¿De dónde proviene la expresión «somos lo que comemos»?

origen expresión somos lo que comemos

“Somos lo que comemos” es una de las frases más utilizadas para promover un estilo de vida más saludable. Nutricionistas, gimnasios, diversos textos y personalidades de todo tipo suelen utilizarla, siendo parte de nuestro arsenal de referencias útiles para sacar en cualquier conversación. ¿Te has preguntado de dónde viene la frase? Si la respuesta es afirmativa, hoy tendrás la respuesta.

La frase pertenece a Ludwig Feuerbach, quien fue filósofo y antropólogo de origen alemán. Se deriva de un párrafo del libro “Enseñanza de la alimentación”, escrito en el año 1850, en el que se lee la frase «Wollt ihr das Volk bessern, so gebt ihm statt Deklamationen gegen die Sünde bessere Speisen. Der Mensch ist, was er isst».

Si realizamos una traducción textual al español, nos encontramos lo siguiente: «Si se quiere mejorar al pueblo, en vez de discursos contra los pecados denle mejores alimentos. El hombre es lo que come». La frase nos da a entender que los alimentos tienen gran influencia en la calidad de nuestra salud, por lo que cuidar de la alimentación es fundamental para una vida plena.

Otros filósofos compartieron la misma idea

Muchas personas afirman que el verdadero origen de la frase se deriva de Hipócrates, considerado como el padre de la medicina moderna, pero realmente él no menciona esta frase en ninguna de sus obras. Lo más parecido en sus frases más conocidas, sería aquella de “Sea el alimento tu medicina, y la medicina tu alimento”.

La frase hipocrática hace énfasis en la importancia de la alimentación, pero realmente no es el origen de la conocida como “somos lo que comemos”, que definitivamente le pertenece a Feuerbach. De hecho, más que el interés por promover la buena alimentación, la frase esconde un significado mucho más profundo.

Ludwig Feuerbach

Siendo Feuerbach un ateo convencido, muchas de sus obras se dedicaban a criticar a las estructuras eclesiásticas, principalmente criticando la versión clásica del cristianismo dominante en su época, que indicaba que el hombre solo debía alimentarse de pan y agua, centrándose en alimentar el alma y descuidando el cuerpo físico.

De hecho, es necesario colocar la frase en contexto para entender mejor el origen de la crítica. Se trataba de una época donde se estaban produciendo grandes cambios sociales y el discurso de Ludwig Feuerbach tenía como centro el humanismo y la defensa del derecho a la alimentación de las clases más desfavorecidas.

Estaba en contra de la manipulación de las castas religiosas que dominaban la escena social y controlaban las riquezas en detrimento de la calidad de vida de los demás. Sin embargo, el discurso de este filósofo fue la base sobre la que se edificaron pensamientos que resultaron, para muchos, nocivos para la humanidad, como los de Marx y Engels, lo cual restó importancia a su obra.

¿Te ha interesado el tema? Puedes conocer otros artículos similares e interesantes visitando la página web Medioson y consultando todo el contenido que se actualiza de manera continua.  Semana tras semana tendrás temas de interés que seguramente te cautivarán.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: