FIB 2016
Zoolander No 2

Zoolander No 2

4.0
Publicado el 08.02.16
Desde que en la pasada Paris Fashion Week Ben Stiller y Owen Wilson hicieron una hilarante aparición sorpresa para promocionar ‘Zoolander No. 2’ todos los fans de esta alocada comedia paródica salivamos con su secuela. Y el agresivo aluvión promocional que le siguió (estúpidos récords Guiness por en medio) nos daba esperanzas de que estaría, por lo menos, a la altura de la secuela. El problema una vez vista es que los productores se gastaron casi todas las balas antes del estreno, por lo que si vas al cine habiendo visto todos sus trailers, cosa que es lo más probable porque la original es una película que tiene una legión de seguidores fiel e inquebrantable ante cualquier atisbo de crítica que generó en su momento la primera parte, pocas sorpresas te encontrarás.

El arranque no podía ser mejor: Justin Bieber es perseguido por las calles de Roma por un esbirro anónimo hasta que es abatido a tiros. Mostrar en pantalla la muerte de uno de los personajes del universo de la música es un sueño hecho realidad para muchos y, desde luego, todo está escrito a la perfección, con el canadiense tomándose su tiempo para escoger el mejor filtro de Instagram antes de soltar su último suspiro. Pero esto ya lo vimos en uno de los trailers. Como la aparición de Benedict Cumberbatch en el papel del modelo andrógino Todo. Una ocurrencia brillante que desgraciadamente poco más se desarrolla en la película. O la épica salida de Mugatu (Will Ferrell) de la prisión y su ya icónico “jodido latte”.

Sabíamos que saldrían Kanye West, Kim Kardashian, Tom Ford, Katy Perry, Valentino, Kiefer Sutherland, Ariana Grande y muchos, muchísimos más. Pero en buena medida casi todos los cameos están desaprovechados más allá de los mencionados arriba y de un Sting con algunos destellos de genialidad, especialmente en el giro del clímax. Las aportaciones al filme de los famosos de turno son poco más que insustanciales, cuando no directamente innecesaria porque has de estar muy atento para que no se te escapen muchas de estas fugaces apariciones. El DJ de la fiesta ahora es Skrillex y no puedes sentir más que una ligera decepción al ver que el personaje de Justin Theroux de la primera, cuya estética es parecida a la de Sonny John Moore, llegó antes y era mejor.

Todo el mundo quería salir en ‘Zoolander No 2’ y Ben Stiller seguramente aceptó todas las solicitudes porque sabía que cada una de ellas le generaría numerosos ingresos (la de Beliebers que irán a verla sólo para ver a su ídolo morir a los cinco minutos), sin exprimirse el cerebro para sacarles partido. ¡Por dios, cuánto se echa en falta ahora a David Bowie! Tampoco se aprovechan los cómicos. Que el director, guionista y protagonista u Owen Wilson hayan vivido tiempos mejores es objeto de debate, pero lo que está fuera de toda duda es que Fred Armisen, Kristen Wiig y Will Ferrell son de los mejores en el terreno del humor ahora mismo. A ninguno de ellos se les saca demasiado partido y, de hecho, al último se le echa demasiado en falta (esperar una hora larga para ver su desbordante talento es un pecado).

La sátira que hacía de la moda la original aquí se pierde en un batiburrillo de acción que ni siquiera salva el aquelarre de los Illuminati de la alta costura del final. De algún modo ‘Zoolander No 2’ se podría emparentar con cualquiera de las secuelas de ‘Torrente’ salvando las muchas diferencias que hay (para empezar, ‘Zoolander’ no era ni mucho menos una producción low-cost), simplemente que ambas pierden la frescura de las primeras partes en pos del efectismo, del despliegue casi agotador de cameos en 90 minutos que se hacen incomprensiblemente largos. No es tan ingeniosamente ridícula como su predecesora, ni en este caso sirve eso del “es tan mala que es hasta buena”. Tampoco tiene la suficiente cantidad de gags nuevos como para que valga la pena ir a verla. Duele decirlo, pero es una continuación innecesaria y un derroche de talentos desaprovechados. Esperemos que a Stiller no se le ocurra hacer lo mismo con ‘Tropic Thunder’

COMENTARIOS
Tu nota: ( opcional )  
   
 
Numerocero ©. 2011-2017