FIB 2016
Plat

Megáfono: PLAT

Publicado el 26.04.13
por Beatriz Navas y Víctor Berlin

Mientras estábamos preparando un artículo para promocionar y presentar PLAT, la actualidad impuso su propia agenda por lo que decidimos dejar de lado el tema inicial para repasar algunas de las noticias y cifras que han torpedeado el maltrecho cine español durante la última semana.

Según El País hemos asistido al fin de semana más catastrófico en cuanto a asistencia de publico a salas, lo que afecta tanto al cine nacional como al internacional. De hecho, en lo que llevamos de año, la recaudación en taquilla ha caído un 13% y la asistencia de espectadores un 16%. Así mismo, según la FAPAE y la FECE, en 2004 fueron a las salas españolas 194 millones de espectadores; en 2012 la cifra ha caído un 40%. En casi diez años, el número de espectadores en salas se ha desplomado hasta perder más de un tercio de sus espectadores; y el pasado fin de semana se perdieron más de la mitad de espectadores con respecto al año 2004.

Un rápido vistazo a las estadísticas evolutivas publicadas por el ICAA (estamos a la espera de que se publiquen las correspondientes a 2012), nos indica que durante la década que va del 2001 al 2011, se redujo el número de cines, se amplió el número de salas y se exhibió una menor variedad de contenidos. A pesar de los programas de protección al cine de la UE, las películas norteamericanas siguen acaparando la parte más significativa de la cuota de pantalla (el 70% de la exhibición española en el año 2011).

Los factores del desplome de la asistencia de espectadores en salas son numerosos y responden a una tormenta perfecta multisistémica originada por el desarrollo de nuevas tecnologías y nuevos formatos, la aparición de la oferta digital, el aumento de la piratería en paralelo a la rigidez de las ventanas de exhibición, el empobrecimiento de la cartelera, la mejora de los equipos de home cinema y, como estocada final, la disparatada subida del IVA cultural.

Y es que el público ha cambiado sus hábitos de manera significativa. Se ha convertido en un espectador activo que elige tanto el contenido que quiere ver como el momento en el que quiere hacerlo, con independencia de las limitaciones legales impuestas desde arriba. Es lo que se conoce como la “cultura Martini”, expresión inspirada en un lema que popularizó esta marca durante los años setenta: Any time, any place, anywhere.

Estas evidencias refuerzan la idea persistente de que nos encontramos en los estertores de un mundo agónico que dará paso a nuevos escenarios todavía por explorar. Si bien el cambio forma parte indispensable de la propia naturaleza de la Historia, y por lo tanto también de la Historia del cine. De ahí que no podamos identificar este abrupto cambio con el final del cine, como algunos se empeñan en vaticinar.

A pesar de estas cifras desalentadoras durante la última década se ha duplicado la producción de largometrajes españoles. Dentro de esta producción es evidente que en los últimos años el cine más independiente, en muchas casos autoproducido, tanto de ficción como de no ficción, ha aumentado de forma considerable. Es un secreto a gritos. Por lo tanto, ha dejado de ser un secreto.

Ante tales metamorfosis el mundo digital todavía no está a la altura de las circunstancias, entre otras razones por la aplicación de prácticas de negocio anticuadas y el exceso de controles reguladores.

A pesar de ello, es urgente adaptarse a las nuevas circunstancias. Nos movemos en un territorio incierto, en el que todavía no existen respuestas convincentes o que puedan servir de guía. Aun más si tenemos en cuenta que hay una amplia amalgama de agentes implicados, cada uno con desafíos y necesidades concretas: el sector público, el privado, la industria, los creadores, los organismos de radiodifusión, los promotores financieros, los espectadores/consumidores y los espectadores/productores… Sin duda la solución, sea cual sea, pasa por el diálogo abierto y sin prejuicios entre todos ellos para adoptar estrategias realistas que puedan llevarse adelante a medio y largo plazo.

 


 
La Sortie (Chus Domínguez, 2008). 10'

 

Dentro de esta reformulación, en la que un mundo termina y otro comienza a dar sus primeros pasos, creemos que la sociedad civil debe ser capaz de tomar la iniciativa ante los reiterados ataques estatales a la cultura. De modo que sea capaz de plantear y poner en práctica nuevos modelos y alternativas con independencia tanto de lo público como de lo privado.

De ahí que nos guste enmarcar PLAT dentro de las nuevas posibilidades que ofrece la difusión de contenidos de vídeo a través de Internet. PLAT es una alternativa tanto a la piratería, que solo beneficia a unos pocos sin escrúpulos, como a las propuestas de la industria que a menudo resultan insuficientes para los autores.

En pocas palabras, PLAT es un archivo fílmico online, con vocación de permanencia y en continua expansión que contribuye a la difusión e investigación audiovisual del cine español de vanguardia. Un proyecto de largo alcance en el que trabajamos de manera colectiva, codo a codo con los autores, desde el 2011 y que por fin conseguimos lanzar el pasado 10 de abril, sin necesidad de recurrir a subvenciones públicas o patrocinios y contenidos publicitarios. Desde PLAT creemos que tiene que ser la sociedad civil la que se responsabilice de aquellas propuestas que la enriquecen, de ahí que el único modo de financiación que contemplamos sean las donaciones directas al estilo Wikipedia.

El principal objetivo que nos hemos marcado es maximizar la difusión del cine de los autores miembros de PLAT tanto a nivel nacional como internacional para contribuir a dar una visión plural del cine español y ampliar su público; un público que pueda demandar este cine en el futuro. Por eso en breve estaremos listos para lanzar una versión del PLAT bilingüe castellano-inglés en la que la mayor parte de los contenidos de vídeo cuenten con subtítulos.

El portal aloja gran variedad de contenidos, tanto de ficción como de no ficción y  experimentación, así como películas de corta y larga duración. Al apostar por esta heterogeneidad de contenidos pretendemos satisfacer a un público de gusto variado. Por supuesto, el portal es un caramelo para el público especializado, pero creemos que el libre acceso a contenidos (sin necesidad de registro, suscripción o pago) es un posicionamiento ideal para atraer a otro tipo de público, tal vez un espectador más convencional, pero inquieto.

Además, para nosotros es muy importante el mundo de la investigación académica. Por eso intentamos suministrar a los investigadores las herramientas necesarias para que puedan ahondar en estas películas y sus autores. También hemos diseñado un buscador por etiquetas que pone en contacto obras, autores y años de cara a facilitar la tarea de los programadores y comisarios a la hora de que elaboren programas basados en la obras de los autores miembros de PLAT.

Os invitamos a todos a que exploréis con tranquilidad PLAT. En él encontraréis un montón de historias y experimentos audiovisuales; autores conocidos y desconocidos que merece la pena revisar o descubrir; y obras que reflejan otras formas de entender y hacer cine. Para aquellos que quieran iniciarse y no sepan muy bien por dónde empezar, les recomendamos utilizar el buscador y escoger las obras a través de la temática que abordan. Y, por supuesto, si te gusta PLAT, comparte la buena noticia con tus amigos. ¡Al fin y la cabo es gratis!

 

PLAT

Archivo Fílmico Online

Plataforma de difusión e investigación audiovisual

Beatriz Navas

Víctor Berlin

COMENTARIOS
 
Numerocero ©. 2011-2017