FIB 2016
Test de Rorschach: Luján - Márquez

Test de Rorschach: Luján - Márquez

Publicado el 28.06.12
por Benito Garrido

Javier Márquez Sánchez y Marcelo Luján son dos de los escritores de novela negra más arriesgados y sugerentes del panorama actual. Dos estilos de escritura igualmente elegantes y depurados, pero diferentes. Dos contadores de historias de esas que sorprenden y atrapan. Letal como un solo de Charlie Parker (Ed. Salto de Página) es el último título de Javier Márquez Sánchez, una obra que destila la energía y el sabor de los clásicos del género negro. Moravia (El Aleph Ed.) es la nueva novela de Marcelo Luján, espacio donde nos narra una historia que bucea en el género para lucirse cruel y desasosegante.

En un indecente asalto a mano armada hemos sometido a ambos al test de las imágenes. Aquí puedes ver sus inmediatas reacciones.




Javier Márquez Sánchez

Amigos, compañerismo, barricadas, compromiso. Un proyecto cultural que puede criticarse por muchas razones. Un proyecto cultural que puede defenderse por muchas más. Barómetro del grado de estupidez y analfabetismo de diversos políticos y ciudadanos durante el último año.

Marcelo Luján

Ése que está ahí, con sombrero y por qué no gabardina, que parece que corre como escapando de algo, ése, es un amigo, un nuevo integrante que llega al festival cultural más importante de España. Los que lo conocemos, los que somos, por lo tanto, sus amigos, lejos de temerle levantamos nuestras voces para defenderlo ante la adversidad, ante el empujoncito débil de los cobardes cuya cobardía se les ve a la legua. Ahora, el mes que viene, ése que parece que corre, con su sombrero y probablemente gabardina, cumple veinticinco años: está más joven que nunca.

 

 

Javier Márquez Sánchez

Español neutro con el que aprendimos a hablar en decenas de series, dibujos animados y alguna que otra película. Pan con Nocilla para merendar. Historias y personajes tan absurdos como la mayoría de los test, y al mismo tiempo igual de adictivos.

Marcelo Luján

Ése que está ahí, el más alto pero también el más alborotado y sinvergüenza, el que pasa de todo y sólo quiere robar comida y huir. Ése, y el pequeñito, y otro que no aparece, vigilante con su verde oliva. Acaso una metáfora (pobre e incompleta) sobre el libertinaje, la sensatez, el orden. A decir verdad, no me hacía mucha gracia este dibujo. Yo era más de Meteoro, Joe 90 y el Capitán Escarlata. A mi primer y único peluche lo llamé Capitán Escarlata. Era 1978. Se me cayó por el hueco del ascensor. Fue horrible verlo desaparecer.

 

 

Javier Márquez Sánchez

Noches de cine club. Días de instituto. Amistades de las que perduran toda la vida aunque no vuelvas a verlas en los años venideros. Una lección para aprender a silbar por el que más de uno sacrificaríamos partes importantes de nuestro cuerpo.

Marcelo Luján

Ésa que está ahí, diva judía y precioso referente del celuloide en la segunda mitad del siglo pasado, con veintipocos añitos entregada a las magias de un Humphrey que podría haber sido su padre, pero qué importa. Verla en Misery, y más aun en Dogville, verla con los años encima del rostro siempre me pareció, al menos, increíble.

 

Javier Márquez Sánchez

Grandes autores rebajados. Mediocres autores aupados. Feria del Libro en el El Corte Inglés. No digas que fue un sueño y cierra Egipto.

Marcelo Luján

Preciada estatuilla que viene acompañada de talón o transferencia cuyo ceros a la derecha provocan breves inmolaciones.


 

Javier Márquez Sánchez

La campaña del Domund. Clases de Geografía antes de la llegada de Wikipedia y Google Earth. Marcas del gotelé que inutilizan los pósters. Pósters que deseas que inutilice pronto el gotelé.

Marcelo Luján

Como un tablero de cierto juego de mesa donde siempre pierden los mismos.

 

 

Javier Márquez Sánchez

Horas eternas rebuscando entre el polvo de las librerías de viejo. Tardes de sábado de batida de una librería a otra en busca de sorpresas que antes eran viejas y ahora llaman retro. Adolescencia marcada por diseños, portadas que ya no volverán.

Marcelo Luján

Primera novela de un tipo que dijo: a la porra con resolver el misterio desde la lógica. Primeras formas de un género que no debería parar de mutar, como lo hace la sociedad que a menudo describe.

 

 

Javier Márquez Sánchez

Sherlock Holmes, Facundo Cabral, Torrente Ballester. El hombre que escribió todos los cuentos. Perdón a Cortázar y Hemingway. Casi todos los cuentos. Los que merecen ser leídos.

Marcelo Luján

Ése que está ahí, que ve casi todo más allá de sus ojos ciegos, se ha pasado la vida imaginando maestrías en la biblioteca circular. Ése: al que le hubiese gustado tomar más helados de chocolate y quitarse un poco el almidón innato de Barrio Norte. Ése: extraordinario y bipolar, con su corazón oligarca alejándolo de la indiada linda, de la barbarie, de la piedad. Una docena de desafortunadas declaraciones le costaron el Nobel (premio que debería haber ganado un par de veces). Lamentablemente, la Academia sueca ya no penaliza ciertos descaros.

 

 

Javier Márquez Sánchez

Horterismo. Las Vegas. Boca de metro. El final de los tiempos. El gran engaño de finales del siglo XX. El gran chasco de comienzos del XXI.

Marcelo Luján

Eso que está ahí, tan azulito y brillante, de inicios generosos pero con destino y, por lo tanto, alma de carcelero, tiene la mala propiedad de quitarle el sueño a más de cuatro. Ahora, a olla destapada, vemos en nuestro gobernantes altos niveles de militancia, aunque esa militancia cueste lo que no está escrito. Deberíamos, los de abajo, pensar el porqué de esa militancia. Eso que está ahí, con sus colorines y sus estrellas brillantes, traía letra pequeña y un sin retorno que no olvidaremos.

Otros tags:
novela negra

Otros contenidos relacionados:

COMENTARIOS
 
Numerocero ©. 2011-2017