está presente en la atmósfera, si hay rastros de química orgánica, oxígeno y ozono. “Por ahora, el único planeta que conocemos, que alberga la vida, es la Tierra. Pero eso no significa que para ser habitable, un planeta deba ser exactamente igual “, dice Giovanna Tinetti. No debemos poner barreras, sino aprender a conocer estos mundos y “ver si algunos se destacan”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: