John Maus

John Maus

Ribbon Music, 2012
7.7
Publicado el 17.07.12

Secretos traumáticos en polvoso synthpop

El de John Maus es uno de los nombres, si no es el que más (aunque quizás aquí las razones no sean esencialmente musicales, sino performáticas), que ha contribuido de una manera concluyente en el desarrollo del gusto global en la esfera de lo independiente por la experimentación lo-fi del sonido sintético. Y lo ha hecho fundamentalmente gracias a su tercer trabajo, 'We Must Become the Pitiless Censors of Ourselves' (Upset The Rhythm), de lo álbumes más recordados del pasado año, sin lugar a dudas. Una consagración algo tardía, pero suficiente, para haberle valido idas y venidas por todo el globo provocando, allí donde iba y como la pólvora, más palabras y todavía más expectación, reverberación o crítica. Buena o mala, pero en boca, tinta o caracter tipográfico, que ha valido para tejer en torno a él (facetas como la de su docencia en filosofía política en la Universidad de Hawai o su interés por el acto preformativo ayudan) un halo privativo más allá del que la mera y rabiosa (que dicen los muy horteras) actualidad y los méritos de la inspiración musical propician.

No obstante, y para los que gustamos de sus habilidades compositivas para ofrecernos estas pequeñas, líricas y polvosas heridas sintéticas alumbradas desde su habitación, conmociones desgarradas, deterioros, en teclado y voz, patología pura revertida en composiciones de sombrío synth-wave-pop fantasmal, Ribbon entrega por fin 'A Collection of Rarities and Previously Unreleased Material'. Lo que su propio nombre indica.  

Sí es cierto que gran parte de esta colección lleva circulando, en gran medida, cerca de una década allende los vericuetos más esquivos (y no tanto) de la red; pero también lo es que nunca habíamos podido acceder de una forma selectiva, remezclada y remasterizada a parte del archivo “secreto” del de aspecto trastornado y natural de Austin. Ni mucho menos con portada de Wolfgang Tillmans para su vestidura. De esta guisa accedemos a la gran mayoría de demos y de temas incluidos en recopilatorios, como esa dedicatoria para la sueca Molly Nilsson –el suyo sí es un gran directo- en 'Untitled (Molly)', espléndido tema; a la que se suman otros pequeños ensayos, más nuevos, que no habíamos tenido el gusto de escuchar, pero que palpablemente se encuentran entre lo menos reseñable del ajuar.

Sí lo son, por el contrario y afortunadamente agradeciendo esa mayoría aludida, aquellas en los que sus desmayos y sofocos emocionales dan lugar a su entusiasmo epopéyico, siempre atemporal y caído, y se combinan con mixtos y arpegiados columpios a teclado cósmico-eclesiástico (más de talea y coloración medieval y grandes bóvedas que de desvanes post-punk, parezca lo que parezca) y tan propios del terror-wave y de toda la escuela neo-giallo que abanderan a día de hoy proyectos como Xander Harris o Umberto; intrigas tendidas a sintetizador de onda metálica, los ciclos rítmicos envueltos en bajos hipnóticos y su ecléctica modulación y tratamiento vocal, desde la claridad tonal barítona al repliegue mate y la concavidad.

A destacar, entre estas dieciséis “nuevas” piezas donde descansa también la esencialidad de su crepúsculo prosódico y muchos de los gérmenes de ese gran hito mencionado, la inaugural 'North Star', 'Mental Breakdown', 'Untitled (Molly)', 'This is the Beat', 'My Hartred is Magnificent', 'The Fear' o la epilogar 'I Don’t Eat Human Beings', otra de esas experiencias místico-epifánicas (semejante a su increíble Believe y quizás, también, nutriente para su previo esbozo) con las que John Maus destella su característico misterio en forma de pop.

    


 

Otros tags:
Molly Nilsson

Otros contenidos relacionados:

07.03.12

Tu opinión, aquí

Sólo tienes que loguearte con una de las siguientes plataformas:

Dacebook
Twitter
Google
Yahoo
Tu nota: ( opcional )  
   
 
Numerocero ©. 2011-2014