¿Qué es mejor, un TPV o una caja registradora? La comparativa definitiva

Caja registradora

Todo comercio necesita un aparato que se encargue de llevar todas las cuentas de los ingresos que se llevan a cabo gracias a las ventas conseguidas. Es algo que se extiende especialmente en el sector de la hostelería, uno en el que cada mesa debe llevar un buen seguimiento de cada pedido para evitar cualquier posible descuadre. Algo para lo que se usan toda clase de sistemas de gestión.

Existen diversos sistemas de gestión de caja para establecimientos de hostelería, tales como tpv y cajas registradoras, que pueden ser o no táctiles y cuyos precios pueden oscilar desde 200 € hasta unos 1.000 €. Ambos se usan por igual en este ámbito, aunque hay unas claras diferencias entre ellos tanto por experiencia de uso como por eficiencia y precios. Vamos a comparar los TPV con las cajas registradoras para salir de dudas y ver cuál es la mejor opción.

TPV vs caja registradora, ¿cuál es mejor?

Antes de nada, hay que disipar otra duda bastante frecuente actualmente. Puede que sea por costumbre, o por mero error de base, pero es muy habitual confundir un TPV con un datáfono. Por algún motivo, hay personal que trabaja en entidades bancarias y que confunde ambos términos, lo que lleva también a la confusión del consumidor. No, un TPV no es un aparato destinado a leer los datos de una tarjeta para hacer un cobro, es algo completamente diferente.

De hecho, estos sistemas de caja son compatibles con los datáfonos. Firmas como CholloBar ofrecen la posibilidad de usar TPV que aplican tasas de descuento a la hora de utilizar el datáfono. El negocio tendrá que aplicar la tasa mínima con cada cobro que se haga con tarjeta gracias a esta ventaja, ya que se reducen las comisiones bancarias considerablemente.

Dejando ambos aspectos bien claros, ya has visto que los datáfonos cobran una comisión del banco, vamos a ahondar ahora en la materia para ver las principales diferencias entre un TPV y una caja registradora. Hay muchas y muy importantes, sobre todo si miramos al sector de los hoteles, bares, restaurantes, cafeterías y pubs. Toma nota de lo que vamos a explicarte ahora.

El TPV

El TPV es un Terminal de Punto de Venta. Un aparato que consta de una pantalla táctil con la que se permite que el trabajador interactúe de forma directa sobre ella, seleccionado las opciones que desee de forma rápida e intuitiva. Pueden ser de tipo modular, con pantalla táctil separada del resto del dispositivo, o de tipo compacto, con todo integrado.

Los TPV modulares son los más frecuentes en cualquier negocio de la hostelería. Son fáciles de ampliar, lo que les permite irse actualizando para seguir funcionando de la mejor forma posible, se les pueden incluir diferentes tipos de impresoras para imprimir cualquier cosa necesaria. Desde albaranes hasta comandas de cocina o incluso cuentas para cada mesa, todo eso se puede hacer gracias a los diferentes tipos de impresión que permiten estos dispositivos.

Terminal de Punto de Venta

Asimismo, son aparatos cada vez más ligeros y pequeños, lo que facilita su colocación en cualquier parte del establecimiento en la que sea necesario. Además de eso, la pantalla táctil puede regularse tanto en altura como en inclinación, lo que remata la comodidad a la hora de utilizarla.

A todo eso hay que sumar que estos aparatos permiten una fácil gestión de los cobros, ya que también se encargan de calcular y gestionar impuestos, vales de descuento y cualquier otra función necesaria a la hora de hacer el cierre de caja. Se conectan con almacén y bodega para facilitar el inventario de productos, evitando el gasto indebido y maximizando los beneficios; también cuentan con herramientas para la gestión de comensales, que ayudan a optimizar el espacio.

La caja registradora

Las cajas registradoras son aparatos mucho más limitados en cuanto a posibilidades y funciones. Aunque también se pueden conectar a datáfonos e impresoras, de hecho muchas llevan una impresora integrada para elaborar los correspondientes tickets, no abarcan ni la mitad del abanico de posibilidades que tienen los terminales de punto de venta, sobre todo los más modernos.

Hablamos de cajas electrónicas que permiten hacer un seguimiento de las transacciones de los clientes y que agilizan el proceso de pago, siempre con la mayor precisión posible en cuanto al tratamiento de datos y registros. Disponen de un teclado, una pantalla y una impresora esencialmente. Gracias a eso, permiten el registro de las ventas, el cálculo automático de cambio e incluso la impresión de recbios y la búsqueda de precios.

Sin embargo, no son tan versátiles como los TPV en el sentido de que no son para nada ampliables. De hecho, a nivel de software son mucho más primitivas que estos otros aparatos. No pueden hacer control de inventario, ni tampoco llevar a cabo otras funciones más avanzadas como la gestión de mesas, ni mucho menos comunicarse con los dispositivos de los camareros inalámbricamente para imprimir las comandas que necesita la cocina. Todo eso queda descartado.

Son mucho más limitadas, aunque también más económicas. No obstante, poco a poco van quedando en desuso debido a las bondades que presentan los terminales de punto de venta.

Entonces, ¿cuál es mejor?

Por las ventajas que plantea, y por su enorme abanico de posibilidades, el TPV gana por goleada a la caja registradora como dispositivo de gestión dentro de la hostelería. Hacerse con uno es una opción más que aconsejable, sobre todo teniendo en cuenta lo que ofrecen empresas como Chollo Bar, única capaz de ofrecer un modelo de 17 pulgadas y táctil por menos de 360 euros.

Su propuesta mejora, con servicio técnico propio, cobertura de garantía y reparaciones directas con soluciones en 24 horas en caso de avería o fallo. Esta tienda es la única que hace todo eso y que, además implementa el sistema de gestión Go TPV, perfectamente adaptado a bares, restaurantes, terrazas y cafeterías, y en perfecto castellano. Una fórmula que supera en todos los sentidos a lo que podría ofrecer una caja registradora, y más con esto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: