Caldera de gas, el mejor sistema de calefacción

Sistema de calefacción

Llega el invierno y el fío, y es el momento en el que necesitamos calentar nuestra casa. A la hora de elegir cuál es el mejor sistema para calentar nuestra casa, hay muchos factores para decidir el correcto para tu hogar: el tamaño, su aislamiento, cuántas estancias necesitamos calentar, el clima de tu zona, el precio de la energía, los costes y dificultades de la instalación; su mantenimiento y, también, la ecología (algo que, según qué zona geográfica puede suponerte posibles ayudas y mucho ahorro).

Muchas veces queremos ahorrarnos una instalación y escogemos un método que nos parece cómodo y limpio, pero, a la larga, puede suceder que otro sistema te sería más económico, y ese ahorro te hubiera permitido invertir en los trabajos y costes de la instalación.

Las calderas de gas son la fórmula más utilizada para calentar una casa y también calentar el agua sanitaria ACS. El sistema de calefacción por gas se basa en un circuito de agua caliente repartido mediante tubos por toda la casa que comunican unos radiadores que se ubican en los lugares que mejor permiten una difusión del aire caliente.

Sistema de calefacción por gas

Las ventajas de este sistema es que calienta toda la casa por igual y no reseca tanto el ambiente, como otros sistemas como el air acondicionado por bomba de calor. Es muy práctico en espacios grandes y compartimentados por hbitaciones, al tener puntos de calor repartidos por todo ese espacio.

Tal vez el gran hándicap de este sistema es la distribución de gas natural o gas ciudad en determinadas poblaciones, pero en grandes ciudades como en Barcelona, el suministro de gas está más que extendido en todos los barrios, con lo que también encontramos aquí otra ventaja frente a otros sistemas.

Si instalas tu sistema de calefacción por caldera de gas, deberás llevar a cabo revisiones periódicas tanto de caldera como del circuito, por lo menos, una vez al año.

Lo mejor es que es ideal para todo tipo de viviendas, tanto grandes, como pequeñas; siempre y cuando nos interese calentar toda la casa por igual. En cualquier caso, este sistema permite cerrar las entradas de agua en los radiadores de las habitaciones en las que no queremos, o no necesitamos un punto de calor, lo cual la hace más eficiente.

Son recomendables para todo tipo de zonas, pero son especialmente rentables y aconsejables para zonas de climas fríos o muy fríos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: