El “Sol artificial” de China podría estar operativo en 2020

Fusion nuclear del sol

En términos de producción de energía, los científicos chinos han elegido el modelo más ambicioso: el sol. Actualmente están trabajando en una versión artificial de la estrella, que se supone que funciona, como el original, en el principio de la fusión nuclear. Lanzado en 2006, el programa HL-2M está en camino de estar operativo en 2020.

El objetivo es producir energía más limpia y barata que las opciones nucleares actuales. A diferencia de la fisión nuclear, la fusión nuclear, como la producida por el sol, no genera residuos radiactivos.

Si hasta ahora se ha preferido la fisión a la fusión en nuestras centrales nucleares, es porque la realización de esta última requiere temperaturas y presiones extremadamente altas.

El proceso se basa en la fuerza de los átomos que, cuando se fusionan, producen calor que puede transformarse en energía.

El proyecto HL-2M consiste en un gran reactor, construido por la  Corporación Nuclear Nacional de China  y el Instituto de Física del  Suroeste. Dentro de él, los investigadores planean calentar moléculas de hidrógeno a 200 millones de grados Celsius. Cuando el sol, el verdadero, no supera los 15 millones de grados centígrados en su corazón.

A esta temperatura, el combustible utilizado se transformará en un plasma particularmente inestable y, por lo tanto, peligroso. Los científicos planean canalizar este “sol artificial” en una construcción con forma de rosquilla llamada “Tokamak”.

Rodeado por poderosos campos magnéticos, se supone que este espacio reproduce las reacciones observadas en el centro de la estrella natural, manteniendo la energía confinada.

Si los científicos chinos logran superar estas limitaciones técnicas, el proyecto HL-2M podría ser una gran fuente de energía sin impacto ecológico. La actividad debe realizarse por etapas, hasta alcanzar las temperaturas colosales esperadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: