El interrogante de siempre: ¿comprar vehículo nuevo o usado?

Vehículo nuevo

Cada vez hay más personas que optan por obtener un coche de segunda mano. De hecho, el 60% de los habitantes en España han adquirido un vehículo usado por lo menos en una ocasión. Aparte, se han hecho encuestas en las que muestran que el 66% de los españoles afirman que actualmente comprarían un coche de segunda mano.

Debido al gusto de la población por los coches usados, la venta de coches nuevos ha descendido un 8,8% en estos últimos meses. Por lo tanto, estas personas tienen más interés en tener un coche usado que uno nuevo, ya que son muchas las ventajas.

Ventajas de comprar coches de segunda mano

Para adquirir un coche kilómetro cero hay que dirigirse a un concesionario y solicitarlo, pero en muchos casos hay que esperar semanas para recibirlo, mientras que al comprar coche segunda mano se puede obtener enseguida.

Al comprar un coche nuevo, es muy común que las empresas hagan llamadas a sus clientes para hacer la revisión del coche debido a problemas de fábrica. Esto suelen hacerlo algunas compañías durante los primeros 4 años, ya que es el tiempo que abarca la garantía. Por esta razón, quien compre un coche usado se ahorrará este inconveniente que lo puede dejar unos días sin su automóvil.

El pago de impuestos por tener un coche usado es mucho menor. Por ejemplo, al comprar un coche nuevo, los impuestos a pagar por la matriculación según el CO2, pueden llegar hasta un 14,75% del valor de la venta, sin mencionar el otro 21% por el IVA.

Al comprar un coche de segunda mano a un particular sólo se pagará el impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP) con un tipo de gravamen de entre el 4 u 8% sobre el valor verdadero del coche, dependiendo del lugar de residencia del comprador. Es verdad que adquirir un coche usado representa muchas ventajas, pero también hay ciertas desventajas a considerar.

Desventajas de comprar vehículos usados

Un compraventa profesional ofrece garantía por un coche de segunda mano, pero no son tan fiables como las empresas que venden coches nuevos, respaldadas por las empresas fabricantes, habitualmente, el tiempo de garantía es menor. Aparte, los profesionales de este tipo no abundan en España.

Coches de segunda mano

Aunque es cierto que hay muchas maneras de obtener un coche usado, hay que conformarse con los modelos disponibles que estén a la venta, ya que no se puede configurar el coche al gusto del comprador. Pero, es posible ahorrarse algunos dolores de cabeza si se siguen algunos consejos antes de comprar un coche usado.

Aspectos a tener en cuenta antes de comprar un vehículo a un particular

Las agencias de coches usados ofrecen garantías a sus vehículos, y suelen tener un historial de mantenimiento, algo que significa una tranquilidad a la hora de comprar. No obstante, los precios suelen ser mucho mayores que los que se manejan entre usuarios particulares. A la hora de adquirir un vehículo usado, fuera de agencia, es importante hacer una buena revisión del coche.

Comprobar si existen abolladuras o arañazos en el exterior del coche puede ser útil para el comprador a la hora de negociar el precio. A saber, asimetrías como un faro más bajo que el otro, si el capó está más ajustado de un lado, entre otras imperfecciones en la carrocería. Aparte, hay que pedirle al propietario del coche que lo conduzca unos kilómetros para evaluar si existen otros detalles mecánicos, como ruidos de amortiguación por ejemplo.

Asimismo, es importante poner atención al proceso del arranque para ver si este traquetea, lo que podría indicar que tiene un soporte mal ajustado o problema en el motor. También se debe verificar si se escuchan chirridos o zumbidos al girar la dirección, lo que podría deberse a un bajo nivel del fluido de la dirección asistida.

También, estando el coche parado, girar la dirección hacia un lado. Aquí se podrá observar el estado de las rótulas, de los guardapolvos de los palieres y los tacos. También, hay que tener en cuenta si el propietario realiza el mantenimiento al vehículo.

Al volante

Es recomendable que el comprador vea cómo el dueño maneja el coche. Así pues, observar si es brusco al arrancar o si lo hace con mucho cuidado, son pistas a tener en cuenta. Esto ayuda al comprador a determinar si el coche está en condiciones aceptables, ya que puede observar cómo el propietario lo ha tratado durante el período que lo tuvo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: