FIB 2016
Lo nuestro ya no es lo que era

Lo nuestro ya no es lo que era

Decepciones y desencuentros de 2011

Publicado el 28.12.11
por Numerocero

Francis Ford Coppola

 

Ya no recordamos en que momento Coppola dejó de ser Coppola. Si lo pensamos bien, hace mucho ya de eso. Tras la frialdad con la que se acogieron sus dos últimas obras, 'Youth without youth' y 'Tetro', el autor de 'Apocalpyse Now' da un giro de 180 grados -y nunca mejor dicho- con su reincursión en el género de terror 'Twixt'. El film narra la historia de un escritor fracasado, hundido tras la muerte de su hija adolescente, que viaja de pueblo en pueblo vendiendo sus propios libros y ahogando las penas en alcohol de motel en motel. En tal periplo de desceno a los infiernos, el escritor -un orondo Val Kilmer- topará con fantasmas (¡Edgar Allan Poe incluido!) que le ayudaran a escribir su próxima gran novela. Una pelicula que deja todos y cada uno de sus elementos a la deriva, incluidos los esforzados actores. Para colmo, Coppola remata la jugada introduciendo tres y solamente tres mintuos de 3D. Un film que no ha convencido a nadie y que nos nos extrañaría nada que no llegase a nuestras pantallas. Una pena si vemos lo bien que se han reciclado otros de sus compañeros de generación como es el caso de William Friedklin y sus excelente 'Killer Joe'.

 

 

Bon Iver

 

De acuerdo, ha aparecido en todas las listas de lo mejor del año, incluidos varios números uno. Sí, incluso nosotros le dedicamos una crítica elogiosa. Y cierto, incluirlo aquí es algo muy subjetivo – toda esta lista lo es-, pero a muchos nos ha decepcionado el segundo disco de Bon Iver, y no por que esperásemos otra obra de folk intimista o porque no tenga momentos destacables. El problema está en que, de tanto preciosismo, de tanto detalle sonoro e intención de crear un disco perfecto, ‘Bon Iver’ no respira, le falta alma y profundidad. Como en su portada, todo resulta bello y abigarrado, pero pasada la primera impresión, no deja poso. Y en ciertos pasajes que remiten al pop adulto de los 80 no entraremos por respeto a nuestros lectores.


Community

 

La hemos recomendado siempre. 'Community' es, probablemente, junto a 'Arrested development' una de las mejores comedias que nos ha dado Estados Unidos en lo que va de siglo. Y pese a que sigue teniendo momentos memorables, seremos también de los primeros en reconocer que la tercera temporada está siendo la gran decepción. Una serie cuyos guionistas no se han sabido reciclar del todo bien y a los que podemos acusar por las absurdas inclusiones de John Goodman y Michael Kenneth Williams (el inolvidable Omar Little de 'The Wire' en un papel cómico que se le queda grande), las cansinas intervenciones de Abed, Troy o el señor Chang y los ridículos aspavientos de Britta, todo directamente material para le olvido. De momento, la cadena cancela. Ya veremos si vuelve. 


‘Richard Yates’, de Tao Lin



Ocurre a menudo cuando una campaña de promoción llega a los extremos de la que precedió a la publicación del ‘Richard Yates’ de Tao Lin, editada por Alpha Decay: que al final hay más humo que fuego. Ni “más adictiva que Internet”, ni “el Kafka de la generación Facebook”, ni la “nueva Biblia de la generación iPhone”, 'Richard Yates' produce el mismo aburrimiento que parece aplastar los días de sus protagonistas, dos adolescentes a los que el lector espía en sus conversaciones de chat y demás epistolarios contemporáneos. Para relatar el vacío no hay que provocar vacío ni bostezos. Ay, si el verdadero Richard Yates levantara la cabeza…


Tyler, the Creator

 

Acabó 2010 anticipando que 2011 sería su año, y así fue: no hubo día en que Internet (así, en general) no hablase de él, de sus proezas escénicas, de sus vídeos o de sus letras homófobas y sexistas… Pero su presencia aquí no se debe a la sobre-exposición en los medios. El problema es que ‘Goblin’ no ha cumplido las expectativas creadas por ‘Bastard’ (de momento lo mejor que ha publicado) o del tremendo single de adelanto, ‘Yonkers’. No todo en su segundo disco es decepcionante, pero en general su escucha es farragosa y aburrida, con beats rutinarios y (sospechamos) demasiada prisa en poner un disco propiamente dicho en las tiendas. No dudamos de que pueda mejorar los resultados en el futuro, sobre todo porque se lo ha puesto a si mismo demasiado fácil.

 

Misfits 

 

Capítulo a capítulo la tercera temporada de 'Misfits' es una enorme decepción. La frescura de una serie que nos enganchó con una primera entrega mediante aquello de la imaginación al poder, en la tercera se ha perdido definitivamente en unos guiones intrascendentes agravados -y mucho- por la ausencia del inolvidable Robert Sheehan, auténtico espíritu de la serie inglesa. Poco queda ya para que lleguemos al final, veremos si los inadaptados siguen siendo capaces de sorprendernos. 



Drake 



Estrella del hip hop de nuevo cuño, su segundo disco parecía el advenimiento del mesías si nos fiábamos de la mayor parte de medios y blogs estadounidenses. Una vez publicado, las críticas de ‘Take Care’ fueron, casi unánimemente, superlativas. Se codea con Lil’ Wayne, Jay-Z y Kanye West en el trono del hip hop de masas… pero algunos no lo entendemos en absoluto. Vale que incorpore matices (introspección, dudas, llorera) en el discurso del rap y que tenga algunos hits, pero como disco ‘Take Care’ es monocorde y apegado a la misma fórmula que ya presentó en ‘Thank Me Later’. Y, sinceramente, lo único más aburrido que escuchar a un rapero multimillonario fardando de lujos es escuchar a un rapero multimillonario con complejo de culpabilidad. Si buscan obras de rap de 2011 con mayor profundidad, mejor prueben con el ‘Section.80’ de Kendrick Lamar. 

Otros tags:
Bon Iver, Tyler The Creator, Misfits, Drake, Community, Francis Ford Coppola, Tao Lin

COMENTARIOS
 
Numerocero ©. 2011-2017