FIB 2016
Kanye West

Kanye West

G.O.O.D. Music / Def Jam, 2016
9.0
Publicado el 15.02.16

Más de 20 millones de personas se conectaron el pasado 11 de febrero a Tidal para ver la presentación de Yeezy 3: no nos engañemos, la mayoría estábamos pegados a la plataforma de Jay  por escuchar lo nuevo de Kanye West, no por la colección. La presentación fue un despropósito, empezando por la puesta en escena, inspirada en la foto que Paul Lowe hizo en un campo de refugiados en Ruanda a los miles de personas que huían del genocidio hutu. Aunque el uso de la foto tenía el beneplácito de Lowe (a los refugiados no se les preguntó, huelga decirlo), el contexto en el que se empleó levantó ampollas. No es la única metedura de pata de West en estas últimas semanas en que se ha dedicado a tuitear sin control alguno: defendió la inocencia de Bill Cosby, respondió al ya famoso tuit de Amber Rose sobre sus preferencias sexuales con una sarta de declaraciones que apestaban a homofobia y para terminar de liarla rapeando en 'Famous' que la “zorra” de Taylor Swift es famosa gracias a él (la misoginia del hip hop y el uso de “bitch” para referirse a las mujeres da para tesis, pero no estaría mal que las mujeres terminásemos de reapropiáramos de la palabra para darle la vuelta, como ya han hecho homosexuales y negros con otros términos: ya lo hizo Lil Kim con 'Queen Bitch', lo hicieron las riot grrrls y Madonna hace años que lo lleva como bandera).

Todo forma parte de esa máquina de hacer titulares en que se ha convertido Kanye West en los últimos años y a la que él mismo se refiere en el freestyle 'I love Kanye', en la que se hace eco de todas las reacciones que despierta, del odio a la decepción, y que termina con un nada humilde “I love you like Kanye loves Kanye” que confirma una vez más que Kanye está encantado de haberse conocido y que todos deberíamos estarlo. Basta echar un vistazo a todo lo que el propio Kanye ha escrito y dicho sobre 'The Life of Pablo'  (el apóstol, no Picasso ni Escobar): desde que tiene como misión ayudar al mundo (que nadie se sorprenda si en cinco años saca un disco que se llame 'El evangelio según Yé') a que es el mejor disco de la historia. Borrar de un plumazo todos los estilos musicales y álbumes publicados hasta la fecha para coronar a 'TLOP' como el disco definitivo es un disparate del que él mismo se tuvo que retractar, pero de lo que no cabe duda es de que es uno de los mejores álbumes de Yé.

En 'TLOP' todo es hiperbólico (salvo la portada, que sólo da para meme), desde la lista de colaboraciones (The Weeknd, Frank Ocean, Rihanna, Kendrick Lamar, Sia, Chance The Rapper...) a la extensión: nada menos que 18 temas en los que va desgranando todas sus obsesiones, de la religión a la fama pasando por su familia (como en 'Father Stretch My Hands Pt. 1', dedicada a su padre  y en la que vuelve al soul). Pero a diferencia de 'Yeezus' o '808s & Heartbreak' , con los que rompió con todo para disgusto de muchos de sus fans, aquí tenemos a un Yé más “clásico”, con una producción cuidada al detalle y una batería de samples sobre los que escupe sus rimas. Aunque es fácil reconocer al Kanye de 'My Beautiful Dark Twisted Fantasy' y 'College Dropout'), no se queda ahí, y factura esos momentos de gospel con tacos que prometió ('Ultralight Beam', 'Low Lights'), soul y experimentación à la 'Yeezus' ('Facts (Charlie Heat Version)', 'Wolves', 'Freestyle 4'). Con 'The Life of Pablo', Kanye ha decidido pasarse por el forro cualquier convención sobre la homogeneidad o la coherencia y en su lugar ha hecho una demostración de fuerza tocando varios palos, haciendo alarde de conocimientos musicales enciclopédicos y dando nueva vida a clásicos como  el 'Bam Bam' de Sister Nancy que insufla 'Famous'. Será un bocachancla, se pondrá a tuitear sin tomarse la pastilla y dirá una y mil veces que es dios... y en lo musical es muy difícil discutírselo. 

COMENTARIOS
Tu nota: ( opcional )  
   
 
Numerocero ©. 2011-2017