Ventajas y desventajas de los platos de ducha

Plato de ducha

Los platos de ducha son la instalación más demandada del mercado a día de hoy. La empresa expobath.com ofrece una amplia selección de platos de ducha de resina o carga mineral perfectos para modernizar cualquier cuarto de baño.

Para saber cuál es el plato de ducha que necesitas, lee a continuación todas las opciones a las que puedes acceder.

Platos de ducha acrílicos

Los platos de ducha acrílicos pueden fabricarse con pacas acrílicas que se moldean al vacío usando fibra de vidrio y poliéster. Debido a esto, existe una amplísima gama de colores y texturas para complementarlos.

Son muchas las ventajas que ofrecen este tipo de platos de ducha. En primer lugar, aguantan perfectamente todo tipo de impactos y rozaduras por fuertes que sean; además, protegen mejor que otro tipo de platos contra bacterias y hongos y su tacto es cálido y antideslizante. Por otra parte, para el caso de grietas o desperfectos, este es un material fácil de restaurar y pulir; además de muy económico.

En cuanto a sus desventajas, los platos acrílicos pueden resultar poco estables; son sensibles a productos de limpieza compuestos por disolventes o acetona; y son difíciles de encontrar en el mercado.

Platos de ducha de resina o carga mineral

Este tipo de platos se caracterizan, sobre todo, por su enorme durabilidad y resistencia; algo que consiguen gracias a que son recubiertos con una capa de gel coat: uno de los protectores de poliéster más efectivos que se pueden encontrar en el mercado.

Aportan propiedades antibacterianas, son estéticos y muy elegantes pueden imitar cualquier material, además de ser extraplanos y sintéticos. Son fáciles de limpiar.

Sus ventajas son la resistencia a los impactos y la protección extra que ofrece el gel coat contra las infecciones de hongos o bacterias causadas por la humedad, son los más destacados. Además, son muy fáciles de limpiar, extraplanos (no más de 3 o 4 centímetros) y totalmente antideslizantes.

Por el contrario, se trata de un material que no se puede pulir, que compite contra imitaciones de muy mala calidad, que no ofrecen las ventajas que hemos señalado, y son, lamentablemente, bastante caros.

Platos de ducha de cerámica

Hechos a base de caolín, feldespato y cuarzo con un tratamiento de vitrificado.

Entre sus ventajas destacan la belleza y la durabilidad (la porcelana es mucho más resistente que los demás tipos de platos de ducha).

Por el contrario, este tipo de producto es muy frio al tacto y son poco resistentes y pueden sufrir roturas ocasionadas por golpes; pero, sobre todo, no es un material que pueda pulirse ni es antideslizante.

Platos de ducha de piedra natural pizarra

La pizarra natural se fabrica a medida y es el elemento impermeable por excelencia. A estas ventajas hay que unir la extraordinaria durabilidad que tienen, la enorme resistencia a cualquier impacto y la exclusividad que aportan al cuarto de baño.

Por otro lado, son caros y difíciles de limpiar, sobre todo con productos de limpieza agresivos.

Platos de ducha de mármol

El mármol es elegante, muy plano, antideslizante y aporta muchas opciones decorativas en cuanto a colores y texturas.

Son el producto perfecto para baños que se configuran a medida, que requieren durabilidad y que están pensados para ofrecer un elemento especial en cuanto a la decoración, el lujo y la calidad.

Su carácter exclusivo, sin embargo, los hace caros, difíciles de colocar y sensibles a rozaduras, golpes, productos de limpieza estándares y cualquier tipo de mancha relacionada con esmaltes o tintes.

En resumen, elegir el plato de ducha, en principio, debería ser una decisión segura que esté perfectamente alineada con las necesidades estéticas y funcionales de cada casa o familia. Por eso, sabiendo los tipos de platos que puedes instalar, podrás también hacerte una idea más aproximada del producto que mejor funcionamiento te va a dar ahora y en el futuro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: