FIB 2016
Wire

Timeline: Colin Newman

(Wire)

Publicado el 30.04.13
por Guillermo Arenas
@GuillermoArenas

1954

Nace en Salisbury, Inglaterra, donde vive hasta los siete años, momento en el que su familia se muda a Durrington.
 

“Nací en Salisbury porque era la única ciudad grande cercana al pueblo donde crecí hasta los siete años, Durrington. Mi infancia fue bastante corriente y agradable. A los siete años nos mudamos a una ciudad llamada Newbury, donde viví hasta que tuve edad de ir a la universidad. En general, no tengo malos recuerdos de mi infancia”.

“A mis padres no les interesaba la música,  pero mi tío me dio un tocadiscos cuando tenía unos seis o siete años, un aparato muy básico de sonido mono, y un puñado de discos, singles casi todos. Eran todas cosas comerciales de finales de los 50 y principios de los 60, cosas que seguro no conoces y es mejor que no conozcas. Pero eso no impidió que empezase a interesarme en la música: uno de mis primeros recuerdos es estar en una tienda en Durrington, poco antes de mudarnos, y escuchar ‘Telstar’ por la radio. El presentador del programa lo describió como “el sonido del futuro”, y a mí me pareció increíble. Poco después de eso llegaron The Beatles. Esos son mis primeros recuerdos relacionados con escoger música, con ir a comprar discos”.

“Hay algo muy interesante en la manera en la que gente que es mucho más joven del target de un determinado tipo música llega a ella y cómo la entiende. The Beatles se separaron antes de que yo llegase a la universidad, con lo que su público tipo era al menos unos diez años mayor que yo. Así que nosotros éramos unos críos expuestos a toda clase de cosas extrañas. Supongo que fue una época que podríamos calificar de expansión mental. Entre finales de los 60 y principios de los 70 estaba muy metido en la psicodelia, el primer prog rock… Eso me llevó a tocar música”.

 

Principio de la década de los 70.

Crea Tyres, su primera banda, con su amigo Desmond Simmons. Estudia en la Watford Arts School, donde coincidirá con Bruce Gilbert posteriormente miembro fundador de Wire

“Entré en mi primer grupo en 1970. El grupo, Tyres, cayó en el olvido, y es mejor así, pero fue el comienzo de una larga amistad con Desmond Simmons, que falleció tristemente a principios de este año. Él tenía una habitación de música en su casa, con un piano, guitarras, etc. Él podía tocar cualquier cosa, yo simplemente hacía lo que podía y cantaba. Como estaba en un grupo me vi obligado a aprender a tocar la guitarra”.

“En esa época leíamos el NME de cabo a rabo, nos gustaba todo. Cualquier cosa que ocurriese en el periodo entre 1970 a 1975 es lo que estábamos escuchando. Había algo muy inocente en los 60 y todo el periodo anterior al punk en los 70. No había ese elemento tribal de “tiene que gustarte este tipo de música pero no este otro”. Nos gustaban cosas muy distintas”. 

“Fui a una escuela de arte porque quería estar en un grupo de música, es algo que tenía muy claro, pero también me gustaba mucho el ambiente que había allí, me encantaba la libertad que te daban. Me permitieron ser la clase de persona que yo quería ser. Entre los profesores de Watford había gente increíble. Los tutores me ayudaron muchísimo para salir adelante haciendo casi nada. Fue ese ambiente el que me ayudó a desarrollarme como artista. Era un sitio en el que no te presionaban para que siguieses una determinada carrera, ahí podías hacer tu propio trabajo. Tuve la suerte de estar ya en Wire al final de mi estancia allí”.

“Fue muy importante estar allí. Tienes que entender qué estás haciendo y por qué lo estás haciendo. En la manera en la que funciona la mayoría de artistas, primero crean su obra y luego tratan de entender qué es lo que significa y si es lo suficientemente bueno.  No creo que nadie trabaje en serio estableciendo primero el marco y diciendo “bien, esto es lo que voy a hacer”. Eso para mí suena más a ciencia que a arte. Pero entender cómo encaja eso que has hecho, como encaja con otras cosas, qué sentido tiene, como se puede justificar en términos artísticos… Creo que todo eso es importante, y eso está en tu ADN si fuiste a una de estas escuelas de arte”.

“Cuando Desmond y yo empezamos Tyres éramos solo unos cuantos chicos de la escuela que decíamos que podíamos tocar varios instrumentos, y resultó que todos tocaban lo que querían al mismo tiempo, con lo que el resultado era casi siempre terrible. Desmond y yo empezamos a hacer canciones con guitarra acústica. Era 1971 o 1972 y la gente hablaba de la música de la costa Oeste, donde todos eran amigos de David Crosby básicamente porque era el que tenía mejores drogas. Eso era lo que estaba pasando en la música en ese momento. Luego comenzamos a hacer cosas con guitarras eléctricas, y nos interesamos por cosas más duras. Antes del punk había toda una escena proto-punk, es como si alguien hubiese predecido el punk antes de que tuviese lugar. Tener el pelo corto, tocar guitarras eléctricas y estar cercano al garaje rock era parte del ambiente en ese momento, en el 75 ó 76”.

 

1976

Se une a Overload, banda creada por George Gill y en la que ya estaba Bruce Gilbert. De esa formación surgirá Wire, con Graham Lewis y Robert Gotobed.

 “La historia comenzó porque estaba viviendo en Hendon, con una chica llamada Sarah y Desmond. Juntos tocábamos, íbamos a conciertos punk, pero en realidad no teníamos un grupo propiamente dicho. Fui a una fiesta y alguien dijo que tenía una banda y que estaban buscando un cantante para dar un concierto al final de ese semestre. Yo pregunté si podía ser ese cantante, aunque mi currículo se limitaba a haber sido el único miembro de Tyres que había pasado una prueba como vocalista. Para mí era lógico ofrecerme, porque no me veía como guitarrista y sí como cantante. Sentía que podía hacerlo”.

“El grupo se llamaba Overload y todas las canciones era de George Gill. Ensayamos e hicimos ese concierto, que fue todo lo que hicimos: tocamos diez canciones y se acabó. Ni siquiera pude saborearlo demasiado, pero George y Bruce querían que continuásemos, lo cual resultaba extraño ya que George era una persona muy distinta a mí. Al final pudimos arreglarnos, y le expliqué honestamente que su material me parecía bastante malo. Intentamos encontrar lo que yo pensaba que era un sonido más interesante, con los tres tocando la guitarra en mi dormitorio. Supongo que de alguna manera eso fue la génesis de Wire. A pesar de que el material era todavía canciones antiguas de George, el sonido que conseguimos era más interesante. Hicimos pruebas para conseguir un bajista, Graham [Lewis] y un batería, Rob [Robert Gotobed], y empezamos a tocar como quinteto, todavía con las canciones de George. Era un poco embarullado. George tenía la manía de perder el control en medio de cualquier canción, y acabar tirando la guitarra entre el público, o tocar solos interminables. No tengo muy claro por qué continuamos, quizás pareciese una buena idea en aquel momento, o quizás es lo que hacen todos los grupos hasta que se desmoronan”.

“Entonces sucedió algo interesante. George fue a ver a un grupo y se emborrachó mucho. El grupo le gustó tan poco que decidió robarles un ampli. Se subió el escenario y lo cogió, pero acabó cayéndose por unas escaleras con el ampli en los brazos, se rompió la pierna y le hospitalizaron durante bastante tiempo. Nosotros continuamos ensayando y el material que conseguimos sin él era completamente diferente: ya no había solos y las piezas eran más cortas. Eran bastante más simples pero podíamos tocarlas muy bien juntos. Parecía muy obvio que teníamos que continuar sin George. Eso lo cambio todo. Tuve una reunión con Graham en un pub de Covent Garden. Un amigo nos animaba a que nos librásemos de George. Yo dije que podía escribir canciones, y Graham me dijo que él podía escribir letras. Me dio la letra de ‘Lowdown’ y ahí empezó todo. Ese fue el comienzo de Wire propiamente dicho”.

“Nos pusimos a ensayar como locos. Era como si quisiésemos tener todo el material posible antes de que volviese George. En 1977 ya teníamos bastante material, ya con pocas cosas de George, y parte de esas canciones acabaron en ‘Pink Flag’. Tocamos un concierto en Londres, en el Roxy, con George, y para entonces ya era bastante obvio que no se iba a quedar. Además en ese momento ya nos movíamos en círculos distintos”.

 

1977

Se publica ‘Pink Flag’, el primer disco de Wire y su primer clásico. Con el tiempo, es considerado uno de los grandes discos del periodo post-punk. 

“El problema del término post-punk para describir algo es que se creó mucho después de los hechos. Nadie hablaba de post-lo que sea antes de los 90, aunque post-morten como expresión existiese desde antes. La idea de hacer algo “post” en relación con la música comenzó realmente con el post-rock, que es algo eminentemente de los 90. Creo que no escuché el término post-punk hasta el 98 o el 99, más o menos. En aquella época, nos veíamos a nosotros mismos como “no punk”. Obviamente veníamos del punk, pero no éramos un grupo de punk. Había esa atmósfera de “hagámoslo ahora”, esa noción de que no tenías por qué saber tocar un millón de canciones de otra gente para hacer las tuyas propias. Esa era la parte excitante. La que no lo era tanto era el hecho de que el punk fuese musicalmente tan tradicional. Después de habernos librado de alguien del grupo que era más cercano a la música tradicional, fue muy interesante seguir adelante. Gran parte de lo que somos es una reacción a lo que éramos cuando comenzamos. Nos convertimos en un grupo después de echar al primer miembro del mismo, lo cual es algo bastante extraño. Es como los cucos, que se echan unos a otros del nido. Es una manera brutal de comenzar, pero así fue como empezó: era la banda de otra persona y, de alguna manera, se la robamos”.

“1977 era todavía un poco pronto para que hubiese muchas bandas realmente británicas e interesantes. Claro que había alguna, como los Buzzcocks. ‘Spiral Scratch’ era muy interesante. Si alguien puede proclamar haber hecho el primer disco de post-punk, probablemente serían los Buzzcocks, pese a que los viesen como punk rock y ellos mismos ahora se presenten como una banda de punk rock. Musicalmente no eran tradicionales, y tocaban muy rápido. En mi opinión, fueron retrocediendo desde entonces, se volvieron más comunes. El resto, eran todo los primeros singles de grupos. En gran parte de los casos fue lo mejor que hicieron, y todo fue cuesta abajo desde entonces. Me sentía más cercano a los grupos americanos que me gustaban de verdad, como The Ramones. Para mí, ellos trazaron las bases de un tipo de música. Hubiese sido muy complicado para cualquier grupo hacer solo un disco y dejarlo después, pero si los Ramones lo hubiesen hecho, hubiese sido conceptualmente perfecto. También me gustaban Patti Smith, Jonathan Richman & The Modern Lovers… El tipo de cosas que precedieron al punk, en realidad”

   



1978- 1979

Publican ‘Chairs Missing’ y ‘154’, completando una de las mejores tripletas de discos de la historia. Los tres álbumes reciben con el tiempo el estatus de clásicos, por encima de otros discos posteriores.

“No creo que sea cierto. ‘Pink Flag’ tuvo tres buenas reseñas, y ninguna en América. Alguien famoso, creo que fue Greil Marcus o alguien así, lo destrozó. ‘Chairs Missing’ tuvo críticas casi unánimemente malas en todos sitios, aparte de ‘Sounds’. ‘154’ tuvo buenas críticas, pero creo que fue por comparación con las malas críticas de ‘Chairs Missing’. Si la gente vuelve a esos discos es porque creo que tienen cierto sonido clásico, creo que fuimos hasta el límite de distintas maneras.  Y supongo que también tiene que ver que fuese el comienzo de lo que luego se llamaría post –punk”.

   

1980

Publica su primer disco en solitario, ‘A-Z’, y Wire sufre su primera ruptura, permaneciendo inactivos hasta 1985. En 1982 produce el disco de Virgin Prunes ‘… If I Die, I Die’ y comienza una de las constantes de su trayectoria posterior: las colaboraciones.

“‘A to Z’, mi primer disco en solitario, surgió porque después de ‘154’  teníamos planeado hacer nuestro propio sello dentro de A&M, en el que íbamos a editar una serie de discos de bajo presupuesto, lo que significaba que podríamos hacer distintos proyectos y también discos de Wire de tanto en tanto. El primer disco que debía salir era ‘A to Z’, que estaba más o menos acabado, pero entonces nos cortaron la financiación, lo cual fue bastante deprimente. Tuve que buscar una compañía que quisiese sacar el disco, así que de repente tenía una carrera en solitario. No era parte del plan hacerlo de esa manera, y de hecho Wire se desmoronó en 1980”.

“Por entonces empecé a trabajar con Malka Spigel, mi mujer, y desde entonces me ha interesado mucho la idea de colaboración. He trabajado con mucha gente, pero sobre todo con Malka en varios proyectos, y obviamente también en Githead, con Robin y Max. Hay algo muy especial en encontrar gente con la que puedas colaborar, te sitúa en un espacio distinto”. 

“A Virgin Prunes les produje a principios de los 80, y fue algo interesante. En realidad solo intentaba ayudarles, y no sé si lo apreciaron así durante gran parte del tiempo que trabajamos juntos, pero creo que al final se quedaron con la sensación de que el disco había salido bien”.

“Con Fennesz empecé a establecer contacto a mediados de los 90, a través de gente que conocía de la escena austriaca. Tenía un tema que quería acabar con nuestra ayuda, pero no conseguíamos que funcionase, así que cogimos samples e hicimos una pieza distinta con ellos. Al final fue la cara B de su primer single. Se que luego nos criticó un poco, pero parece un buen tipo. Me cae bien Christian, y obviamente tiene talento”.

 

1985

Wire se reúnen con una política de “año cero” por la que rechazan tocar canciones de su etapa anterior. Giran en Estados Unidos con Ex - Lion Tamers, banda que interpreta al completo su disco ‘Pink Flag’ (de donde toman su nombre) como teloneros.

“Creo que si a lo largo de los años se ha mantenido un sonido en Wire es debido a una especie de consciencia. Puede que parezca algo demasiado conceptual, pero hay una cierta consciencia de cómo hacer las cosas en Wire. Hace poco incorporamos a un nuevo miembro permanente, Matt Simms, y cuando estábamos haciendo el último disco, ‘Change Becomes Us’, no resultaba nada extraño tenerle allí, no hacía nada distinto a lo que haríamos los demás porque así es como funciona el grupo. Hay algo de lógica inexplicable en Wire. Hay que estar en el grupo para saberlo”.

“Lo que pasó fue que el batería de Ex-Lion Tamers, Jim DeRogatis, vino a entrevistarnos a Graham y a mí. Ahora es un periodista musical bastante famoso, pero entonces era reportero de un periódico muy pequeño. Es un tipo muy divertido, inteligente y con mucha cultura. Y al final de la entrevista nos dijo “por cierto, a finales de año hicimos un proyecto en el que tocamos ‘Pink Flag’, todas las canciones por orden, e incluso el bajista anunciaba cuando comenzaba la cara B”. Lo que nos acabó por convencer es que hacía todas las canciones, incluidos los silencios entre una y otra, asegurándose que fuesen de la extensión adecuada. Era algo muy inusual, porque entonces nadie hacía shows como los de ‘Don’t Look Back’, así que la idea de alguien tocando un disco clásico al completo era muy novedosa, y el hecho de que fuese alguien que no éramos nosotros los que lo hacían era aún más fascinante. Era un proyecto universitario, algo temporal, no eran un grupo, pero nos interesó mucho la idea y les propusimos acompañarnos en la gira americana. Fue un verano fantástico”.

“En ese periodo empezamos la idea de “año cero”, que se le ocurrió a Bruce, por la cual no íbamos a tocar ninguna canción de los 70. En el contexto británico tenía bastante sentido porque la música había cambiado totalmente entre los 70 y los 80, pero en Estados Unidos el hardcore se movía en parámetros similares a los de ‘Pink Flag’ y todavía era algo bastante nuevo, así que en el 85 muchas de las bandas que comenzaron en el hardcore se estaban haciendo muy grandes. El hecho de no tocar nada de los 70 fue mucho más problemático allí, no lo entendieron. Parecía que Ex-Lion Tamers tocaban las canciones antiguas porque nosotros no queríamos, pero no era así: ellos tocaban ‘Pink Flag’ como una sola pieza”.

“¿Qué me parece la nostalgia en la música? Es aburrida, la verdad. La gente que está en la veintena y siente “nostalgia” de estilos que existían antes de que naciesen, que existieron quizás en la época de sus padres, gente que está en grupos y dice cosas como que los últimos buenos discos se hicieron antes de 1973 y cosas así… Bueno, si tienes 20 años es tiene un vago encanto ser así, pero si tienes 50 o 60 y dices cosas así eres un viejo.  A nadie le interesa la gente mayor que está anclada en el pasado. Escuchar a otra gente vieja es casi siempre aburrido, y la nostalgia es, en realidad, como la muerte, es un tipo de muerte. Para alguien de mi generación la nostalgia es algo que no importa para nada”.

 

1995

Elastica publican ‘Connection’, con un riff sospechosamente similar al de ‘Three Girl Rumba’. Una demanda por plagio acaba con un acuerdo extrajudicial. Con Wire parados desde 1992, Colin Newman y su mujer Malka lanzan el sello Swim~, centrado en música electrónica.

“Lo de Elastica lo recibí con una mezcla de sorpresa y asombro y… pensé que eran una mierda. Lo que pasó con el brit pop es que fue extremadamente mainstream. El Brit pop fue el momento en el que la música indie británica pasó de ser algo underground a ser la música dominante. Aparecía en la portada del NME, todo el rato en Radio 1 y en los periódicos. A mí no me interesaba nada. Ese año fue justo el año en el que despegó el drum’n’bass, algo que fue muy importante para los 90 en el Reino Unido. Esa era nuestra música, una música que venía de Londres, que no podría haber existido antes de entonces porque los baterías de carne y hueso no podían tocar tan rápido. Eso parecía venir de un mundo completamente distinto al de Elastica. Desde el 93 Malka y yo lanzamos el sello Swim~, en el que publicábamos techno, drum’n’bass… dance, básicamente. En eso es en lo que estábamos implicados, no estábamos implicados en el indie. El indie era muy, muy mainstream y aburrido”.

“Si piensas en el pop de manera global, entendiendo que pop es todo lo que no es música clásica, creo que ahora es más o menos igual que cuando comenzó Wire. Hay gente muy buena, hay otra que es basura, hay mucha otra gente que es mediocre… Es igual que ha sido siempre”.

 

2003

Wire regresan en 1999 y en 2003 publican ‘Send’ en su propio sello, pinkflag, después de la serie de EPs ‘Read & Burn’.

“Como contaba antes, Malka y yo empezamos un sello en 1993, así que para entonces ya había trabajado en un sello durante 10 años. Al principio me resistía a hacer un sello para Wire… pero en realidad era lógico. En los 70 estábamos en A&M, una época en la que eras artista y no ganabas nada de dinero, y en los 80 estuvimos con Mute, y tampoco ganamos nada con los discos porque no vendíamos los suficientes y gastábamos demasiado. No creo que hubiese nadie con quien hablar en 2002 cuando queríamos sacar ‘Read & Burn’, no había nadie en el mundo independiente convencional que le fuese a dar nada a Wire. No había nadie que pudiese pensar que Wire fuesen interesantes o importantes. Recuerdo mezclar una versión de ‘In the Art of Stopping’, de ‘Read & Burn 01’ y mandársela a Daniel Miller [del sello Mute] y no creo que la escuchase. Nos sentimos obligados a ofrecérselo, porque el acuerdo no había acabado, pero no respondió, así que parecía lógico continuar por nuestra parte”.



2004

Forma Githead con Robin Rimbaud, Malka Spigel y Max Franken, con los que ha editado cuatro discos hasta la fecha.

“Con Robin Rimbaud he estado haciendo cosas durante años. Hizo un remix de ‘Immersion’ en los 90 y siempre hemos estado en contacto. En el 20º aniversario de Swimqueríamos hacer algo distinto y decidimos que había que hacer un grupo. Robin se enteró de la idea y nos dijo que podía tocar la guitarra. Le invitamos y así comenzó Githead. Es un proyecto muy distinto de los demás, porque es una banda seria y duradero. Tiene su propia lógica y su manera de hacer las cosas, y es muy distinto a Wire en muchos aspectos. Uno de los grandes poderes de Githead es que si estamos todos juntos en la misma habitación, simplemente empezamos a tocar. En Wire necesitamos unas instrucciones previas”.

“Simplemente  es otro grupo, aunque pueda sonar estúpido. Está claro que es distinto porque hay otra gente en el grupo. Y es agradable hacer cosas que Wire no puede hacer, al igual que Wire puede hacer cosas que Githead no puede. 



2013

Wire publican ‘Change Becomes Us’, disco en el que retomas bocetos de canciones inéditas de su primera etapa.

“Este es un proyecto un poco loco. Como se dice la nota de prensa, parecía una buena idea en su momento. Cuando hicimos ‘Red Bark Tree’ teníamos un plan muy serio detrás. El disco fue muy bien recibido, vendió bastante bien, giramos mucho… fue el periodo de gira más intenso de Wire desde 1978. Matt Simms, que se había unido a la banda en 2010, se integró cada vez más en el grupo. Sentíamos que la banda estaba funcionando muy bien. Al mismo tiempo, hablábamos sobre qué hacer con ese material. Las cosas acabaron muy mal en 1980 y muchos, incluyéndome a mí, no acabamos contentos. En ese momento había  canciones suficientes para un disco algo avanzadas. Así que fue una combinación de ambas cosas: la necesidad de hacer algo como grupo, y no esperar a tener nuevas canciones, y tener ese material ahí, que nadie había recordado en años. Parecía un matrimonio perfecto. De alguna manera no tenía sentido, pero podía funcionar.  


 

Otros tags:
Wire, Githead

Otros contenidos relacionados:

Wire
20.04.15
Wire
20.04.15
COMENTARIOS
 
Numerocero ©. 2011-2017