Muere el famoso director británico Alan Parker

Alan Parker

Alan Parker.

Alan William Parker nació en 1944 en Londres y falleció esta semana de cáncer, según fuentes familiares. Además de director de cine, tanto en Inglaterra como en Hollywood, también fue productor, actor, guionista y uno de los fundadores del Director ‘s Guild de Gran Bretaña.

Actualmente, muchos -no todos- de los jóvenes directores son de clase acomodada, pero no siempre ha sido así. Parker nació en una familia económicamente modesta -padre pintor de paredes y madre cosidora- y estudió hasta secundaria.

En los años sesenta comenzó a trabajar en el mundo de la publicidad y poco después dirigía sus anuncios, una escuela para muchos directores, como los hermanos Ridley y Tony Scott y, entre otros, el catalán Jaume Collet-Serra.

El 1971 fue guionista del filme Melody , producido por David Puttnam, que sería productor de varias películas de Parker, como El Expreso de Medianoche (1978), segundo film del londinense, tras debutar en 1977 con el curioso musical Bugsy Malone , con una adolescente Jodie Foster; film que ganó cinco de los ocho premios del cine británico a que aspiraba.

El Expreso de Medianoche hace años que ha sido acusada de maniquea y racista, pero, en aquella época, la historia inspirada en hechos reales del joven estadounidense encerrado en una prisión turca triunfó y recibió nominaciones a los Oscar al mejor director y la mejor película. Tras 30 años de carrera y 25 filmes, no ganó ningún Oscar a la mejor dirección, pero sí el Premio del Gran Jurado de Cannes para Birdy (1984), un interesante filme antibelicista con dos protagonistas entonces desconocidos: Matthew Modine y Nicolas Cage.

Otra de las películas de Parker bien recibidas por la crítica y el público fue Arde Mississippi (1988). Un alegato antirracista protagonizado por Gene Hackman y William Dafoe, que interpretan dos agentes del FBI desplazados al sur de EEUU para investigar unos asesinatos en manos del Ku Klux Klan.

También estaba ambientada en el calor del sur El corazón del ángel (1987), adaptación no muy inspirada de la buena novela de William Hjortsberg. Tres actores hacían de reclamo: Robert de Niro, Mickey Rourke y una joven Lisa Bonet.

En 1981 filmó Después del amor , inspirada en la rotura real de su matrimonio y protagonizada por dos grandes actores, Albert Finney y Diane Keaton. Su producción también incluye una comedia, El balneario de Battle Creek (1994), que escribió él mismo. Y aunque dos filmes más, la adaptación de la novela de Frank McCourt Las cenizas de Ángela (1999), en el que plasmó la sencillez del ambiente de la novela y, en 2003, el ale alegato contra la pena de muerte la vida de David Gale , con Kevin Spacey y Kate Winslet, que fue un fracaso de taquilla y recibió críticas muy negativas. Quizá por eso fue su último trabajo.

Pero antes hay que comentar un género cinematográfico en el que se medio especializarse, el musical. Su debut, Bugsy Malone , era un musical protagonizado por niños haciendo de gángsters, pero haría cuatro títulos más, musicales, variados y que triunfaron.

En 1980 rodó Fama, un éxito de taquilla por el que recibió dos Oscar y seis Globos de Oro con la historia de la escuela de danza que luego triunfaría como serie de televisión. Dos años después, en 1982, sería el turno de Pink Floyd The Wall , con música del grupo británico, protagonizada por el también músico Bob Geldof y con fragmentos de dibujos animados. Gustó más la estética que el mensaje.

En 1991 filmó The Commitments, basada en la novela de Roddy Doyle sobre jóvenes de barrios humildes de Dublín que se quieren dedicar a la música soul . Participó el grupo The Corrs. Y finalmente Evita (1996), adaptación del musical teatral de Andrew Lloyd Webber, protagonizada por Madonna, que lo hizo mejor de lo que la crítica vaticinaba, y Antonio Banderas, que hacía cuatro o cinco años que se había trasladado a Hollywood.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: