Actualizar WhatsApp: clave para evitar hackeos en el uso del servicio web

Actualizar WhatsApp

Las aplicaciones de redes sociales nos ofrecen su versión web para facilitar nuestra comunicación, pero ¿son realmente seguras estas versiones web?

Una de las aplicaciones más utilizadas actualmente para la comunicación es WhatsApp que, gracias a la globalización, se ha extendido internacionalmente. Su uso es tan común que se vieron en la necesidad de crear su versión web para facilitar el medio de conexión.

Esto fue una medida bastante práctica para los usuarios, pues ahora podrían conectarse desde otros dispositivos. El detalle está en la forma de ingreso a tu sesión.

Cómo funciona

Para acceder a tu sesión en WhatsApp web, la página solicita tu código QR. Del inglés Quick Response code, que traducido al español significa “código de Respuesta Rápida”; el código QR es un código de barras cuadrado que almacena datos, la mayor parte del tiempo, de un enlace web.

Esto permite que entres directamente a tu sesión tal cual se encontraba en tu dispositivo principal, con tus chats y tus contactos. Pese a ser una útil opción para los usuarios, solicitar el código QR también deja abierta la posibilidad de que un hacker se apodere de él.

Aplicaciones tan famosas como Whatsapp se encuentran constantemente haciendo actualizaciones, no solo para hacerlas más entretenidas, sino también para arreglar fallos que suelen presentarse en su sistema de seguridad, para prevenir ataques de hackers.

Evitar hackeos en el uso del servicio web

Por esta razón es tan importante presionar la opción de actualizar mi WhatsApp. Es una acción que sólo tomará unos minutos de nuestro tiempo y que es necesaria para seguir disfrutando responsablemente del servicio.

Recientemente se publicó una noticia sobre la forma en que los hackers se aprovechan de la solicitud del código QR de Whatsapp. Es posible crear sitios web con la apariencia del sitio oficial de una aplicación, con un código QR que, al ser escaneado, es capaz de acceder a la sesión de la persona sin que ésta se dé cuenta.
Es decir, que una persona podría ingresar a nuestros contactos, chats e, incluso, realizar configuraciones en nuestra sesión sin que, siquiera, sepamos que se encuentra abierta.

La compañía de seguridad informática, Eset advierte que esta técnica puede ser utilizada también en cualquier otro servicio para el que se solicite una validación por códigos QR. Y es que la rapidez que caracteriza a este código facilita a los usuarios un acceso, pero el nivel de rapidez es proporcional a la facilidad con la cual aprovecharse de él un criminal informático. Así que, como vemos, es una espada de doble filo.

Qué hacer al respecto

Tanto en el mundo digital como en el mundo físico, nada viene dado de manera gratuita; por un beneficio que se obtiene, hay que dar algo a cambio. Mientras más alcance tiene una aplicación, más usuarios acceden a ella, lo cual les permite a todos estar interconectados, pero, al mismo tiempo, más expuesta se encuentra a ataques cibernéticos.

Si bien la forma de ingreso ofrecida por la plataforma de WhatsApp deja a sus usuarios vulnerables, son ellos quienes deben asegurarse de entrar a los sitios web oficiales correspondientes a la aplicación.

Es muy importante actualizar constantemente, no solo WhatsApp, sino todas nuestras aplicaciones para disminuir las posibilidades de un hackeo pues, así como surgen nuevas versiones de un servicio con nuevos gadgets y opciones de disfrute, también surgen nuevas formas de acceder a ellas sin consentimiento. Es un deber de cada usuario conocer a lo que se enfrenta en el mundo digital.

El detalle está en que, cada vez que surge una aplicación nueva, el usuario suele adentrarse en el mundo de la app sin hacer mucha investigación sobre la misma y, cuando de comunicación se trata, es sumamente importante corroborar el sistema de seguridad que se posee para no comprometer nuestra información y, más importante aún, nuestra privacidad.

No es necesario convertirnos en profesionales de la ingeniería en computación, simplemente investigar un poco, de manera que hagamos un uso consciente de nuestras redes y no permitamos una entrada a un extraño información que no deseamos compartir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: