Laurel Halo

Laurel Halo

Hyperdub, 2012
8.8
Publicado el 14.05.12

Pliegue y abstracción pop

Hay un trasporte eminente, distinguido, esencial; un desplazamiento célebre, un recreo emulsionante sofisticado, informe, desorientado; un abandono placentero, embebido y elegante; pero también agudo, doloroso, traumático, punzante y próximo a lo eterno, por cosmosis regresiva, en la experiencia estética que supone la audición del nuevo trabajo de Laurel Halo. Por fin una obra longa para dilatar las capacidades creativas de la de Michigan de adopción neoyorquina, una de las hadas del nuevo sinte junto a Julia Holter, Julianna Barwick o Maria Minerva (con todas sus diferencias y complejidades), en el ámbito más dinámico y exploratorio del avant-pop evolutivo y serotonínico. Una ópera prima larga a la que arriba después de sus, ya emblemáticos, 12” para Hippos in Tanks (King Felix y Hour Logic), su casete para ese laboratorio de experimentación ambiental que es NNA y la espléndida labor compartida con James Ferraro, Daniel Lopatin, David Borden y Sam Godin en esas combinaciones múltiples de radiante inspiración concertada que propician las series FRKWYS del magnífico sello RVNG Intl.

Es ésta, entonces, la ocasión donde condensar y cohesionar, con el sincretismo acostumbrado y único mediante el que hibrida ambient hologramático, pop experimental, nueva música concreta, psicodelia en síntesis, dub de Urano y mutaciones diversas del tecno, un enlace único entre las nuevas derivas de la música electrónica soplada con sintetizador onírico, el pop novo, la embriaguez iluminada y una excelsa suspensión. Y no la ha desaprovechado en absoluto: moldea uno de los álbumes del año y sume categóricamente en el placer de una fascinante y bombeante abstracción. En luz y no espacio. Y para ellos una nueva e ilusoria disposición.

Quarantine se forma en los matices, en cúspides y notaciones de cénits melódicos, en armonías deliradas. En fantasía e incisión. Se forma en la variación reverberada y en la iridiscencia de una conjunción extraordinaria de tonalidades en la modulación vocal, en la liquidez digital en continuo movimiento y expansión y en un característico goce amniótico. En su cincelar pausado de láseres sintéticos y magmáticas ebulliciones en voluptuosas líneas de bajo, Laurel Halo traza espacios ambientales de una inusual e inquietante perfección disforme, bella, donde las arrugas rítmicas se lazan a paseos armónicos, pliegues estructurales, traslados alucinógenos y a una exuberante colección de sonidos que revisan la estética de un pasado tecnológico acercándolo a un futuro que, en su imprecisión, aventura y define vivamente. Alterna en sus doce capítulos consecutivos, pues hay también una secuencialidad meditada después de desechar otras dieciocho demos, pasajes instrumentales caleidoscópicos de suaves despertares rítmicos, fases microtonales, extrañeza abisal, ruido, poligonías pulidas en evacuación, disonancias y vacíos, estiramientos arpegiados de voz que son recitativo pop concreto en los momentos más sublimes del disco (como lo es esa epilogar “Light + Space”), el empleo subsidiario de samples y una lucidez excepcional para la construcción de un pop sintético-vidrioso que se antoja sensacional.

Vertebra ciclos de sonido enigmáticos, colisiones, fricciones y rozamientos desde una arbotante composición vocal, protagónica y fantasmática, en un recorrido multitextural, felizmente extraviado, improbable, casi inverosímil -en ocasiones francamente asombroso-, por los recovecos de un nuevo pop avanzado a sintetizador que, junto a Oneohtrix Point Never, Dylan Ettinger o James Ferraro, describe la ascesis de un recreativo y exótico halo. Como el que envuelve también “Airsick”, “Years”, “Thaw”, “Joy”, “MK Ultra”, “Carcass”, “Holoday”, “Morcom” o “Nerve”, otros nueve episodios reseñables. O su propio nombre, Ina Cube, cuando trasciende el cielo sónico licuado como Laurel Halo. Y graba esta insólita orografía musical haciendo de lo maravilloso un espacio de tramos transitables. Diluidos, entusiasmados.

Otros tags:
Oneohtrix Point Never, Julia Holter, James Ferraro, Maria Minerva

Otros contenidos relacionados:

29.10.13

Tu opinión, aquí

Sólo tienes que loguearte con una de las siguientes plataformas:

Dacebook
Twitter
Google
Yahoo
Tu nota: ( opcional )  
   
 
Numerocero ©. 2011-2014