FIB 2016
Mata a tus ídolos: Alborotador Gomasio

Mata a tus ídolos: Alborotador Gomasio

Publicado el 16.06.15

La banda madrileña, que ha publicado recientemente 'Los excesos de los niños', nos habla de sus ídolos caídos. 

Thurston Moore

A partir de su ruptura con Kim Gordon se nos cayó un mito del amor, de que el rock and roll podía llegar a ser compatible con un amor para toda la vida. No echamos la culpa a nadie, sólo a la fatalidad de que todo tuviese que salir así al final y que a causa de ello Sonic Youth seguramente no vayan a juntarse nunca más. 

El indie-pop

Para mi había algún atisbo de rebeldía, de autogestión, de espíritu punk, pero detrás de todo este movimiento siempre me he acabado encontrando los mismos clichés pueriles y cercanos a amantes de la pedofilia. El indie-pop estereotipado del que hablo se ha dedicado a cargarse todo lo que tenga un mínimo de sensibilidad trágica. Es difícil encontrarse un grupo mínimamente serio, triste o melancólico. El indie-pop actual, se tiende a acabar en la caricatura y a escapar de la profundidad, al contrario de muchos de los grupos que comenzaron en esto. Lo cual no quiere decir que siga siendo una de mis referencias musicales y me encanten muchos de estos grupos, además de los oasis de credibilidad que han significado los diferentes Popfest. 

La radio

Es algo indignante que la radio, uno de los medios de comunicación más libres y cercanos se haya quedado perdida en tertulias interminables sobre de futbol, programas simpaticotes y campechanos para ir al trabajo con una sonrisa, y el desprecio por la búsqueda de músicas y los contenidos que vayan más allá del entretenimiento barato. Ya no quedan programas soportables (salvo algunos francotiradores), solo arengas ultraneoliberales y pachangas de todo tipo. La música ha perdido uno de sus mejores medios de difusión.

La modernidad

La modernidad, signo de progreso cultural, y que desde los años 60 significó uno de los motores de democratización de la cultura, ahora solo va dirigida a una pequeña minoría cultural que vende "lo moderno" como un producto de "alta cultura barata" algo para lo que simplemente se pide un consumidor que exige un poco más de nivel, igual que la comida, todo es mierda, y si quieres conseguir algo medianamente bueno tienes que buscar y pagar un plus. Hoy en día es más fácil que nunca ser moderno, es solo una opción más del mercado para la que no hace falta tener mucha idea de nada, sólo saberse adaptar a la última tendencia pagando un canon “deluxe”. Así que tenemos un pop que pretende ser “deluxe” o “vip” dedicado a una minoría que pretende ser exclusiva y ya no alberga ninguna idea de libertad ni de progreso social. Han hecho un refrito con toda la contracultura de los últimos 40 años y se han apropiado de ella quedándose sólo con su parte comercializable y eliminando su componente crítico. El rock y el pop del siglo XXI es un refrito del pop y el rock del siglo XX, pero inofensivo y orgulloso de ser minoritario. El mensaje democratizador y universal del pop-rock ha quedado enterrado. La palabra moderno ha pasado a significar ser innovador, dinámico, flexible, saberse adaptar a las circunstancias cambiantes, en otras palabras, emprendedor.

Frente a ello los discursos emancipatorios han optado por los bailes tribales, pero creo que es necesario recuperar y adaptar cierta idea de modernidad olvidada, que sea realmente moderna, porque es imposible una revolución política sin una revolución cultural.

Internet

La eterna promesa entre un mundo que no termina de morir y otro que no acaba de nacer, mientras Myspace murió y Spotify no llega a consolidarse ha dado tiempo a que vuelva el vinilo, el cassette, y que comience a coger el gusto a ver la tele y a ir al cine de nuevo. Todo es carísimo, el adsl, es como la puerta de acceso a una tienda en la que tienes que pagar por entrar y dentro encima tienes que pagar aún más por pseudoproductos de una consistencia física más que dudosa. El único sentido que tenía Internet era que pagabas una media de 400 euros al año por poderte bajar un montón de contenidos, y podías encontrar de todo. Ahora encima hay muchas dificultades para encontrar algo y los contenidos cada vez son menos diversos. Facebook y Twitter o Instagram son una manera de autopublicitarse y difundir ideas, pero es todo muy limitado y aburrido. Cada vez hay más publicidad y menos creatividad en la red.

COMENTARIOS
 
Numerocero ©. 2011-2017