Festival Internacional Cinema D'Autor Barcelona
La otra literatura juvenil

La otra literatura juvenil

Publicado el 27.04.12
por Benito Garrido

Cuando la famosa y últimamente tan nombrada crisis parece golpear más brutalmente, nos llegan acontecimientos editoriales que pretenden romper con esa tónica negativa de caída libre. Algo doblemente meritorio si tenemos en cuenta que estamos hablando de literatura juvenil, en concreto de ‘Los juegos del hambre’, de Suzanne Collins. Ha sido salir la versión cinematográfica, que seguro arrasará en los cines, y dispararse las ventas del libro hasta los primeros puestos de las más ambiciosas listas. Los jóvenes adolescentes aguijoneados por las imágenes y por la fama que ya trae de otros países esta novela se han lanzado a las librerías para hacerse con uno de los ejemplares del aclamado libro. Y ya puestos a regalarse lectura, algo siempre positivo, lo mejor es llevarse de una sola vez la segunda (‘En llamas’) y tercera parte (‘Sinsajo’) del lote, completando así una trilogía que seguro tendrá continuidad.

Como ya pasó con las sagas de ‘Crepúsculo’ (Stephenie Meyer), ‘Narnia’ (C.S. Lewis), o ‘Harry Potter’ (J. K. Rowling), la literatura para adolescentes (y que todos pueden leer) se destapa como una caja de Pandora sorprendente y terriblemente rentable. Pero, sin entrar a hacer balances comparativos, también existe otra literatura juvenil que quizás no llegue a ser tan conocida ni tan lucrativa, pero que reclama un hueco en el horizonte editorial del género. Autores, que no solo saben provocar la empatía de los lectores, sino que escriben historias de incuestionable aptitud. Esos escritores, algunos jóvenes y otros no tanto, son los que ahora queremos reivindicar. Entre todos configuran un fértil panorama realmente plural y variado, que de hecho, es también muy reconocido en el ámbito escolar.

Aunque las cuestiones que antes interesaban a las (hoy antiguas) generaciones juveniles han evolucionado mucho, la temática que se sigue planteando en la escritura para jóvenes es esa que atrapa al lector en la red de los libros: intriga, fantasía, misterio, amor, aventura, relaciones afectivas (dentro y fuera de la familia), sociedad, droga, problemas personales… Temas universales que siempre darán mucho juego para hablar y escribir.

Si tomamos como punto de partida la literatura fantástica tan atractiva, demandada, y tan bien respaldada actualmente por los lectores, encontramos autores como Laura Gallego García. que con una escritura depurada y una imaginación desbordante ha explorado el universo de la fantasía, que combinada con la narración histórica, épica o romántica, nos muestra un mundo plagado de elfos, caballeros guerreros, damas enamoradas, dragones o unicornios. ‘Finis Mundi’, ‘Memorias de Idhún’ o ‘Donde los árboles cantan’ son obras destacadas de la autora. Sus personajes marcadamente humanos expresan dudas, sentimientos y conflictos naturales, con independencia del sentido heroico de lealtad o de honor que respiren. Otra autora española que no podemos dejar de mencionar al hablar de literatura juvenil de calidad es Maite Carranza, que tras más de cuarenta libros escritos, se ha convertido en una referencia clave con libros como ‘La guerra de las brujas’, o ‘Magia de una noche de verano’. También José Antonio Cotrina nos hace vibrar con su serie ‘El ciclo de la Luna Roja’. En el panorama internacional de la fantasía juvenil bien escrita destacan sobre todo, Philip Pullman con su trilogía ‘La materia oscura’, la creadora Cornelia Funke con sus ‘Corazón de tinta’ y ‘Sangre de tinta’, o Amanda Hocking que nos sorprendió a todos con sus romances paranormales ‘Lazos de sangre’ y ‘Tierra de magia’.



El dinamismo que muestra la literatura juvenil actual es algo realmente elogiable, vista la crisis que otros sectores editoriales están atravesando. Los géneros y las propuestas son muy variados, y se renuevan continuamente en un gran número de títulos, que intentan llegar a captar la atención de todas las posibles capas de este ávido y voraz grupo de lectores. Las historias de amor juvenil, con todos sus enfrentamientos internos y rivalidades externas, se presenta de la mano de autores como Esther Sanz con ‘El bosque de los corazones dormidos’, Blue Jeans y su libro ‘Canciones para Julia’ o Claudia Gray con su ‘Medianoche’. Pero los autores que sobre los demás destacan en estas lides y arrastran una considerable corte de seguidores (femeninas sobre todo) son, por un lado, la australiana Marianne Curley, con ‘El círculo de fuego’ o su trilogía ‘Los guardianes del tiempo’, donde la magia y el amor se mezclan en tramas complejas pero muy bien estructuradas. Y por otro lado, está el italiano Federico Moccia que, escribiendo historias más cercanas quizás al público adulto, no deja de conmover a miles de adolescentes, que siguen admiradas títulos como ‘A tres metros sobre el cielo’ o ‘Esta noche dime que me quieres’.

La temática social, y todos los conflictos que lleva asociados, es tratada por determinados autores que buscan en el realismo esa herramienta que permita conectar con la juventud, concienciándola de una problemática concreta, y buscando su complicidad. Así, autores más jóvenes como Lauren DeStefano (‘El jardín químico’), Begoña Oro (‘Pomelo y limón’) y Carmen Pacheco (‘En el corazón del sueño’), u otros más consagrados como Jordi Sierra i Fabra (‘Sonidos del corazón’), Gonzalo Moure (‘El síndrome de Mozart’) o Andy Mulligan (‘Reyes de la basura’) se preocupan de ocupar ese espacio que consiga motivar la lectura y la preocupación de nuestra juventud, al mismo tiempo que les entretenga. Peter Van Olmen (‘Odessa y el mundo secreto de los libros’), Clare Vanderpool (‘Un destino por descubrir’) o Jacqueline Kelly (‘La evolución de Calpurnia Tate’) también han sacado libros últimamente que saben lograr ese enfoque cautivador y de buena narrativa tan atractivo para los jóvenes. En muchos de estos casos, el autor se vale de hibridaciones con otros géneros como el policial, el romántico o la ciencia ficción, para levantar un esquema argumental que enfrente temas tan polifacéticos como las drogas, el abuso sexual infantil, la integración o los problemas familiares.



No podemos dejar pasar otros temas que por sí mismos han atraído sobremanera el interés de muchos jóvenes y que las editoriales han sabido ver. Hablamos de la historia antigua, la mitología, o incluso la prehistoria, con autores como Imme Dros (‘Ilión y Odiseo’) o Susana Vallejo (la tetralogía ‘Porta Coeli’), del terror fantástico en todos sus campos que nos traen Christopher Paolini (‘El Legado’) o Care Santos (‘Crypta’) y de la aventura pura y dura escrita sabiamente por Rick Riordan (‘La pirámide roja’) o Javi Araguz (‘El mundo de Komori’).

Ni están todos los que son ni son todos los que están. La literatura juvenil se va renovando cada día con autores y libros que acumulan méritos suficientes como para hacer sombra a los grandes monstruos del best-seller editorial.

 

Tu opinión, aquí

Sólo tienes que loguearte con una de las siguientes plataformas:

Dacebook
Twitter
Google
Yahoo
 
Numerocero ©. 2011-2014