Abren las fronteras: ¿dónde puedo ir y de dónde pueden venir los visitantes?

europa coronavirus

Después de tres meses bajo un estado de alarma, España levantó las restricciones de viaje nacionales a las 12 am del domingo por la mañana, y también reabrió sus fronteras a los pasajeros de los países de la Unión Europea y Schengen. Pero todavía hay una serie de excepciones que limitan la libre circulación dentro de estas zonas, y la incertidumbre en curso con respecto a terceros países.

A partir del 1 de julio, el gobierno español planea abrir las fronteras del país a los estados donde la pandemia de coronavirus está bajo control, pero por ahora no hay una lista de candidatos. La administración tiene la intención de aceptar un pacto europeo en esta lista, pero otros estados de la UE ya están diciendo que tomarán decisiones unilaterales al respecto.

A partir de hoy, los residentes de España pueden viajar a Suecia, ubicada en el extremo opuesto de Europa, pero no a Portugal, su vecino, que mantendrá sus fronteras cerradas a España e Italia hasta el 1 de julio.

Otro país que limita con España, Francia, no volverá a abrir sus fronteras hasta la medianoche de esta noche. Los ciudadanos del Reino Unido, que oficialmente abandonaron la UE pero aún están cubiertos por un acuerdo de transición hasta diciembre que les otorga todos los derechos como estado miembro, pueden ingresar a España. Pero cualquiera que tome el viaje opuesto tendrá que ponerse en cuarentena durante dos semanas a su llegada al Reino Unido, una medida que estará vigente al menos hasta el 29 de junio, a pesar de que España ha optado por no imponer una medida recíproca a las llegadas al Reino Unido.

Otra excepción a la apertura de fronteras para los países Schengen es Dinamarca, que mantendrá los controles fronterizos para la mayoría de sus miembros, incluida España, hasta el 27 de junio.

Si bien ya hay una serie de excepciones en Europa, las reglas para los países no pertenecientes a la UE y no Schengen aún no se han definido. España cuenta con el bloque de 27 miembros para acordar una lista de países seguros, con fechas de ingreso escalonadas de acuerdo con la situación epidemiológica en cada uno. Las fuentes consultadas por el Ministerio del Interior y de Asuntos Exteriores español no quisieron indicar qué países se incluirían, pero dijeron que aquellos ciudadanos a los que se les permitiría ingresar a partir del 1 de julio serán de los países que mejor controlan las nuevas infecciones por coronavirus. “Japón y Corea del Sur no son lo mismo que Brasil”, dijeron las mismas fuentes, citando casos de ambos extremos de la pandemia, y a pesar del hecho de que los dos países anteriores han visto nuevos brotes en las últimas semanas después de limitar inicialmente el impacto del pandemia.

Tomar una decisión sobre los Estados Unidos es particularmente complejo. Si bien la gestión de la crisis por parte de la administración de Donald Trump ha sido muy errática, Europa tiene un gran interés en abrir sus fronteras a ese país. Antes de que ocurriera la pandemia, España recibía más de tres millones de turistas al año de los Estados Unidos, y se encontraba entre los 10 principales destinos para la inversión de los Estados Unidos. Pero los intereses económicos se enfrentan a otros dos principios: salud y reciprocidad. Washington todavía veta la entrada de europeos en suelo estadounidense, lo que está impulsando a la UE a responder en especie.

América Latina es otra zona clave para España. Durante el estado de alarma, se autorizaron varios vuelos para permitir el regreso de los residentes españoles que estaban atrapados en países como Argentina, Colombia, Perú y República Dominicana. Pero cuando se trata de reabrir rutas regulares, el gobierno español planea esperar el consenso europeo.

A pesar de la importancia de estos vínculos para España, los residentes de América Latina, que es el nuevo epicentro de la pandemia, podrían estar entre los últimos en ser autorizados para ingresar a la Unión Europea. Sin embargo, ya existen lagunas. Durante toda la crisis, Portugal ha permitido que los viajeros provengan de Brasil, a pesar de que este último es el segundo país que supera el millón de casos de Covid-19, después de los Estados Unidos.

Si bien cada estado miembro tendrá la última palabra en sus fronteras, Bruselas insiste en que los 27 miembros de la UE deben abrirse a terceros países de manera coordinada y progresiva, siempre que tengan una situación epidemiológica igual o mejor. Entre estos, Bruselas está presionando por los países de los Balcanes occidentales: Albania, Bosnia, Kosovo, Montenegro, Macedonia del Norte y Serbia, dados sus vínculos con la UE y que se considera que han controlado la propagación del virus.

La UE advierte que los anuncios de ciertos socios, que están dispuestos a levantar las restricciones sin consultar a otros estados, están “amenazando la integridad de la zona Schengen”. Grecia está en la mira, después de haber aprovechado la temporada turística para hacer una lista de 29 países que considera seguros y firmar unilateralmente la reapertura de las fronteras con Israel a partir del 1 de agosto.

En medio de la presión del sector turístico para reabrir las fronteras, las fuentes diplomáticas también están preocupadas por la confiabilidad de los datos de coronavirus de terceros países, dado que existen dudas sobre la veracidad de la información que están suministrando.

Faltan solo 10 días para que llegue julio, las conversaciones se están intensificando. Los embajadores europeos abordaron el tema el viernes. “Ahora corresponde a los estados miembros acordar una lista común para que las restricciones de viaje puedan levantarse a partir del 1 de julio”, dijeron fuentes de la UE.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: