FIB 2016
Better Call Saul

Cuenta atrás: Better Call Saul

Publicado el 12.01.15
por Rebeca Suárez
@rebecasrz

¿QUÉ SABEMOS?

El final de ‘Breaking Bad’, una de las series más disfrutadas y aclamadas de la historia de la televisión, nos dejó a todos con un más que evidente síndrome de abstinencia.  Reemplazar la metanfetamina azul de Walter White parece tarea imposible, pero Vince Gillian y Pater Gould nos ofrecen la que podría ser nuestra  metadona definitiva con ‘Better Call Saul’, la historia de Saul Goodman (Bob Odenkirk), el inventivo y astuto abogado al servicio de la calaña más variopinta de Alburquerque.

Cuando nos despedimos de él, el bueno de Saul se disponía a desaparecer del mapa, pero ‘Better Call Saul’ no despejará la incógnita de qué pasó más allá de ‘Felina’ con el resolutivo picapleitos, sino que dará un salto atrás en el tiempo hasta el 2002, seis años antes de que su camino se cruzada con el que se convertiría en el traficante más peligroso de Nuevo México.

El spin-off más esperado de la nueva edad de oro seriéfila será una drama de una hora aproximada de duración cuya primera temporada contará con diez capítulos (y cuya segunda entrega, esta vez de 13 episodios, ya está confirmada para 2016). Su estreno llegará el próximo 8 de febrero a EE.UU., (emitiendo el segundo episodio al día siguiente antes de continuar con su emisión tradicional semanal), mientras que en España podremos disfrutarla en V.O.S. a partir del 9 de febrero en Movistar Series.

 

¿QUÉ SOSPECHAMOS?

Muchos se habrán hecho una idea de este acercamiento a la vida y milagros de Goodman como una extensión más de sus apariciones en ‘Breaking Bad’, donde incluso en la más tensa de las situaciones el excelente Odenkirk conseguía dotar de humor y picardía su intervención. Pero a pesar de que en un primer momento sus creadores coquetearon con la idea de hacer de la serie una comedia de media hora de duración, este traspaso definitivo de personaje secundario a foco central de la historia parece estar mucho más interesado en la idea de dotar de una existencia compleja y emocionalmente significativa al abogado que ahora responde al nombre de Jimmy McGill. Aunque estamos seguros de que el humor negro e incómodo, marca de la casa, seguirá teniendo un lugar de honor en la historia. En palabras del propio Bob Odenkirk, la serie será “85% drama y 15% comedia”.

 

¿QUÉ TENEMOS?

La expectación de ‘Better Call Saul’ es máxima y AMC lo sabe. Por eso nos ha ido dando pequeñas dosis de propaganda, videos e información que nosotros hemos devorado como yonquis. Primero fue un teaser brevísimo en agosto, al que siguió uno aún más breve en septiembre. Para finales de año, nos echaron un hueso nostálgico en forma del primer encuentro entre Saul y Mike y a partir de ahí, ya pudimos disfrutar de otro mini tráiler que consigue, una vez más y de manera holgada, llegar a la meta fijada por AMC: dejarnos con el nivel máximo tanto de curiosidad como de ganas por hincarle el diente de una vez a la serie.

 

¿QUÉ NOS GUSTARÍA?

La serie ‘Fargo’ ha puesto sobre la mesa una opción que hasta ahora parecía casi quimérica: la de rendir constantes homenajes a la obra precedente sin renunciar en ningún momento a  la expresión de una voz propia y coherente.  Eso es exactamente lo que queremos para ‘Better Call Saul’.

Sabemos que contaremos con la intervención de otro favorito de ’Breaking Bad’, Mike Ehrmantraut (Jonathan Banks), y que todo a punta a que compinches y enemigos de Walter White se sumen a esta nueva aventura, incluidos posibles cameos tanto de Bryan Cranston como de Aaron Paul. Pero aunque estamos seguros de que disfrutaremos como enanos cuando estas caras conocidas aparezcan en nuestras pantallas, nos gustaría que ‘Better Call Saul’ encontrará su propio discurso más allá de los anecdóticos guiños al pasado (en su caso, el futuro) y del uso del mismo humor y línea temporal quebrada de la serie que le dio pie.

 

¿QUÉ TEMEMOS?

Que levante la mano el que no arqueara la ceja con escepticismo ante el anuncio de que ‘Breaking Bad’ iba a tener un spin-off. No es cuestión de falta de fe ante la pericia narrativa de Vince Gillian y compañía -ésta ya ha quedado demostrada de manera irrefutable-, ni de falta de interés hacia el carismático Saul, sino de cierta respuesta racional que nos dice que siempre es mejor levantarse de la mesa con el buen gusto de una comida excelente, que quedarnos sentados devorando hasta reventar.  ‘Breaking Bad’ no necesitaba ningún tipo de apostilla y por eso puede que, entre la excitación ante las prometedoras posibilidades de ‘Better Call Saul’, demos micro a esa pequeña voz en nuestra mente seriéfila que se pregunta si ésta no será más una respuesta monetaria ante la falta de series de tirón de AMC tras el fin de ‘Breaking Bad’ y ‘Mad Men’, que una obra con peso propio capaz de hacer sombra a su predecesora.

Otros tags:
Breaking Bad

Otros contenidos relacionados:

Better Call Saul
09.02.15
Un 2015 de serie
05.01.15
COMENTARIOS
 
Numerocero ©. 2011-2017