FIB 2016
Esplendor Geométrico

Manual de uso: Esplendor Geométrico

Publicado el 30.09.14
por David G. Balasch
@disc_topia

Industrial music for industrial people.” Acuñada originalmente por Monte Cazazza para definir a Throbbing Gristle en el diseño del logo de Industrial Records, la frase permanecerá en el imaginario popular de toda una generación que va a cambiar las reglas del rock. Para mediados de los 70 TG ya han entrado en acción. Les seguirán Cabaret Voltaire, Boyd Rice encarnado en NON y algo más tarde SPK, Whitehouse o Nurse With Wound. Influenciados por el desempleo o la decadencia cultural y la mayoría sin background musical alguno, todos rechazarán cualquier marca para autoeditarse mientras proyectan sus frustraciones bajo los mandamientos de los movimientos de vanguardia dadaístas, futuristas y surrealistas o el rastro artístico de Duchamp, Burroughs o Gysin.

En 1980 tres miembros de Aviador Dro y sus obreros especializados no están conformes con la deriva musical y estética que el grupo ha tomado y deciden seguir por su camino. Se trata del estudiante de historia Arturo Lanz, el diseñador gráfico Juan Carlos Sastre y el funcionario de prisiones Gabriel Riaza. Se llamarán Esplendor Geométrico en alusión a un poema del escritor futurista de principios de siglo Filippo Tommaso Marinetti y se convertirán en uno de los grupos más influyentes que este país ha tenido jamás. Seguramente ese es el único paralelismo que les une con los grupos industriales que surgieron en el resto del mundo. Aquí no hubo ninguno. “Chocamos frontalmente con la gente de la Movida. Éramos muy radicales e íbamos en contra de todo. Siempre nos consideraron unos tíos raros.” El que habla es Arturo Lanz, único miembro original en activo de EG, actualmente agregado comercial en la embajada China en Pekín, de paso estos días por España. “En 1989 aprobé una oposición. Trabajé 7 años en Palma de Mallorca. Para 1997 me trasladaron a Pekín.” Lanz fue también teniente del ejército en un tiempo no muy lejano: “el pasado se refleja en el presente porque lo has vivido. Sin haber pasado por el ejército mi vida hubiera sido muy diferente.

 

Sus métodos serán una veneración hacia el ritmo crudo y chirriante, repetitivo y ofuscado y la ausencia de melodía en las estructuras: “no sé componer melodías. Quizás si supiera hacerlo ahora estaría forrado.” Sus herramientas un Korg MS20, un magnetofón de cuatro pistas y varios pedales de delay. Ata Tak, sello de inspiración dadaísta nacido en plena NDW, les publicará su primera canción para un recopilatorio, compartiendo carpeta con Der Plan, Jean Marc Lederman o Jad Fair. Se trata de “Moscú está helado”, de la cual Lanz todavía reniega: “es el tema más aburrido que hemos hecho nunca. No me dice nada.” Le seguirán un 7”, todavía pagado a precio de oro, de tres canciones con títulos poco amables: “Necrosis en la poya”, “Paedophile information exchange” y “Negros hambrientos.” Esplendor Geométrico se inspiran entonces en las páginas de sucesos de los periódicos, las cuales proyectan en su música de forma intencionada para desmarcarse del colorismo de la nueva ola. Siempre rechazarán la etiqueta industrial para definirse: “aunque el uso de etiquetas es inevitable, “industrial” para mí sólo es Throbbing Gristle. Nuestra música es muy física. Nunca me planteo nada intelectual al hacerla. No trato de transmitir ningún mensaje, solo intento concentrarme, vaciar mi mente.” Su siguiente movimiento será el casete EG-01, 300 copias autoeditadas que hacen crecer el interés del grupo en el extranjero. Al tiempo, su distanciamiento con la Movida aumenta. En 1982 editan su primer LP, “El acero del partido / Héroe del trabajo”, 500 copias en vinilo con una pieza por cara dividida en siete actos, cargados de furia, óxido y virulencia rítmica. Tras su edición la banda para tres años.

1985 marca el inicio de una nueva etapa. Aunque grabado a lo largo de dos años, se publica su segundo disco, “Comisario de la luz / Blanco de fuerza”, ya bajo el paraguas de Discos Esplendor Geométrico y la compañía de Andrés Noarbe, también ex miembro de Aviador Dro y fundador un año después de la histórica tienda Rotor Discos. En 1986 actúan por primera vez en Roma. El concierto está organizado por Saverio Evangelista, que más tarde se convertirá en miembro de la banda. Después llegarán las consideradas sus obras más imprescindibles, “Kosmos Kino” (1987) y especialmente “Mekano Turbo” (1988), disco que incluye varias de sus piezas más celebradas. “Ven a jugar”, “Rotor” o “Who's that señorita?”, con un Lanz entregado a la distorsión del megáfono, una retahíla de sampleados de oradores árabes o sudamericanos y un sonido sensiblemente más estilizado. Su devoción por el ritmo se acentúa. Aunque ambos trabajos coinciden con los años de auge de la 'body music' centroeuropea, Esplendor Geométrico seguirán sin torcer la mirada. Mientras su aura de figuras de culto crece en Estados Unidos, Inglaterra o Japón, siguen pasando de puntillas por la escena nacional: “la repercusión aquí era muy limitada, nadie se enteraba de lo que hacíamos. Tiene que ver también que no salía y no me relacionaba mucho con la gente de la música. Ahora sin embargo es todo diferente. La gente se ha acostumbrado a los sonidos más arriesgados y vienen a vernos bastante más que antes. La cosa ha ido a mejor.”

 

Los 90 serán una década de cambios. El videoartista Saverio Evangelista, miembro de Most Significant Beat, entra en la formación. Lanz destaca el papel de cada uno en el proceso venidero: “yo me encargo de los ritmos, las voces y algunos ruidos. Saverio pule el sonido e incluye algunos elementos.” Tras la publicación de “Sheikh Aljama” (1991), disco que sigue los postulados de la obra de Muslimgauze, Gabriel Riaza empieza sus estudios de teología islámica y abandona el grupo. En 1996 publican quizás sus trabajos menos viscerales ,“Veritatis Splendor” (1994) y “Balearic Rhythms” (1996), a los que siguen “Polyglophone” (1997), “Compuesto de hierro” (2002) y “Pulsión” (2010). Tras su paso por la sala Moog de Barcelona a finales de agosto, el dúo presentará sus nuevas canciones el viernes 3 en la madrileña sala Boite. Se trata de “Ultraphoon” (Geometrik, 2013) disco producido por Francisco López que ha gozado de una excelente acogida de crítica y fans. Sus directos no han variado demasiado estos últimos años y siguen basados en la desbordante energía de Lanz y un Evangelista siempre en segundo plano. Los cacharros analógicos llevan años ya aparcados en el garaje: “todavía conservo el Korg, pero lo analógico se me queda muy corto, la verdad. Le saqué todo el provecho al MS20 y las cajas de ritmo. Nos es mucho más cómodo llevar el ordenador.” Pioneros en temas tan normalizados ahora como la autoedición, el rastro de estos 35 años se pueden seguir en las pisadas de Pansonic, Regis, Fasenuova, Wolf Eyes, Surgeon y supone una extraña singularidad en un país marcado históricamente por la melodía.


Esplendor Geométrico actúan en Madrid (Sala Boite Live) el 3 de octubre, junto a Reserva Espiritual de Occidente. Más información y entradas aquí

Otros tags:
Aviador Dro

Otros contenidos relacionados:

COMENTARIOS
 
Numerocero ©. 2011-2017