Mitos y recomendaciones sobre tus lentillas

Lentillas

Cada vez son más las personas que desechan las gafas en favor de las lentillas. Pero ¿qué es lo que debes usar? ¿Qué es lo mejor para tu salud visual?

No obstante, muchas se preguntan si son ciertos algunos mitos que han escuchado y que les hace estar reticentes a un producto tan fabuloso como las lentes de contacto Alain Afflelou. Estos son los falsos mitos o rumores que corren sobre las lentillas:

Son menos eficaces que las gafas

Este es un gran mito. Las lentillas son productos muy fiables, fabricados con materiales completamente seguros y que garantizan una comodidad absoluta. Son la mejor opción para conseguir una visión nítida al instante y corregir cualquier tipo de problema visual. Además, ofrecen una mayor amplitud de visión que las gafas.

No valen para todas las personas

Las lentillas son una opción muy utilizada por todas las personas que han percibido que tienen pérdida de visión. Son aptas para todos aquellos pacientes que las necesiten. Hay varios tipos de lentillas: diarias, mensuales y más, una perfecta para cada necesidad. Existen lentillas específicas para el astigmatismo, la miopía, la hipermetropía y la presbicia.

Pueden moverse hacia la parte trasera del ojo

Este miedo lo tienen muchas personas y es una de las causas que les impide decantarse por las lentillas. Que las lentillas puedan moverse hacia atrás es imposible ya que nada puede llegar hasta esa parte posterior del ojo. Tenemos una delgada membrana que recubre el ojo y consigue que nada pueda pasar hacia esa otra parte.

Lentes de contacto

Son incómodas

Es normal que necesites pasar por un período de adaptación, pero no son incómodas, solo hay que acostumbrarse a colocarlas y quitárselas correctamente, y a no olvidarlas dentro del ojo por más tiempo del recomendado. Es cuestión de práctica.

Recomendaciones para utilizar lentillas

Las lentillas no solo contribuyen a solucionar momentáneamente el problema ocular, sino que, también mejoran el aspecto estético. Deben seguirse ciertas pautas a la hora de utilizarlas:

  • Conservarlas cada una en su estuche para no equivocarse de ojo al colocarlas. Cada lentilla tiene una graduación, la que precisa el ojo en que será colocada, por eso, es tan importante tener mucha precaución con esto. Una recomendación es colocarlas o retirarlas comenzando siempre por el mismo ojo.
  • Ser muy cuidadosos higiénicamente. Antes de retirarlas del ojo o de colocarse las nuevas hay que tener las manos limpias, recién lavadas y secarse con una toalla que no desprenda restos como puedan ser pelusas o hilos. Una vez retiradas, hay que limpiarlas y desinfectarlas correctamente con el líquido que el óptico recomiende, nunca con agua corriente, ya que esta contiene bacterias que pueden infectar a los ojos.
  • Utilizar las lentes por el tiempo indicado. Si son desechables de un día, es importante cumplir a rajatabla con las indicaciones, así como las que son para ciertos meses, o para el día y la noche. En este sentido, también es importante reemplazar las lentillas por otras nuevas cuando el especialista lo haya recomendado.

Una correcta higiene diaria y un buen uso de las lentillas garantizan una correcta visión y evitan los problemas oculares que puedan aparecer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: