Qué hacer con los más pequeños en Lisboa

Qué hacer en Lisboa en familia

La capital lusa se ha convertido en los últimos años en el destino favorito de los españoles. La vecina Lisboa es una de las ciudades más vibrantes y carismáticas del continente. A lo largo de su historia, la tradición y la modernidad han logrado ir de la mano en una ciudad que se configura a partir del río Tajo y que cuenta con hasta 547.773 habitantes en su área metropolitana. Esa lucha incansable por preservar la nostalgia de sus palacios, las tabernas, los pequeños comercios, la bohemia de sus calles y la felicidad de sus gentes, ha convertido a Lisboa en una de las capitales que más crece en turismo desde 2014.

Y es que visitar la capital lusa en familia entra en los planes favoritos de los españoles que la visitan. Entre los blogs de viajes y recomendaciones, encontramos que Lisboa se posiciona en primer lugar como el país favorito para viajar con niños. Y entre las actividades predilectas, los visitantes eligen hacer el free tour de Guruwalk, la compañía que se encarga de dar tours gratuitos en español por diferentes partes de la ciudad.

Lisboa

La gran ventaja de los free tour en español es que se puede conocer la ciudad de una forma más accesible y divertida para los más pequeños de la casa sin ni siquiera tener que planear las diferentes visitas y perder tiempo en encontrar los diferentes puntos turísticos. En este tipo de visitas guiadas se puede reservar el tour de forma rápida, tan sólo es necesario elegir el día que se quiere realizar. Además, dentro de la variada oferta de tours, las opciones varían entre visitar lo más representativo de la ciudad y puntos de interés hasta otras visitas más temáticas y especializadas.

Lisboa con niños puede llegar a ser una opción relativamente cómoda gracias al buen tiempo y la vida tranquila. Entre los diferentes puntos turísticos que sin duda pueden parecer también atractivos para los más pequeños está el Castelo de Sao Jorge, que cuenta con una de las vistas más impresionantes y bonitas de la ciudad. Pero también resultará divertido para los niños, que podrán pasear por la muralla descubrir las almenas y torreones o contemplar las aves rapaces que permanecen en libertad por los pasillos del castillo. Desde Sao Jorge también se puede volver a bajar a la ciudad por medio del tranvía, lo que sin duda también será una aventura gracias al desnivel de las vías del mismo.

El tranvía 28 recorre barrios enteros típicos como el Chiado, Alfama o la Baixa; una buena manera de descubrir la ciudad de una forma más divertida gracias a sus históricos vehículos. Los elevadores también son típicos de la ciudad, pero hacen recorridos más cortos por la Lavra, la Bica y la Gloria, que son calles con muchos más desniveles.

Otro de los destinos atractivos para los más pequeños puede ser el Oceanário de Lisboa y el Jardim Zoologico. El primero de ellos está ubicado en el Parque das Naçoes y es el segundo acuario más grande de Europa con hasta 1.500 animales y plantas de más de 450 especies distintas. Además existe un ticket familiar que es mucho más económico que los tickets por persona. Respecto al Jardim, es uno de los zoológicos más importantes de Europa caracterizado por la conservación de especies y reconocido por la calidad de sus hábitats. Es el lugar perfecto para pasar un día con niños, que podrán estar en contacto con animales de todo el mundo de una forma muy divertida y también pedagógica. En la visita también se puede dar una vuelta en teleférico y ser testigo de una vista privilegiada sobre todo el parque.

Visitar la capital portuguesa

En el mismo Parque de las Naciones, donde se ubica el Oceanário, se encuentra también el Pabellón del Conocimiento (Cienvia Viva) de la ciudad, una zona abierta que cuenta con zonas de juego para niños, un jardín japonés, alquiler de bicis y carros. Está muy cerca de la Estación de Oriente, diseñada por Calatrava.

Otra actividad que puede parecer atractiva para los niños puede ser un paseo en barco por el Tajo, una experiencia sencilla y asequible. Se puede tomar cualquier barco de línea regular desde el centro de la ciudad hasta localidades como Casi do Sodré o Cacilhas. También hay un autobús anfibio que da paseos por el centro de la ciudad.

Si vamos a la ciudad en verano o en primavera, otra de las opciones podría ser visitar una de las playas cercanas. La mayoría se encuentra a muy pocos kilómetros de distancia de Lisboa, como Costa de Caparica, que se ubica en un entorno natural con zonas muy amplias y limpias. Otra de las más cercanas a la ciudad es la de Santo Amaro de Oeiras o Carcavelos. A todas ellas se puede llegar fácilmente a través del transporte público.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: