Trucos para evitar el mal aliento por las mañanas

Trucos para evitar el mal aliento

No son pocas las personas que sufren de halitosis en las primeras horas del día. En el 80 por ciento de los casos de mal aliento por las mañanas tiene un origen bucal. Las responsables de este desagradable olor son las bacterias de la cavidad oral y los restos de comida que se acumulan y no son retirados, bien por falta de higiene, limpiezas diarias deficientes o bien por malformaciones que dificultan el cepillado.

El mal aliento, también conocido como halitosis, es una afección desagradable que produce vergüenza, incluso, en casos extremos, ansiedad y estrés, causando rechazo a los encuentros sociales. Muchas personas que la padecen sienten tal pudor que no son capaces ni de hablarlo con su dentista, no obstante, es necesario saber que, en la mayoría de los casos, su origen es bucal, por lo que conviene hacerle una visita al especialista, pedirle una valoración profesional y consejo para darle una solución.  

Otros factores que influyen en el mal aliento son algunos tipos de alimentos, enfermedades o malos hábitos. En este artículo se van a dar unos consejos ofrecidos por de diente a diente blog, una página especializada en la salud bucodental. Aunque en la mayoría de los casos se puede mejorar el mal aliento con una higiene en boca y dientes adecuada y constante. Si siguiendo estos trucos, no funciona y el mal aliento persiste, habrá que acudir al médico para descartar algún tipo de enfermedad subyacente.

Cuidar la higiene bucal

Tal y como se ha comentado con anterioridad, la mayoría de los problemas de halitosis se resuelven mejorando la higiene de la cavidad bucal, por lo que este es el primer y más importante consejo. Es necesario ser constantes en la limpieza después de cada comida. El uso del cepillo y una pasta de diente de calidad es necesario, pero a veces no es suficiente, pues hay lugares a los que el cepillo no llega. Por este motivo, hay que incluir en la rutina de limpieza el hilo bucodental y los enjuagues bucales. Si se hacen comidas fuera de casa con frecuencia, será necesario llevar siempre un neceser con estos productos de higiene.

En este informe del mal aliento también se puede acceder a información detallada del origen de la halitosis y la importancia de una correcta higiene bucodental.

Prestar atención a la alimentación

La dieta tiene mucho que decir en el origen del mal aliento. Una alimentación basada en proteínas y pocos carbohidratos o el exceso de golosinas dan origen a la halitosis. También influye el consumo excesivo de café y alcohol y hay que hacer especial hincapié en que los fumadores tienen más probabilidades de tener mal aliento crónico.

La alimentación ideal contra la halitosis es una dieta saludable, por lo que mejorará la salud en general. En ella se deben incluir muchas frutas y verduras, que aportan gran cantidad de vitaminas y minerales, así como infusiones de menta, tés verde o negro.

Otras recomendaciones en relación a la dieta es comer cada 4 horas, evitar alimentos con sabores y olores fuertes, así como muy condimentados. Es importante beber al menos un litro y medio de agua al día e intentar no respirar por la boca.

Cuidar el sistema digestivo

Directamente relacionado con la dieta, es imprescindible cuidar el sistema digestivo. Una digestión inadecuada provocada por malos hábitos, como comer con prisas, causa gastritis, estreñimiento o colitis, provocando también el mal aliento. Por el contrario, ingerir fibra y beber abundante agua favorece una buena digestión y disminuye las posibilidades de padecer halitosis, además de mejorar la calidad de vida en general.

Evitar el ajo y la cebolla

Estos dos alimentos deben evitarse si se tiene mal aliento, especialmente por las mañanas, recién levantados. Hay que saber que, además de producir halitosis, su fuerte olor se exuda por los poros de la piel, por lo que también provocan un fuerte olor en el sudor.

Contar con algunas hierbas como aliadas

Las plantas son grandes aliadas para combatir numerosas afecciones y enfermedades. En el caso del mal aliento, son muchas las hierbas aromáticas que ayudan por sus propiedades antibacterianas, antiinflamatorias y antisépticas. La mayoría de ellas se pueden incorporar directamente en la dieta, como el romero, el perejil, la albahaca o el tomillo. Otras, en cambio, se pueden tomar en infusiones o incluso preparar con ellas enjuagues bucales.

Estos ejemplos que se reseñan a continuación son dos las recomendaciones con mayor eficacia para luchar contra la halitosis.

Infusión de clavos de olor

Hacer una infusión con clavos de olor es una de las mejores formas de combatir el mal aliento. Se puede ingerir o utilizarla como enjuague bucal. Sus beneficios son tan notorios que ya se utilizan en las fórmulas de algunas pastas de diente por sus propiedades antibacterianas. En este sentido, el consumo de clavo y la utilización de esta infusión ayuda a la eliminación del mal aliento, previene las caries, así como los dolores de diente y de las encías.

Hacer gárgaras de agua y limón

Hacer gárgaras con agua y limón es una buena costumbre que desinfecta y refresca la garganta, un remedio fácil de preparar que luchará activamente contra la halitosis.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: