FIB 2016
Le llamé Corbata

Le llamé Corbata

Siruela, Trad. Sandra Santana, 121 páginas
7.5
Publicado el 06.08.15

En la sociedad japonesa contemporánea tienen cabida una serie de fenómenos que en Occidente nos resultan cuanto menos curiosos y que, obviamente, nos causan cierta perplejidad. Son fenómenos que pueden darse en cualquier parte, pero que en el país nipón alcanzan un nivel de radicalización y una profusión tal que llegan a tener una denominación específica. Este es el caso de los hikikomori, jóvenes que permanecen encerrados en sus habitaciones durante largos periodos de tiempo manteniendo una comunicación reducida al mínimo con sus familiares. Todo ello es fruto de la presión social y de la dificultad de adaptación a la vida adulta.

'Le llamé Corbata ' , de la austríaco-japonesa Milena Michiko Flašar, narra el encuentro entre uno de estos hikikomori apenas salido de su encierro de dos años, pero que persiste en su clausura interior, y un hombre más mayor, un salaryman, un oficinista, víctima a su vez de su particular marginación laboral y de la vergüenza que esto le provoca.

Poco a poco los dos desconocidos van entablando una peculiar amistad en la que la narración de sus vidas, de los acontecimientos que los han conducido a situarse al margen de una sociedad que les exige sin control, les guía hacia la redención, a sustituir esa soledad, ahora compartida, por un nuevo comienzo.

Escrita en una perfecta conjunción de lirismo y sinceridad narrativa, 'Le llamé Corbata ' es capaz de conmover de forma sutil, a pesar de situarnos ante situaciones extremas, situaciones a  las que en la mayoría de las ocasiones solemos responder con el silencio. El bullying, el rechazo a los propios hijos, la incomunicación, el suicidio, la cobardía y la frustración por no responder a las expectativas ajenas, son retratadas sin eufemismos pero manteniéndose lejos del precipicio de sentimentalismo y del efectismo fácil. Una delicadeza constante impregna la obra, algo que casa con nuestra visión de la cultura japonesa, donde hechos tan dispares como el acto de comer o el ritual de un suicidio se desarrollan bajo un poético, sencillo  y a veces místico orden.

No obstante, la novela de Michiko Flašar trasciende el localismo y habla de problemas intrínsecos a toda la sociedad contemporánea. Desde la intimidad de los dos personajes, desde la comprensión mutua, desde el redescubrimiento del afecto descrito con una sensibilidad enternecedora, se crean los pilares para una reivindicación del yo diverso frente a una sociedad que se sustenta en la masa uniforme y en las convenciones. El optimismo de la obra no se destila sólo de su cierre, sino del lúcido y amable planteamiento vital que nos quiere trasmitir su autora.

Otros tags:
Milena Michiko Flašar

COMENTARIOS
Tu nota: ( opcional )  
   
 
Numerocero ©. 2011-2017