Test de Rorschach: José Domingo

Test de Rorschach: José Domingo

Publicado el 15.08.12
por David G. Natal
@DavidGNatal

Casi como si de un videojuego de plataformas se tratara, el comic Aventuras de un oficinista japonés  de José Domingo nos cuenta la vuelta de un simple oficinista a su casa y el encuentro con todo tipo de personajes y situaciones sorprendentes. Tras recibir el Premio a la mejor obra de autor español en el Salón del Cómic de Barcelona, Bang ediciones edita ahora una segunda edición, lo que nos da la excusa perfecta para plantearle nuestro Test de Rorschach.


 


Un trabajo tan digno como cualquier otro,  yo mismo trabajé como plato humano en una etapa de mi vida. Está bien remunerado aunque es algo incómodo, en varias ocasiones me pellizcaron el sashimi y no es una experiencia agradable.

 

 

El maestro Miyamoto hace un retrato cruel y descarnado en formato videojuego de la dureza del día al día del trabajo del profesional de la fontanería. No obstante, la recompensa siempre llega, el rescate de la princesa en el horizonte augura un happy ending que compensa todos los esfuerzos y desvelos de una profesón harto ingrata. Asimismo la coordinación ojo-mano que se desarrolla jugando a cualquier entrega de Super Mario es un entrenamiento óptimo y esencial para el desarrollo de la actividad profesional que encarna el pixelado héroe.

 

 

Uno de nuestros cineastas más personales y reveladores, cuyas trepidantes películas de una imaginación desbordante y totalmente abrumadoras suponen un mazazo en el cerebro y te enganchan completamente de principio a fin. Tiovivo c. 1950 es una obra maestra.

 

 

Divertido juego educativo y familiar en el que iniciar a los infantes en la comprensión de mecanismos de funcionamiento las democracias occidentales en un entorno protegido. Veo que es una edición desactualizada, todavía mantiene la casilla de Vaya a la Cárcel.

 


Un sketch que todavía no sé si me da risa o vergüenza ajena, aunque el detalle de conejear a Madonna con una braga faja puesta en la cabeza es un alarde de osadía y desprecio por la propia integridad física digno de elogio. Según parece, el desmedido aprecio por la musculación  que ha desarrollado la icónica y popular cantante en los últimos años deriva de alguna manera de esta grabación, que supuso además el germen de la separación definitiva de la pareja cómica al no haber podido Josema Yuste superar la envidia que le produjo el no haber podido arrimarle la cebolleta él también a la diva del pop.

Otros tags:
Madonna, Martes y Trece

Otros contenidos relacionados:

Tu opinión, aquí

Sólo tienes que loguearte con una de las siguientes plataformas:

Dacebook
Twitter
Google
Yahoo
 
Numerocero ©. 2011-2014