Horacio Quiroga, la cara del horror en habla hispana

admin 10/02/2019
Horacio Quiroga

El cuentista, poeta y dramaturgo uruguayo Horacio Silvestre Quiroga Forteza, nació en el Salto, Uruguay, el 31 de diciembre de 1878, siendo su padre un vicecónsul argentino se radicó en Argentina.

Carrera literaria

Sus primeros trabajos como escritor los desarrolló en colaboraciones con medios periodísticos. Fue el fundador de la revista Salto y la tertulia de “los tres mosqueteros”.

Su obra perteneció a “la generación del novecientos”, ya que se ubica entre el fin del Modernismo y el inicio del Vanguardismo. Su influencia para escribir sobre temas sobrenaturales y de terror, proviene de Edgar Allan Poe.

Con su libro de poesía “Los Arrecifes de coral”, inició su carrera literaria, la cual transcurre en su mayor parte en Buenos Aires, Argentina. Sin embargo, se traslada a vivir durante mucho tiempo en la Provincia de Misiones, lugar que le sirve de inspiración para los personajes y escenarios de sus más famosos cuentos.

Horacio Silvestre Quiroga Forteza

Obras

En 1901 escribe “Los Arrecifes de Coral” y es publicado en Buenos Aires, Argentina.

En 1906 publica su primer libro de literatura psicológica. el relato de “Los Perseguidos”.

El libro “Cuentos de la Selva” que pertenece al género de literatura para niños, lo dio a conocer en 1918.

Otras de sus obras son: El crimen de otro, Cuentos de amor, de locura y de muerte, El salvaje, Los desterrados, Historia de amor turbio, El desierto, Pasado amor, Las sacrificadas, Suelo natal, Anaconda, Más allá, entre otros.

Algunas de sus obras han sido plasmadas en películas: Historias de amor, de locura y de muerte; Almofada De Penas; Los verdes paraísos; El almohadón de plumas y Prisioneros de la tierra.

Vivencias desafortunadas

Tuvo una vida muy dramática, marcada por muchos infortunios en varios aspectos. Vivió una difícil situación económica, sus experiencias amorosas fueron conflictivas y estuvo rodeado de repetidos episodios de suicidio (el de su padre, su padrastro, su primera esposa) y el asesinato accidental de su amigo Federico. Estas vivencias dolorosas marcadas por el destino lo inspiraron para la creación de sus cuentos e historias.

Luego del suicidio de su padrastro, decidió realizar un viaje a París con la herencia que recibió. Su estancia en París no fue una buena experiencia, por lo que regresó a Montivideo andrajoso, con una la barba larga que mantendría por siempre y hambriento. Situación que lo inspiró para escribir sus recuerdos en “Diario de un viaje a París”.

Trágico final

Luego de tantas vivencias tristes y trágicas, descubre que padece de un avanzado cáncer de próstata incurable, por lo que opta por el suicidio. Muere por una ingestión de cianuro, en el Hospital de Clínicas de Buenos Aires, Argentina el 19 de febrero de 1937.

Siendo fundador y vicepresidente de la Casa del Teatro de la Sociedad Argentina de Escritores (SADE), su cadáver fue velado allí. Posteriormente, sus restos fueron repatriados a su país natal, a pesar de que el deseo de Quiroga era que su cuerpo fuera incinerado y sus cenizas las esparcieran en la que fue su mundo por mucho tiempo, la selva misionera.

Más tarde también se suicidaron su hija Eglé, su hijo Darío y su compañera de pasión, la también poeta Argentina Alfonsina Estorni.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *

shares
error: