Todo lo que necesitas para ponerte en forma en tu propia casa con una cinta de correr

Cinta de correr en casa

Hoy en día está más de moda que nunca ponerse en forma en nuestra propia casa. Sin embargo, no debemos tomarnos esta cuestión a la ligera ya que, más allá de perder peso o tonificar nuestro cuerpo, hacer ejercicio debe ser siempre una actividad que nos tomemos con respeto y cautela. Al fin y al cabo, sobre todo si no somos profesionales, en lo que más cuidado debemos tener es en colocarnos en las posturas correctas, así como calentar antes del entrenamiento y estirar después, para prevenir posibles lesiones.

Teniendo claro este punto, lo que os queremos transmitir en este artículo es que es posible coger la rutina de practicar ejercicio diariamente si tenemos la motivación y continuar con ella sacándole el máximo partido a tu hogar para ponerte en forma. De este modo, en el post de hoy queremos hablaros sobre todas las posibilidades que tenemos de hacer deporte en nuestra propia casa utilizando un elemento básico y que muchos de nosotros tenemos por casa: una cinta de correr.

A pesar de que suele ser el típico accesorio que muchas familias olvidan en el trastero, lo cierto es que ahora mismo nos parece en momento ideal para no tener excusas y poner vuestra cinta de correr en el salón. Lo más duro de empezar a entrenar con ella es hacer la inversión de comprársela, ¡y eso ya lo tenéis hecho!

Si por el contrario todavía no tenéis en casa una cinta de correr y queréis aprovechar esta oportunidad para haceros con una al mejor precio, os recomendamos muchísimo la web de mejorcintadecorrer.com, donde os explican qué modelos existen y qué factores hay que tener en cuenta antes de comprar cualquier cinta de correr para casa.

Sácale todas las posibilidades a tu cinta de correr

Tener una cinta de correr en casa es un lujo, eso lo tenemos claro. Por eso, si tienes una en casa tienes que saber que hay muchas más posibilidades para ejercitarte que limitarte a pasear encima de la cinta. Y es que aunque pueda parecer un accesorio un tanto soso en cuanto a tipos diferentes de ejercicios, lo cierto es que tiene muchas posibilidades.

Por una parte, la cinta de correr es un excelente aliado del calentamiento inicial. Así, los días que no queramos hacer un entrenamiento centrado únicamente en ejercicios de cardio, la cinta nos puede ayudar muchísimo a calentar, iniciando con un pequeño paseo y terminando a trote para subir las pulsaciones.

Además, también es una gran aliada los días que centramos el entrenamiento en ejercicios de cardio y descuidamos un poco más la fuerza. En estos días, podemos añadir un extra para completar los ejercicios con unas pesas en los tobillos que nos ayudarán a mejorar nuestra resistencia y a tonificarnos un poco más.

Ejercicio en una máquina de correr

Combina las carreras con ejercicios de fuerza

Otra de las posibilidades que nos da nuestra cinta de correr en casa es la posibilidad de realizar un entrenamiento de lo más completo, combinando ejercicios de cardio de alta intensidad con entrenamiento de fuerza y ejercicios de fitness. De este modo, podremos hacer un entrenamiento de cuerpo completo combinando la cinta para el calentamiento y haciendo ejercicios alternos de fitness y resistencia con carreras cortas en la cinta para mantener altas las pulsaciones.

Además, por otra parte, siempre podemos comprarnos un par de mancuernas y ejercitar nuestros brazos mientras corremos en la cinta, para no descuidar estas articulaciones los días que solo tengamos entrenamiento de cardio.

Échale imaginación y diviértete

Dentro del mero ejercicio encima de la cinta de correr podemos encontrar muchos ejercicios que nos servirán para divertirnos mientras nos mantenemos en forma. En muchas ocasiones, hacer deporte puede ser mucho una cuestión de echarle imaginación y la verdad es que, en este sentido, la cinta de correr nos puede dar muchas opciones.

Una vez que nos hayamos familiarizado con nuestra cinta, podemos combinar nuestras carreras con movimientos diferentes en los brazos por ejemplo, evitando siempre apoyarnos sobre las barras mientras hacemos ejercicio. Otra de las posibilidades es intentar correr con las rodillas más altas, haciendo algunos saltos o cambiando la inclinación para aumentar nuestro fondo.

Juega con los botones y las opciones de entrenamiento que trae predefinidos tu cinta y prueba con distintos ejercicios e intensidades para encontrar aquellos que te sean más entretenidos, te gusten más o te den mejores resultados en tu entrenamiento. Incluso, actualmente, muchas cintas de correr admiten que tú mismo programes ciertos ejercicios y entrenamientos así que, deja volar tu imaginación y creatividad y empieza a experimentar con tu cinta.

Además, la cinta es un estupendo recurso para trabajar nuestra postura y aprender a colocar la espalda para hacer deporte. Uno de los trabajos más difíciles para cualquier novato en los deportes es aprender a colocar la espalda recta, con el pecho arriba y la mirada al frente.Finalmente, muy relacionado con la cuestión postural, la cinta de correr puede ser el aliado perfecto para corregir nuestros errores y los vicios posturales de nuestro cuerpo, gracias a que nos permite vernos de manera fácil, constante y directa para ver en qué partes fallamos o cometemos errores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: