La ilusión por aprender, ¿por qué el ser humano siente tanta curiosidad por descubrir nuevos conocimientos?

Ilusión por aprender

Existe un término todavía no reconocido por el diccionario de la Real Academia Española que hace referencia a la atracción por las personas inteligentes. Así, una persona sapiosexual es quien siente atracción hacia la inteligencia de otra persona, y la sapiofilia por tanto es ese fenómeno de sentir curiosidad y deseo por ese tipo de personas.

Sapiosexual deriva del latín “sapiens”, sabio. Las personas sapiosexuales no se guían por cuestiones físicas o de otra índole, o al menos no de manera exclusiva, sino que valoran en su elección la inteligencia y sienten excitación sexual por ello.

Aunque no se trata de un fenómeno contrastado de manera científica, los sexólogos advierten que este fenómeno se da más en las mujeres que en los hombres. Las mujeres valoran más en los hombres la inteligencia que ellos en ellas. Pero esto no quiere decir que los hombres no presten atención a la inteligencia, sino que responden antes con otras variables que consideran prioritarias.

La sapiofilia o la gente sapiosexual, aunque más bien el protagonismo que está obteniendo este fenómeno se debe en parte a la popularización de internet. Gracias a los smartphones y los dispositivos móviles, el acceso a internet está totalmente generalizado y cualquier persona puede acceder a fuentes de conocimiento que hace unos años eran prácticamente inalcanzables.

Internet, separar la información veraz y de calidad del fenómeno de la infoxicación

La ventana a la información que ofrece internet es tan amplia que incluso está provocando cambios muy relevantes en los sistemas educativos. En España, el sistema educativo se expone a una necesaria transformación, una transición que lleva años posponiéndose porque para que el cambio sea eficaz necesita del consenso de muchos actores: comunidad educativa, padres, alumnos, el estamento político…

Hoy en día, un niño con acceso a internet puede conocer en profundidad y con mayor detalle todo lo que aprende desde el colegio, pero esto no significa que la escuela siga siendo obligatoria.

Niño con acceso a internet

Sin embargo, en internet hay que saber separar bien el grano de la paja, es decir, la información de calidad de lo que se conoce como infoxicación. Este proceso consiste en acumular un exceso de información tan brutal que hace que la persona que la recibe sea incapaz de digerirla.

En la actualidad, cada vez que nos asalta una duda sobre algo, corremos a internet para que nos la aclare. Somos consumidores compulsivos de información, pero hay tanta cantidad que, a veces, se nos atraganta y no somos capaces de procesarla. Y esto ocurre en el mejor de los casos.

La situación se agrava cuando la información a la que tenemos acceso no está contrastada, no es veraz, o en algunos casos es simplemente manipulación o información errónea, las denominadas fake news si acudimos a la actualidad y las noticias y no a información general.

La importancia de seguir aprendiendo

Te interesas por buscar algo en internet, por ejemplo en Wikipedia, y desde ahí vas pinchando enlaces que te aparecen en el mismo artículo y continuas el proceso durante un largo tiempo. Al final, descubres que lo último que has leído y por lo que has sentido interés se aleja por completo de la búsqueda inicial. Seguro que esta situación te ha pasado más de una vez.

Internet permite todo esto, aunque lo cierto es que lo recomendable es acudir a fuentes de información, ya sea de cultura general o de conocimiento más específico, de garantías. Un ejemplo de ello es comosaber.blog, un blog que ofrece información actualizada acerca de cómo saber muchas cosas, con un diseño sencillo y un buscador a modo de lupa. La web actúa como una enciclopedia online gratuita en la que avanzar en el proceso de conocimiento.

El proceso de aprendizaje debe ser una tarea diaria. Otra plataforma en la que se puede profundizar en el aprendizaje diario es Youtube. Si hace un tiempo en el portal de vídeos eran habituales otros contenidos, cada vez ganan más relevancia los canales sobre aprendizaje y divulgación, y vemos que algunos divulgadores de música, arte, historia, deporte, ciencias o literatura acumulan miles de seguidores y sus vídeos tienen un éxito muy potente.

Mediante el aprendizaje y la adquisición de conocimientos, las personas conseguimos más herramientas para resolver problemas, nuestro estado de ánimo se fortaleza y esto nos ayuda a conocer gente nueva, porque sentimos interés por otras disciplinas.

A nivel de salud mental, el aprendizaje reduce el estrés y la ansiedad. El proceso de concentración necesario para aprender algo que nos resulta interesante aumenta nuestra capacidad de motivación y esto ayuda en gran medida a aumentar el nivel de autoestima.

Recetas de cocina, datos curiosos sobre ciencia o matemáticas, qué hay detrás de los fenómenos meteorológicos, la astronomía o la geología, la historia… cualquier disciplina es eficaz para generar sensaciones positivas en nuestro organismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: