Fiberfib.com
¿Un escritor de canciones es un escritor?

¿Un escritor de canciones es un escritor?

Publicado el 29.06.12
por Elena Medel
@MedelElena

Jarvis Cocker no es Seamus Heaney o John Ashbery, pero expresándose en el mismo idioma ya ha conseguido un hito del que ellos carecen: la publicación en español de su obra reunida. Por su costumbrismo y sentido del humor, Cocker se ha ganado títulos como el de “cronista” o “trovador”, en consonancia como ese origen de la literatura ligado a la música y la palabra oral.

Una línea delgadísima y fácil de rebasar distancia a música y literatura: por ceñirnos a muestras patrias y no coger polvo en las hemerotecas en las hemerotecas, Christina Rosenvinge confesó inspirarse en el doloroso poeta judío Paul Celan, ante el escándalo de la intelligentsia poética, y Lagartija Nick y Enrique Morente maridaron dos estilos con un tercero, el del Lorca de Poeta en Nueva York. Más: los popemas de Nosoträsh, con la poeta Covadonga de Silva en sus filas, y la activísima obra literaria de Sergio Algora, que abarcaba cualquier género —poesía, teatro, narrativa, además de sus lúcidas letras— y de quien Xordica editó póstumamente los relatos de A los hombre de buena voluntad.



¿Un escritor de canciones es un escritor a secas? En la plaga de eventos para dirimirlo que asoló la península —coloquios en Córdoba, Barcelona o Valladolid, festivales de spoken word que mostraba el trabajo conjunto de poetas y rockeros—, Manolo Martínez, de Astrud, se aburrió de negarlo: un escritor de canciones es un escritor de canciones, insistía él, también cuentista —muchos atesoramos ejemplares de Esmeraldo, su fanzine de narrativa— y uno de los pocos que además de hacernos bailar han conseguido hacernos pensar. Otro habitual en esos conciliábulos era Antonio Luque, entonces Señor Chinarro a secas y que hoy desarrolla una carrera literaria tan exitosa como la musical, con tres libros en el mercado: los relatos de 'Socorrismo' (Alpha Decay, 2009), la novela 'Exitus' (El Aleph, 2012) y la crónica futbolística 'Marchito azar verdiblanco' (Libros del KO, 2012). A Luque le divierte “escribir”, y añade con ironía que “no provoca sordera como hacer música”. Le gusta que le digan “que soy más un escritor que hace canciones”. “Eso me sitúa”, y esto le convence, “en otro plano”. Luque diferencia, con este “otro plano” y en su insistencia en mudar a las filas de la literatura, ambas facetas: una cosa es escribir un relato o una novela, y otra cosa escribir una canción, por mucho que las firme el mismo artista.

El periodista musical Víctor Lenore —que dirige para Lengua de Trapo la colección Cara B— lo tiene claro. “ Algunas letras de canciones pueden colar como textos literarios, lo que no quiere decir que sean mejores que las que necesitan música para funcionar. Kraftwerk son maestros en el arte de hacer letras, pero leídas suenan muy elementales. Su caso me recuerda a algo que contaba Ballard en Guía del usuario para el nuevo milenio: el guion de Alien, una obra maestra del cine, consistía básicamente en doce páginas llenas de gritos, gruñidos y babeos. Hay que evitar usar el adjetivo literario como sinónimo de mayor calidad”.

Alejandro Martínez, de Klaus & Kinski, afirma que “escribir letras es un ejercicio de literatura menor”. Pese a la enorme impronta literaria de sus letras —un rasgo que comparten coetáneos como Leo Mateos, de Nudozurdo, pero que parece haber olvidado la nueva hornada indie—, que recurren a los juegos de palabras, las metáforas y las referencias culturales, Martínez cree que enfrentarse a una letra “consiste en buscar tu estilo, sin caer en lugares comunes y apostando por temas que te puedan interesar: es algo compatible”. Luego un escritor de canciones puede ser, también, un escritor, pero es sobre todo un escritor de canciones. ¿Queda claro?

Sí lo cree Silvia Grijalba, periodista y novelista que coordinó parte de aquellos encuentros que buscaban desentrañar el misterio: el festival Palabra y Música, en Sevilla, Gijón y Palma de Mallorca, y jornadas como las anuales Poesía y Rock, que todavía resisten en Málaga. Del trabajo de investigación de Grijalba nos queda Palabra de rock (Vandalia, 2008), una antología centrada en los letristas españoles recientes, mezclando a Enrique Bunbury, Astrud, Pablo Guerrero, Nacho Vegas o Kiko Veneno. Frente a los detractores, Grijalba concluye que “la letra de canción es un género en sí mismo”. Alude a los “mundos literarios propios” de estos letristas, un elogio más habitual a un poemario que a un disco, y se refiere a la “educación literaria de muchos escritores actuales, que empieza por las letras de canciones”. E invoca el espíritu —vigente o no— de “Patti Smith, Lou Reed, Jim Morrison o Bob Dylan, que se mezclan en el imaginario del rock con los poetas malditos del XIX y los escritores de la generación beat”.



Lenore no tiene tan claro lo de Cohen —que en la votación final del Príncipe de Asturias de las Letras se impuso a Alice Munro, la gran maestra del relato actual— o Dylan, presente en las apuestas del Nobel de Literatura un año sí, otro año también. “Tengo claro”, reconoce, “ que el prestigio de Cohen y Dylan está artificialmente hinchado por todos esos escritores que no paran de alabarles. En la mayoría de los casos me parece una adoración de brocha gorda. Abundan las columnas huecas, donde la hagiografía sustituye al análisis.  Estoy empezando a coger bastante manía a Dylan y Cohen. Me parecen los típicos artistas tan metidos en su mundo interior que acaban desconectados de la realidad cotidiana del resto de la humanidad”. Lenore localiza equivalentes mejorados en nuestro país, como “Nacho Vegas o Xabier Baró, dos cantautores con sustancia literaria que no han perdido sintonía con lo que ocurre en la calle. En todo caso, los compositores que realmente están renovando el castellano y creando lenguaje son reggaetoneros como Tego Calderón, una máquina de escribir frases descolocantes y llenas de gracia. Justamente el tipo de cosas que no suelen considerarse literarias”.

Otros tags:
Leonard Cohen, Jarvis Cocker, Christina Rosenvinge, Astrud, Victor Lenore, Klaus & Kinski

Otros contenidos relacionados:

Leonard Cohen
30.01.12

Tu opinión, aquí

Sólo tienes que loguearte con una de las siguientes plataformas:

Dacebook
Twitter
Google
Yahoo
 
Numerocero ©. 2011-2014
Fiberfib.com