Los mejores tips para un mejor trabajo en casa

Consejos para trabajar mejor en casa

No es ninguna novedad que cada vez hay más oferta y demanda de personas capaces de trabajar remotamente. La tecnología ha hecho posible que el teletrabajo sea cada vez más sencillo, a la par de que las personas buscan cada vez más control sobre su manera de trabajar.

Desde el 2019 el INE viene reportando una tendencia al alza de personas trabajando desde casa. Ya os imagináis lo que ha sucedido con estas estadísticas en el 2020.

Estos difíciles tiempos han hecho que el trabajo en casa pase de ser algo en ocasiones deseable a ser toda una necesidad.

Hoy más que nunca es importante ser flexibles y adaptarnos a los tiempos, y no es poco usual que para aquellos que están menos acostumbrados estos cambios impliquen sacrificios en términos comodidad, capacidad de atención e incluso salud.

Pero esto no debe ser siempre así, hay pequeños cambios que podemos hacer para lograr una mejor estación laboral incluso en los rincones más pequeños de nuestro hogar.

Crea tu propio home office

No todo el mundo tiene el privilegio de contar con una habitación extra que se pueda transformar en una oficina o despacho para trabajar con comodidad. Pero siempre hay maneras de encontrar un pequeño rincón que se pueda adecuar a las necesidades del momento.

A continuación, te presentamos nuestra lista de recomendaciones para lograr una agradable estación de trabajo incluso en espacios complicados.

Reordena tu sala de estar

En ocasiones tenemos elementos a los que no les damos mucho uso. En vez de tener una mesa de centro puedes arreglar tus muebles para acomodar en vez un pequeño escritorio.

Aprovecha tus esquinas

Las esquinas de un cuarto suelen a veces pasar desapercibidas y en ocasiones pueden ser espacios ideales para acomodar una repisa en forma de triángulo o en forma de L que nos quede a una altura cómoda para trabajar de pie o sentado.

De armario home office

Esa limpieza extensiva que dejó mucho espacio libre en el armario puede ser la excusa perfecta para crear un acogedor espacio de trabajo. En ocasiones, las mismas estanterías pueden ser utilizadas para acomodar libros, libretas y otros accesorios de trabajo, y las mismas tiras de iluminación para armarios sirven para alumbrar tu nuevo escritorio. Lo mejor de todo es que cuando llega la hora de descansar, la oficina queda escondida.

Utiliza cortinas para separar espacios

Cuando se trabaja en casa es normal buscar algo de privacidad. Algo tan simple como una cortina puede dar el efecto deseado sin requerir de complicadas estructuras o instalaciones. Algunas cortinas tienen incluso la función de auxiliar en aislamiento acústico y contribuyen con ello a un mejor espacio laboral.

Se creativo con la estantería de pared

Algunas soluciones de estantería plegable o estantería flotante son ideales para tener mesas de trabajo pequeñas que se pueden montar y desmontar cuando se necesita. Esto es ideal sobre todo para quienes trabajan con ordenadores portátiles pequeños y no requieren de escritorios grandes.

  • No olvides también mover los ojos. Es común que pasemos largas horas viendo al  monitor sin darnos cuenta de la poca actividad que le hemos dado a nuestros  párpados y ojos. Recuerda tomar descansos en los que des movimiento a todo tu cuerpo.
  • Procura variar tu postura de trabajo a lo largo del día. Considera invertir en un escritorio elevable. Numerosos estudios demuestran que variar entre trabajar de pie  o sentado contribuye a mantenernos alerta, aumenta nuestra productividad, nos ayuda en la quema de calorías diaria, previene lesiones y reduce el estrés.
  • Lo ideal es contar con un teclado y un ratón independientes que se puedan acomodar al gusto; pero si no se tiene acceso a estos accesorios adicionales se puede intentar colocar uno o dos libros debajo del ordenador portátil para lograr una  inclinación más cómoda a la hora de escribir.
  • Protege los codos, antebrazos y muñecas manteniendo un ángulo de 90 grados y los  hombros relajados tanto como sea posible. Esto evita lesiones en las articulaciones  que causen daños y dolor más adelante.
  • Si no se cuenta con sillas de trabajo, recuerda que las sillas de comedor suelen ser un  poco más bajas. Intenta elevar la altura utilizando toallas o cobijas en el asiento.
  • Cuida tu baja espalda cuando trabajes sentado. Puedes colocar un cojín angosto en esa zona para darte mayor soporte.

Da atención a la iluminación del cuarto en el que te encuentres. Mucha luz puede  provocar dolores de cabeza; poca luz puede provocar posiciones incómodas por  tratar de estar más cerca del monitor o los documentos. Lo ideal es contar con más  iluminación debajo de la altura de los ojos y menos iluminación viniendo desde arriba. Evita también sentarte cerca de ventanas que provoquen reflejos incómodos en tu ordenador.

Cuando se vive en espacios pequeños, en familia o con compañeros de piso, es entendible que no siempre podamos replicar las condiciones de la oficina en casa. Además, cada persona es diferente y algunos aspectos serán más fáciles de solucionar o más relevantes que otros.

Lo importante es que se den pequeños pasos hacia una situación laboral más cómoda y sana. El trabajo en casa ha llegado para quedarse y haciendo pequeños ajustes puede resultar en un cambio en el paradigma laboral con muchos beneficios a futuro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: