FIB 2016
Sam Zabel y la pluma mágica

Sam Zabel y la pluma mágica

Ed. Astiberri, Trad. Oscar Palmer, 228 páginas.
7.5
Publicado el 23.03.15

El Rey de Marte será un dibujante ... con problemas

Dylan Horrocks ama los cómics, pero también le duelen. Como ocurría en su reconocida ‘Hicksville’, en ‘Sam Zabel y la pluma mágica’ el autor neozelandés se enfrenta a sus fantasmas para terminar escribiendo una carta de amor a los tebeos. En este caso, lo hace a través de este Sam Zabel, un escritor de cómics que vive sumido en los efectos paralizantes de la hoja en blanco y que ha redirigido su talento a la versión diluida de una superheroína (trasunto irónico del trabajo del propio Horrocks con la serie Batgirl).

La aparición de unos comics antiguos ambientados en Marte (revisión también del John Carter de Edgar Rice Burroughs) provocarán la entrada de Sam Zabel en un sistema de universos de ficción conectados en el que encontrará un nuevo sentido a su propia creatividad. La propia idea detrás de su obra permite a Horrocks jugar con los géneros y ofrecernos su propia mirada sobre algunos de los más célebres en la historia de las viñetas, incluyendo el manga y, más concretamente, el hentai. En ‘Sam Zabel y la pluma mágica’ hay un erotismo que atraviesa los géneros para rebosar, a menudo, las páginas y que sirve el autor para conectar con ese mundo de deseos innatos que bloquea a su protagonista. El gran riesgo de esta obra hubiera sido convertirse, sin la consciencia conceptual de serlo que tiene por ejemplo ‘La hermandad de historietistas del gran norte’ de Seth, en un museo del cómic sin vida propia. Sin embargo, la capacidad irónica de Dylan Horrocks, unida a su pulso a la hora de relatar la acción, sacan a la obra de su ensimismamiento y la convierten en una divertida secuencia de aventuras.

Alison Bechdel, cuya obra tiene muchos más puntos de contacto con la de Horrocks de lo que parece, apunta en la contracubierta de esta edición de Astiberri que “si alguna vez deseaste que Hergé hubiera creado tebeos para adultos (...) tu deseo se ha hecho realidad”. Más allá de que sea discutible que Tintín no pueda categorizarse como una serie de tebeos para adultos, el pensamiento es muy válido, ya que ‘Sam Zabel y la pluma mágica’ combina la excitación de la literatura de aventuras con el trasfondo de las preocupaciones y el ensimismamiento algo marciano de la literatura más reflexiva y autoconsciente.

 

Otros tags:
Dylan Horrocks

COMENTARIOS
Tu nota: ( opcional )  
   
 
Numerocero ©. 2011-2017