“Cielo de Medianoche”: George Clooney perdido en la ciencia ficción

Cielo de Medianoche

En su nueva película como actor y director, producida y transmitida por Netflix, George Clooney prueba la narrativa anticipatoria apocalíptica. Desafortunadamente, esta larga y grandilocuente fábula humanista no convence.

Con su personalidad y su encanto tan atípicos en el panorama del cine estadounidense, hasta ahora había tenido el buen gusto de (casi) nunca abrumarnos. Tampoco en su brillante carrera como actor, bajo la dirección de los hermanos Coen (“O’Brother”, “Burn After Reading”) o Alexander Payne (“Los descendientes”) entre otros. Tampoco en su filmografía como director, marcad0 por muchos éxitos: en primer lugar: “Buenas noches y buena suerte” (2005), su sutil evocación del macartismo, y “Los pasos del poder” (2011), su nerviosa ficción sobre detrás de la escena de la política estadounidense.

Al concluir este lamentable año 2020, el impecable George Clooney decepciona a lo grande con “Cielo de Medianoche”, su nueva película producida y difundida por Netflix. En esta adaptación del best-seller apocalíptico de Lily Brooks-Dalton (“Buenos días, medianoche”), Clooney protagoniza e interpreta a un científico condenado por una enfermedad que, en el aterrador año 2049, vive solo en un laboratorio ártico. Abandonado a sí mismo y a su depresión antes de la aparición de una niña perdida, Augustine ha estado tratando desesperadamente de ponerse en contacto con astronautas en una misión en el espacio durante años. Ignoran el triste destino ecológico y sanitario sufrido por nuestro devastado planeta.

George Clooney, entre sus muchas facetas como actor, se ha dedicado en ocasiones a la ciencia ficción en obras memorables: “Solaris”, de su cómplice Steven Soderbergh, y “Gravity”, la película triunfal de Alfonso Cuarón. Por desgracia, en su nuevo intento delante y detrás de la cámara, el actor y director no escapa a las trampas de la edificación y el sentimentalismo. Entre un relato de anticipación y una fábula que provoca ansiedad, “Medianoche en el universo”, en forma de alta misa humanista, sumerge al espectador en una larga saga de dos horas que se asfixia bajo el peso de sus “mensajes” entregados con grandilocuencia.

Frente a la cámara del director Clooney, el actor Clooney, de barba desgreñada y voz temblorosa, se revuelve como un apuesto diablo para despertar la emoción del espectador. En vano, mientras la película lucha por darle un toque de vida a esta importante historia. A los muchos admiradores de George Clooney, en este triste momento, les hubiera encantado pasar unas felices fiestas en su amable compañía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: