FIB 2016
Dean Blunt

Not your typical artist: el mundo según Dean Blunt

Publicado el 02.10.14
por Carles Novellas

Buscando información sobre Dean Blunt para escribir este artículo ha aparecido una definición de Hype Williams (en Resident Advisor) que sirve como perfecta introducción al personaje que nos ocupa: The enigmatic Berlin-London duo, called Hype Williams, is not your typical band . No es esta la única afirmación de este tipo que uno se encuentra rastreando la pista de Blunt y el dúo que ha formado junto a Inga Copeland desde 2009 hasta 2012; casi todos los artículos publicados sobre ellos aluden de alguna forma u otra a su condición de humanos esquivos, como un misterio eternamente pendiente de resolución. Desde su aparición no han dejado de surgir preguntas y más preguntas sobre cualquiera de los dos, y apenas unas pocas, difusas respuestas. ‘Not your typical band’, lógica y efectivamente, equivale también a ‘not your typical artist’: la personalidad, la trayectoria y la música de Blunt no se parecen a la de nadie más, y su propuesta está tan alejada de lo convencional como Móstoles lo está de las Islas Fidji.

 

El enigma Hype Williams

Todo empieza en 2009 con un EP de 5 temas, ‘High Beams’, y un disco de debut sin título y siete hojas de marihuana doradas flotando en una portada verde. Dentro, música extrañísima y fantasmal, esbozos de hip hop instrumental a medio terminar y clima enrarecido. En un primer momento pensamos que su aire amateur iba a evolucionar con los siguientes álbumes, pero pronto supimos que ése era precisamente el lenguaje y el ‘estilo’ Hype Williams: ritmos narcóticos, toxicidad ambiental, melodías borrosas, dub extraviado, lentitud, baja fidelidad y electrónica anémica.

Elementos todos ellos que se repetirán en sus posteriores EPs y álbumes, publicados en sellos de prestigio underground como Hyperdub o Hippos In Tanks, siempre con varias chaladuras y salidas de tono despuntando entre sus proyectos desenfocados de canción. Nombremos algunos ejemplos: la tos aguardentosa que abre el notable ‘Black Is Beautiful’ (2012); la brusca interrupción del noveno track del mismo disco para incluir un corte de voz de lo más ambiguo (‘when white people tell other white people they can’t have sex, they become teenage rebels’); el indisimulado homenaje a Sade en ‘The Throning’; o los dos invitados especiales acreditados en el LP ‘One Nation’ (2011): el MDMA y un tipo de cannabis llamada blueberry kush. Angelitos.



Luego está, por supuesto, el tema de los nombres. Primero, el del propio grupo, que para llamarse como un director de videoclips de hip-hop mainstream también hay que echarle morro. No se sabe aún si la elección se debe a una crítica soterrada de algún tipo o es puro y sincero homenaje (otra pregunta que se quedará para siempre en el tintero). Las identidades y procedencias de la pareja han sido también durante tiempo tema de debate en foros y corrillos de fans; que si él se llama en realidad Roy Nnawuchi y es de Londres, que si ella responde como Karen Glass en el DNI (bonito nombre por cierto) y es rusa, lituana o eslovena. En fin. Seguimos sin saberlo: un punto más para ellos.

Un detalle antes de seguir: uno de los significados de Blunt es ‘obtuso’. Otro es ‘desafilado’. Encaja.

 

Amigos de lo viral

Internet fue el lugar natural de acción para un proyecto como Hype Williams. Muchos de sus tracks aparecían como de la nada, colgados en un soundcloud sin apenas información o bien acompañados de youtubes a cuál más freak: Inga dando vueltas en un parque ataviada con una gorra hecha de papel de aluminio; la clásica escena del baile del protagonista de ‘Permanent Vacation’ (Jim Jarmusch) al ralentí para ilustrar su track ‘Your Girl Smells Chung When She Wears Dior’; Dean e Inga delante de una pared roja, ambos tocados con un sombrero vietnamita; o la imagen icónica de Britney Spears entrando en la bañera, extraída del clip de ‘Everywhere’, para ilustrar –de nuevo a cámara lenta– ‘Rescue Dawn II’. Sin olvidarnos de su alucinado set para Boiler Room: viéndolo casi se pueden oler las barras de incienso que ocupan la parte central de la imagen la mayor parte del tiempo.

 

El Redentor

Una cosa sí sabemos, y la fuente es cercana: Blunt y Copeland fueron pareja, lo dejaron, se terminó el proyecto conjunto y él ha asegurado en privado que nunca volverá a trabajar con una mujer a la que le una un lazo sentimental. Esa misma fuente asegura también que Blunt es un tipo encantador en la distancia corta y que, en un concierto en Barcelona, hace ya tres años, les pilló a ambos en un extraño ritual de humo, bailes y velas en el backstage antes de subir al escenario.

El caso es que por fin llegamos a Blunt sin nadie más, él sólo con su gorra,  sorprendiendo al mundo con nuevos, inesperados y geniales giros. Su primer release firmado en solitario, ‘The Narcissit II’, lo publicó Hippos In Tanks en noviembre de 2012, poco antes de dar por finiquitada su etapa en Hype Williams. En medio de timbres de móviles, diálogos de películas y los habituales sonidos desenfocados, se elevaba por primera vez un elemento clave en su discurso a partir de ese momento: su voz. Y qué voz: quebradiza y segura al mismo tiempo, natural y distante, sincera y penetrante, nada impostada, cero canónica.

Una voz que, pocos meses después, con la ruptura amorosa ya en primer plano, sería protagonista de ‘The Redeemer’, el álbum con el que Blunt dio un golpe en la mesa que muy pocos esperaban y se reveló como un artista mayúsculo. Disco maduro y de gran poder de sugestión –que ya fue ampliamente alabado en numerocero en su momento–, nos presenta a un artista en plenas facultades abriendo una nueva fase en su universo personal, alejada de las brumas electrónicas y el humo viciado que había caracterizado sus anteriores producciones. Al menos eso es lo que pareció en ese momento: ya se sabe que con Blunt nunca puedes estar del todo seguro en ningún aspecto.

Al poco de salir ‘The Redeemer’ apareció su reverso, ‘Stone Island’, catalogable como un mini-Lp de descartes o caras B del álbum, grabado en Rusia y colgado en la red de forma gratuita. Y, a partir de ahí, de nuevo los habituales movimientos imprevistos y el pasotismo total ante los mínimos dictados del mercado y la industria. Se anuncia su fichaje por Rough Trade y un nuevo Lp, ‘Black Metal’, pero antes de que llegue –obviamente el ‘cuándo’ no está nada claro– lanza algunos temas sueltos, en su soundcloud o con video incorporado, algunos con release más o menos oficial, como el reciente 10 pulgadas ‘Mersh/Grade’ (World Music, 2014), otros como adelanto del disco (‘50 Cent’) y, esta misma semana, aparece un nuevo track, ‘Trident‘, que presumiblemente formará pareja con ‘50 Cent’ en un maxi de adelanto del álbum. En algunos renueva el discurso de The Redeemer, en otros (‘Mersh’, por ejemplo) se escapa por la tangente del dub sintético repetitivo y casi bailable. En directo también está ampliando su espectro: el pasado 1 de abril actuó en el Café OTO de Londres con una heterogénea banda de músicos bajo el nombre de ‘Free Jazz’.  

 

Blunt en vivo

Dean Blunt actuará este sábado 4 de octubre en el festival Villamanuela de Madrid, y el 21 de octubre en el ciclo DNI, en el Caixafòrum de Barcelona.

En su última gira se hizo acompañar de la vocalista Joanne Robertson, un guitarrista y, ojo al dato, un guardaespaldas (ver vídeo abajo). Preguntado por ello en esta hilarante entrevista en FACT, aseguró que le llevaba con él porque siempre necesita un hermano a su lado. Teniendo en cuenta que Blunt ha hecho un arte de lo imprevisible, ir a ver qué ocurre en esta nueva oportunidad de toparse con el genio es una obligación.

Otros tags:
Hype Williams, VillaManuela

Otros contenidos relacionados:

Dean Blunt
05.11.14
COMENTARIOS
 
Numerocero ©. 2011-2017