Los días de confinamiento aumentan las ganas de jugar en casa

Jugar en casa

Después de más de un mes de encierro en los hogares por la crisis sanitaria provocada por el coronavirus, los españoles buscan recursos online interactivos para que los días sean más amenos. Además de los videojuegos, otros juegos tradicionales de toda la vida, pero en versión online, cobran protagonismo

Estos días de confinamiento, desde que el Gobierno decretara el estado de alarma, ha brindado a las familias la posibilidad de pasar más tiempo juntos, para llevar a cabo actividades para las que habitualmente se podía… Pero, sin lugar a dudas, también ha ofrecido cantidad de horas para dedicarle al ocio y, sin salir de casa, y viviendo en la era digital, son los juegos en este medio los más populares.

Además de los videojuegos o la visión de series, películas, animes…, también se empiezan a popularizar de nuevo los juegos tradicionales, pero en su versión online. Es el caso del Parchís para navegador, que los usuarios no paran de buscar y al que se puede jugar con tan solo hacer clic sobre el enlace reseñado.

El parchís, líder de descargas para Android

Es sorprendente ver en estos días como una de las aplicaciones de un juego tan tradicional, como el parchís, se encuentra entre las más populares de las tiendas de Android e iOS. Y es que, a pesar de ser un juego bastante antiguo, sin grandes gráficos ni escenas de acción, se ha colado entre los juegos más descargados.

Para los padres más nostálgicos, es una oportunidad que deben aprovechar para jugar a estos juegos de tablero de la infancia a través del dispositivo móvil, a los que sus hijos están tan habituados.

Parchís

Este tipo de aplicaciones, como otras muchas de pasatiempos, son muy recurrentes para recordar tiempos pasados. Así que, para todos los interesados, no solo se puede jugar en el ordenador, sino también se puede jugar en la versión del Parchís para Android o iOS.

Ahora que toca estar tanto tiempo en casa, es saludable recordar estos buenos momentos vividos con los padres y transmitírselos, y volverlos a vivir, con los hijos. Son vivencias que se quedan para siempre en la memoria, y que adaptada a los nuevos tiempos se pueden recrear en los dispositivos móviles, haciéndosela mas cercana a los jóvenes, que se han criado con estos aparatos y que en ellos se mueven como pez en el agua. De este modo, los juegos de siempre se reinventan y se adaptan a la era digital para unir a las distintas generaciones alrededor de una actividad lúdica.

Historia del parchís

Fue en la India donde se originó este juego de manos del emperador Akbar el Grande, que tuvo la idea de transformar los jardines que rodeaban su palacio en algo similar a un tablero gigante.

En sus comienzos, las piezas del juego no eran fichas, sino doncellas, y era el emperador el que echaba la suerte lanzando veinticinco conchas. De este número indio (pacisi), se toma el nombre. El objetivo era llegar los antes posible al centro del tablero, donde si situaba el trono del emperador, y la ganadora recibía un premio de carácter erótico.

En el siglo XIX, los ingleses trasladaron este juego a Europa en el siglo XIX y perdió cualquier tipo de connotación sexual, sustituyendo a las muchachas por las piezas de marfil y las conchas por el dado y el cubilete, que ya se utilizaban en el popular juego de la oca, ampliamente extendido.

Reglamento

En cuanto al reglamento, y aunque no existe uno único, el resto se pueden considerar variantes del que se presenta a continuación.

Antes de comenzar la partida, cada jugador debe seleccionar un color, que puede ser rojo, amarillo, azul o verde.  Para decidir quien comienza la partida, los jugadores lanzan el dado y comienza el que saque mayor puntuación.

Al comienzo del juego, todas las fichas se encuentran en la casa del color de cada jugador y la partida transcurre por turnos. Cuando es el turno, cada jugador lanza el dado una sola vez, pero en caso de sacar un seis, vuelve a tirar tras mover la ficha. En caso de que el jugador no pueda mover, por tener una barrera cerca, por ejemplo, no hará nada, pero si tiene posibilidad de movimientos, tendrá que hacerlos.

Las fichas avanzan en sentido contrario a las agujas del reloj, comenzando desde la salida hasta la meta. Una ficha no se puede mover a una casilla donde ya haya dos fichas (barrera), siendo solo la casa o la meta la que pueden contener 3 o 4 fichas.

Cuando se come una ficha de un contrincante, se cuentan 20 pasos con la ficha de preferencia del jugador, siempre y cuando no exista una barrera que lo impida, no pudiendo dividir el avance entre dos fichas, es decir, contarse 5 con una ficha y 15 con otra. Se proclama ganador del juego el jugador que antes meta sus cuatro fichas en la meta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: