FIB 2016
Alien

Intervención: Alien

Publicado el 06.03.13
por Numerocero

La Muestra de cine fantástico Syfy ha guardado un lugar especial para los clásicos del género programando una de las gratas sesiones dobles a las que nos tiene acostumbrados Nacho Cerdá y su experiencia Phenomena. Esta vez, es el turno de la indiscutibles 'Alien, el octavo pasajero' de Ridley Scott y 'Desafío total' de Paul Verhoeven. Sobran nuestras palabras para celebrar la recuperación del film de Scott, así que hemos reunido la opinión de profesionales del género y demás artistas relacionados con el cine, el cómic y la literatura, en busca de las huellas de esta obra maestra del fantástico. (Ilustración: Pakortiz)

 

BORJA CRESPO
(Director, productor, guionista e historietista)

 

“'Alien, el octavo pasajero' es una de mis películas favoritas de todos los tiempos. Aúna todo lo que me gusta. La criatura de Giger me fascina, el diseño y toda la obra gráfica de su creador. El hecho de que también estuviera implicado en el proyecto el maestro Moebius engrandece todavía más esta película de terror espacial de la que supe por primera vez por boca de mi tío. Era un crío y él solía contarme historias de pelis que veía en la sala oscura que no eran para todos los públicos, de tertulia por la noche, en el pueblo de veraneo, antes de acostarme. Dándome detalles sobre 'Alien, el octavo pasajero', me entraban unas ganas locas de ver el filme, pero a la vez me daba un pánico tremendo. Me cagaba. No recuerdo cuánto tardé en poder dejarme llevar por sus hipnóticas imágenes frente a una pantalla, pero permanece en el primer puesto de mis lista de FANTÁSTICAS DEL FANTÁSTICO desde entonces. No me canso de verla y disfrutarla”.

 

NOEL CEBALLOS
(Crítico de cine y periodista cultural)


“Era en un pase televisivo y, por alguna razón, sólo vi hasta el Space Jockey. No recuerdo si me mandaron a la cama o si, simplemente, me puse a hacer otra cosa, pero al día siguiente le hablé a mis amigos de la película sobre unos astronautas que bajan a un planeta y encuentran una estatua rarísima. Fin. Para mí, ese fue el argumento de Alien durante muchos años. Creo que es una obra maestra. Solamente mira ese final, esa hipnótica danza entre Eros y Tánatos. O mira al bicho: es la Antivida, la materialización de todos esos pensamientos oscuros y horribles que te asaltaron después de masturbarte por primera vez. Me encanta que la película convierta al Apocalipsis en pura biología y que deje claro que el xenomorfo, como forma de vida, es perfecto”.

“Lo que más me gusta es la cantidad de interpretaciones y pasadizos secretos de sentido que te propone en cada visionado. Es inagotable. Quizá mi manera favorita de verla sea como un cuento gótico: tiene castillo, mujer acosada por las sombras, monstruo, presencia de lo siniestro y lo sublime, tirano (La Compañía), sirviente, rufianes, ruinas (el Space Jockey), fascinación con la muerte... Todos los arquetipos están ahí. La volví a ver hace cosa de un año en Blu-ray, con un extra increíble que va mostrando información sobre la producción mientras la ves (a modo de pop-ups en pantalla). Cada vez que la ves descubres matices, pero nunca te la acabas. Siempre tienes la sensación de que te estás perdiendo algo”.

 

DIEGO LÓPEZ FERNÁNDEZ
(Programador Festival Internacional de Cinema Fantástico de Cataluña -Sitges, Director de Brigadoon, Editor del fanzine El buque maldito)

 

“Mi primer contacto con 'Alien, el octavo pasajero' fue en un vídeo club. Allí residía una cinta que no veía claro donde me podía llevar debido a que su portada no me decía nada en concreto, más allá de ver en ella un fondo oscuro donde flotaba una especie de huevo que desprendía un líquido. Tenía claro, eso sí, que tarde o temprano volvería a casa con ella bajo el brazo. Como devorador/explorador de cintas VHS, o rata de vídeo club como dicen algunos, era mi obligación en aquellos tiempos… ¡Y qué terror durante su metraje el día que me decidí por ella! Aquella misteriosa carátula, de tendencia minimalista (como diría hoy en día algún snob), me arrastró por un viaje espacial fascinante repleto de acción y terror y orquestado por una colosal heroína en su lucha contra un ser, hoy, mitológico del séptimo arte”.

“No sería hasta la década de los noventa cuando tuve oportunidad de ver por primera vez la película en una sala de cine y entender, definitivamente, la grandeza de la obra de Ridley Scott”.         

 

ALBERTO GONZÁLEZ VÁZQUEZ
(Guionista y realizador de cortos, autor de ‘Humor cristiano’)

“Fue la primera película que intenté alquilar en un videoclub porque había oído hablar de ella con mucho entusiasmo durante mi infancia. Digo "intenté" porque en lugar de llevarme ‘Alien’ me llevé a casa su versión italiana, un error bastante común en aquella época. Lo único que recuerdo del ‘Alien’ italiano es un trozo de carne palpitante, una especie de filete crudo que latía y que daba muchísimo asco. Cuando unos años después por fin conseguí ver el ‘Alien’ de Ridley Scott la criatura no me provocó ni la décima parte de repugnancia que aquel filete." 

“Cuando vi ‘Alien’ ya era mocito y empezaba a cultivar esa incipiente pose crítica del niño que lee el periódico y la revista Fotogramas. Supongo que me pareció una obra maestra porque era lo que dictaban mis lecturas pero no recuerdo un impacto como el que me produjo ‘La cosa’, por ejemplo, o incluso ‘Aliens’ de Cameron. Creo que lo que más me gusta de la película es que no propone el futuro aséptico y uniformado que hasta entonces, en general, había mostrado la ciencia ficción. Que los habitantes del futuro lleven vaqueros y se caguen en la puta de oros puede parecer un detalle insignificante pero creo que es una decisión arriesgada y supone un avance muy importante en la capacidad de análisis y de anticipación que se espera de la ciencia ficción. No he vuelto a verla desde entonces. He visto ‘Prometheus’, sin embargo, y tengo la impresión de que mientras mi generación ha perdido la ingenuidad Ridley Scott parece haberla recuperado”.

 

JOSEMI BELTRÁN
(Director de la Semana de Cine Fantástico y de Terror de San Sebastián)

 

“Tuve contacto con 'Alien, el octavo pasajero' antes en papel que en la pantalla. Lo primero que llegó a mis manos fue la adaptación al cómic de Goodwin y Simonson que editó Bruguera . Y lo leí como quien lee algo reservado para los "mayores", quedándome impresionado con aquellos dibujos viscosos y turbios. Más tarde, vi mal vista la película en televisión, y acaso no me chocó tanto, porque había perdido el factor sorpresa. Antes de verla completa, recuerdo que uno de sus momentos más sangrientos aparecía en la cabecera de algún programa de tv, lo cual también era una promesa inquietante que no acabó de cumplirse. Me quedo con el estupendo uso del suspense y el ritmo, la dosificación en enseñar la criatura, el protagonismo femenino de una belleza no convencional como la de Weaver...y el hecho de ser un buen paso para una ciencia-ficción madura. Una forma de presentar el género que creo no se ha explotado demasiado, e incluso en los últimos años ha sido el propio Scott el que ha tenido que retomarlo con 'Prometheus'”.

 

JOSÉ OVEJERO
(Reciente Premio Anagrama de Ensayo por ‘La ética de la crueldad’)

 

“Me gusta mucho más la primera hora de película que la segunda. Me entusiasmó, y me entusiasma esa primera hora: las relaciones entre los personajes tan distintos que comparten el viaje espacial; la mezcla de diseño ultramoderno con el ambiente industrial de la nave; la tensión que surge cuando reciben las señales que creen de socorro, todo el descenso a ese mundo oscuro, la impresionante nave espacial que inspeccionan, las tensiones tan realistas que surgen cuando el actor encarnado por John Hurt es atacado ….La escena, brutal en principio, en la que el bicho sale del vientre de John Hurt me hizo soltar una carcajada: ¿qué es eso que sale de su vientre, un feto roedor que luego recorre la sala a la velocidad del Correcaminos? Y al final me interesó menos la amenaza del Alien que todo lo que se había ido mostrando hasta ahí, esa tensión y ese miedo indefinidos, las rivalidades soterradas.  Años después volví a ver la película y la escena del feto roedor me siguió pareciendo algo ridícula y alguno de los sustos innecesario. Pero es verdad que hay escenas magníficas, como la revelación del robot y cuando Sigourney Weaver se hace aún más con el centro de la imagen y absorbe, gracias a esa seriedad entre triste y oscura, la atmósfera opresiva de la película”.

 

FREDERIK PEETERS
(Ganador del Premio a la mejor serie en Angoulême 2013 por ‘Aama 2. La multitud invisible’, publicado por Astiberri)

 

 “La vi en la televisión de pequeño, solo en casa. Estuve completamente absorbido por la película desde la primera imagen, pero en el momento en el que el torso de John Hurt explota, creí que me moría de miedo. Intenté de inmediato cambiar de cadena, y estuve viendo estupideces durante una hora intentando olvidar esa escena. Es una película que cambió muchas cosas en la Ciencia Ficción. De todo me quedo con la confrontación de los interiores de la nave, llenos de viejos tubos y de trozos de decorados de otras películas, y el extraño universo de Giger. La música de Goldsmith, siempre inigualable en su género. El grano de la imagen de finales de los años 70. Y la elección de actores, que tienen esa naturalidad un poco sucia, típica de esos años. Especialmente el dúo Yaphet Kotto-Harry Dean Stanton, y también Iam Holm. Por otro lado, la austeridad del guión, que termina cogiendo aires de fábula alegórica. He visto la película decenas de veces y le he cogido aún más cariño después de ver la catastrófica ‘Prometheus’, que vino a reafirmar que una de los grandes alicientes del Alien original era su incapacidad para mostrar el monstruo de manera frontal.”

 

CARLOS SISÍ
(El próximo 12 de marzo Minotauro  publica su obra ‘Panteón’, ganadora del X Premio Minotauro)

 

“Cuando Alien se estrenó, yo era todavía muy pequeño y no pude verla en el cine; la vi unos años después, en VHS. Lo más curioso es que no tengo recuerdos del Alien en sí, con la definición del VHS y los televisores de la época, la película acabó y no tenía muy claro de qué amenaza se trataba, exactamente. Fue mucho más tarde que vi al monstruo en las páginas de una revista y me enamoré perdidamente de su diseño. Alien es una película muy adelantada a su tiempo; se salvó milagrosamente de algunos convencionalismos que la hubieran hecho parecer antigua a nuestros ojos. Solamente el título de crédito ya es magistral, con esa tipografía simple y efectiva, y tan diferente de lo que se hacía en los 70. Recuerda bastante a la filosofía Mac tan en boga hoy día: "Menos es más". El diseño de todos y cada uno de los elementos, desde los decorados a los diseños de los trajes espaciales, el logotipo de la WAYLAND y por supuesto, la aportación de Giger, son tremendos. Y es curioso, porque cuando lees sobre cómo se tomaron las diferentes decisiones que hicieron que Alien llegara a ser lo que es hoy, comprendes que todo fue una serie de casualidades tremendamente felices. Es como si el proyecto hubiera caminado por una delicada cuerda floja y que hubiera podido caer en cualquier momento, y eso da mucho vértigo. Por ejemplo, la decisión de no utilizar una banda sonora completa sino una especie de versión preliminar conceptual que Jerry Goldsmith hizo para tener algo con lo que ir visualizando el proyecto, o el hecho de que los míticos haces de luz en la sala de los huevos fueran una aportación espontánea solo porque la banda "The Who" estuviera en ese momento ensayando  con lásers en el estudio de al lado.”

“La película hubiera sido muy diferente sin Giger, como revelan los diseños tempranos del "monstruo" que se barajaron en su día. Siempre digo que me resulta muy elegante, tan alto y delgado, aunque comprendo que sea difícil mirar más allá de su condición de "monstruo" que "debe ser destruido". Giger hizo un trabajo sublime. Como toda su obra, Alien tiene unas fuertes connotaciones sexuales. Imagino que su forma, en sus tres etapas evolutivas, sugieren cosas en nuestro inconsciente, provocando atracción y repulsión a la vez. Creo que desde Alien no se ha vuelto a hacer un monstruo que despierte tanta fascinación. Personalmente hay una escena que siempre me despierta una sonrisa, cuando arranca la película y Nostromo empieza a despertar de su letargo. Las pantallas (tan deliciosamente retro) empiezan a iluminarse y a hacer ruidos. Estos ruidos son los que hacían los primeros ordenadores de los ochenta, funcionando con el sistema operativo OASIS, cuando las cabezas de los discos duros clasificaban las extensiones. Era un sonido muy característico que yo escuché infinidad de veces en la oficina de mi padre, y despierta en mí grandes recuerdos.La suelo revisitar a menudo. Con la notable excepción de un par de escenas donde los efectos especiales se han quedado muy deslucidos (como la cabeza de Ash sobre la mesa), la película podría estrenarse hoy mismo. El lenguaje visual, la cadencia, la construcción de la tensión y todo lo demás siguen siendo perfectamente válidos. Hasta puedo vivir con la informática que manejan en la nave y el ordenador M.A.D.R.E. con su pantalla barriguda de fósforo verde... creo que le da un aspecto muy evocador y especial, sobre todo en una época donde los interfaces informáticos son tan avanzados, luminosos, casi etéreos.”

 

ALBERTO MORENO
(Editor Jefe de GQ.com)

 

“No vi ‘Alien’ hasta un ciclo de Canal+ a mediados de los 90 con motivo del pase de ‘Alien Resurrection’. Me tragué las cuatro del tirón y recuerdo no haberlas paladeado como era debido. Más tarde, con sucesivos visionados, pude disfrutarlas más y mi percepción mejoró. Valoro ‘Alien’ en su justa medida. En lo que respecta a su género, desde luego es una obra maestra.  Y en cuanto a conseguir lo que se propone, también. La expectativa es plenamente satisfecha y eso es más que mucho, pero si tengo que compararla con otras joyas a las que canónicamente denomino así, independientemente de su contexto de género, pues no. Entre mis momentos preferidos, el de Sigourney Weaver luciendo braguitas microscópicas en una época en la que yo imaginaba bragafajas all over the places. Cuando la vi por primera vez me dije que si llegaba a haber una tecnología que permitiera viajar al espacio, también seríamos capaces de crear máquinas del tiempo y que, en ese caso, me acercaría a verla a 1979. La he vuelto a ver apenas unos meses atrás en Blu-ray, esta vez a raíz del estreno de ‘Prometheus’, y tengo que decir que, por contraste, mejora. Menos bolas en el aire y la frescura de que no sabe que lo está petando ayudan.”

 

JAVIER ALVARIÑO
(Director de Arte. Responsable de 'Agnosia', 'The Birthday', 'Mientras duermes', 'Open Windows' y 'Grand Piano')


“Brett entra en un hangar en busca de Jones, el gato de a bordo. Mira hacia arriba, caen gotas de agua en su cara, las cadenas se balancean y... 01:06:48... IN YOUR FACE!!! Es ya mitológico el estado de gracia en el que se encontraban todos los cineastas responsables de 'Alien, el octavo pasajero'. Pero de verdad, es que la confianza que tienes que tener en el diseño de los elementos para mostrar durante más de dos segundos al monstruo sin que NADIE se percate, y con la atención del espectador disparada al máximo (¡¡¡porque aún no conocemos la forma de la criatura!!!), es sencillamente acojonante. Todos genios, desde Scott hasta el último contable”.

 

PEDRO VILLAREJO 
(Historietista e ilustrador, autor de ‘Los fabulosos Teykerman’)



“La vi en casa cuando la estrenaron en la primera de TVE, tapándome con las faldillas de la mesa camilla del comedor hasta la nariz del miedo que estaba pasando. No la vi en el cine pero recuerdo a mis primos -que sí la vieron- hablar de ella durante mucho tiempoy ya me parecía aterradora, así que estaba predispuesto a pasarlo mal cuando la viera por primera vez. Ellos fueron a ver una película del espacio, creyendo que sería otro ‘Star Wars’ y se encontraron con aquello. Creo que le pasó a mucha gente”.

“Otro detalle que recuerdo es ver en el telediario del mediodía al presentador diciendo algo del tipo "les pedimos perdón por las imágenes que van a ver a la hora de la comida" y aparecer la escena en la que el bicho sale del pecho de John Hurt. Me dejó con la boca abierta”.

“Es una obra maestra, sin ninguna duda, aunque temo no ser demasiado objetivo con la respuesta ya que se trata de una de mis películas favoritas de todos los tiempos.Soy muy fan de Alien, que no de la saga. Para mi está en lo más alto de la ciencia ficción de todos los tiempos, justo debajo de 2001. A partir de ese primero y segundo puesto, que los tengo muy claros, ya podríamos discutir sobre el resto”.

“Todo en la película es sobresaliente: la historia, los actores, los decorados, los efectos, ¡Sigourney Weaver!...pero creo que me quedaría con la atmósfera. Ese ambiente sucio y claustrofóbicoque es un personaje más -y de lo más aterrador, por cierto-, esa sensación ya desde los mismos títulos de crédito de que algo malo va a ocurrir, tan repetida en tantas otras películas y prácticamente nunca lograda como aquí”.

 

La sesión Phenomena, dentro de la programación de la X Muestra Syfy de Cine Fantástico tendrá lugar el domingo 10 de marzo, a las 15'30h, en los cines Callao de Madrid.

Otros tags:
Alberto González Vázquez, SyFy, Noel Ceballos, Frederik Peeters, Borja Crespo, Pedro Villarejo, Diego López Fernández, José Ovejero, Carlos Sisí, Alberto Moreno, Javier Alvariño

COMENTARIOS
 
Numerocero ©. 2011-2017