FIB 2016
Cannes 2013: dentro y fuera de campo

Cannes 2013: dentro y fuera de campo

Publicado el 29.05.13
por Violeta Kovacsics
@violetakg

El jurado presidido por Steven Spielberg sorprendió a propios y extraños. No sólo con la Palma de Oro a 'La vie d'Adèle', la película que gustó a todos y que probablemente deba ser recortada en su estreno en los Estados Unidos (precisamente el país de Spielberg); sino con el premio a la mejor dirección a Amat Escalante por 'Heli', una película que pone la violencia en el centro del plano.

Se podría resumir esta edición de Cannes a través de aquello que queda dentro o fuera del cuadro. La sección oficial del certamen se abrió con el filme de Escalante y con su plano detalle de unos genitales en llamas; mientras, Un Certain Regard se agitó con 'L'image manquant' de Rithy Pahn, una reflexión sobre cómo representar el horror en la pantalla. En la primera película la cuestión de dónde están los límites a la hora de representar la violencia no existe. En la segunda, dicha cuestión resulta esencial. Más comparaciones: 'Behind the Candelabra', de Steven Soderbergh, narra la historia de amor clandestina entre el famoso pianista Liberace y su ayudante, pero en ningún momento muestra las relaciones sexuales entre ambos de manera abierta (primero recurre a una elipsis, luego a un apocado primer plano); en cambio, tanto 'La vie d'Adèle' como 'L'inconnu du lac' (relato amoroso entre dos jóvenes, la primera; film noir con cruising de fondo, la segunda) no esconden el sexo, que queda dentro del cuadro. Se podría decir que la película de Soderbergh permanece en el armario, mientras las otras dos están dispuestas a salir de él. De nuevo, imágenes que están e imágenes que se ocultan.

Tras esta breve reflexión, he aquí los mejores momentos de esta 66 edición del festival de Cannes.

 

1. Santuario

'Les Salauds' , de Claire Denis, no adapta a William Faulkner, pero sí que le cita, como una inspiración latente a lo largo de toda la película. Al final del filme se evidencia la referencia y el momento más terrible de la novela de Faulkner 'Santuario', en el que la chica es violada con una mazorca. En su película, Denis plantea un relato parecido, el de un hombre que intenta vengar a su sobrina, víctima de abusos. El entorno familiar resulta de nuevo violento. Como sucede en la prosa de Faulkner, se impone lo sugerido, aquello que permanece en fuera de campo. 'Les Salauds' se abre con un suicidio que no vemos y se cierra con las imágenes del terror en torno a las que gira todo el relato. De nuevo, la reflexión en torno a qué se debe mostrar se hace patente. Denis no ha adaptado a Faulkner, pero se ha impregnado de la esencia de su obra: desde el poso violento hasta la forma, propensa al trabajo sobre aquello que no se ve.

 

2. La imagen que no está

“Si encontrase esa imagen, no podría mostrarla”, dice la voz en off de 'L'image manquante', de Rithy Pahn. Después de haber firmado 'S-21: La machine de mort khmère rouge', una obra maestra en torno a la representación del horror y a la relación entre la imagen y la memoria histórica, en 'L'image manquante',Pahn sigue trabajando en la misma línea. El punto de partida es una imagen que fue destruida, una imagen que demuestre el régimen del horror de los jemeres rojos. A partir de aquí, Pahn construye una película hecha con muñecos de barro y llevada por una voz en off que narra en primera persona la infancia del cineasta. Todo en la película es reflexión: sobre cómo abordar el terror a través del cine, sobre cómo lidiar con la memoria histórica. Pahn incluye la imagen de la llegada del hombre a la luna, pero se ve incapaz de incluir las imágenes del horror jemer porque esto sería abyecto.

 

 

3. El detalle

La platea de la sala Debussy se vio sacudida por las carnales y realistas escenas de sexo entre las dos protagonistas de 'La vie d'Adèle' de Abdellatif Kechiche, ganadora de la Palma de Oro. Son escenas largas –como todas las de la película, de tres horas de metraje– y naturalistas. De la película, me quedo sin embargo con el trabajo sobre el detalle, con la proximidad de la cámara del cineasta a sus actrices. En el fondo, Kechiche lleva al límite algunos de los conceptos sobre los que había trabajado en 'La escurridiza', la captación del gesto, la espontaneidad de las interpetaciones... Resulta impresionante el trabajo con las dos actrices, exhausto, profundo, intenso. Recientemente, sólo recuerdo haber visto algo similar en Berlín, en 'Mes séances de lutte' de Jacques Doillon, de interpretaciones físicas y violentas (curiosamente, su protagonista es la actriz principal de 'La escurridiza'). En 'La vie d'Adèle' los pequeños detalles quedan grabados. Una sonrisa bajo el sol, un beso, una conversación en el banco de un parque. En el fondo, eso es el amor: grabar con fuego cada momento. 'La vie d'Adèle' permite ver aquello que sólo pueden ver las personas enamoradas.

 

 

4. El espejo

Hay momentos en 'The Immigrant' que resultan algo planos, como las escenas habladas. Sin embargo, hay elementos de puesta en escena absolutamente brillantes. Como en 'Two Lovers', James Gray plantea una relación a tres bandas. ¿Las novedades? Gray retrata un Nueva York de época y el peso del relato lo lleva una mujer. Sobre guión, los arquetipos resultan algo más patosos que en 'Two Lovers' y la resolución del primer embrollo (la trifulca entre un mago y un chulo por la protagonista, una de las prostituas del chulo) se resuelve sin poética alguna. ¿Lo más brillante? Cómo las relaciones se definen a través de la composición, del cuadro. Los espejos, las ventanas y los marcos de las puertas retratan cada momento, cada personaje. De fondo se intuye la figura de Nicholas Ray, amante de los relatos dolorosos, de las relaciones entre adultos solitarios y rotos; amante también de una puesta en escena que pasa por los planos dentro del propio plano.

 

 

5. El espacio

Relato criminal con sexo explícito, 'L'inconnu du lac' define perfectamente su escenario principal. Todo tiene lugar en un lago y sus alrededores, frecuentado por hombres que se bañan y pasean en busca de relaciones esporádicas. El director, Alain Guiraudie, presenta el espacio con el pragmatismo del cine clásico: el amigo del protagonista se sienta siempre en el mismo sitio y los coches tienen una plaza fija. En el fondo, se trata de disponer las piezas para construir un relato de intriga. El mejor momento de la película es una panorámica: la que va del plano general del lago donde un hombre ahoga a su pareja hasta el plano medio del asesino que sale del agua. Nocturnidad, suspense, precisión e incluso un atisbo de crítica.

 

 

6. El respeto

Hirokazu Kore-eda se adentra con tacto en una historia espinosa, la de dos familias que descubren que sus hijos fueron intercambiados de pequeños. Atrapados en el debate en torno a si la sangre puede más que la experiencia vivida, los padres se plantean qué hacer. Profundamente rítmica, la película está a menudo puntuada por una suave banda sonora –un piano que interpreta Las variaciones Goldberg de Bach, por ejemplo–. Pensar en 'Like Father Like Son' como una película coral sería un error. Uno de los padres lleva el peso del filme: suyo es el trayecto vital que hace avanzar la trama y suyos son los momentos en los que la puesta en escena sobresale. Él da un paso adelante cuando plantea la posibilidad de quedarse con los dos niños; un paso adelante físico, ocupando en centro del cuadro; también un paso adelante en sentido metafórico, pues es el que más evoluciona a lo largo del filme.

 

 

7. La palabra

Resulta interesante ver cómo dos directores, David Cronenberg y Arnaud Desplechin, han hecho en los últimos tiempos sendas películas en torno al psicoanálisis y, por ende, sobre la palabra. Lo más fascinante es ver como el resultado es distinto en ambos casos, evidenciando aquello de que no importa el tema sino el cómo. En 'Un método peligroso', Cronenberg se apoyaba en el encuadre, en el desapego de los personajes con el fondo, en los primeros planos. En 'Jimmy P. Psychothérapie d'un Indien des Plaines ' , Desplechin trabaja sobre el montaje, sobre el raccord, sobre una narración hecha a pedazos.

COMENTARIOS
 
Numerocero ©. 2011-2017